Estudiantes indígenas

Becario de Tangamandapio concluye su maestría

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Análisis de la producción de aguacate y la desaparición de macizos forestales

Leticia Olvera, 19 de enero de 2015

com5_princ

Obtuvo su grado en Urbanismo.
Foto: Fernando Velázquez.

Efrén Govea Manzo, originario de Tangamandapio, Michoacán, ingresó al Sistema de Becas para Estudiantes Indígenas en la primera generación (2005) y, por su esfuerzo y este apoyo, concluyó sus estudios de licenciatura en Economía. Ahora, también como becario, obtuvo el título de maestro en Urbanismo.

"El cambio de uso de suelo en la meseta purépecha de Michoacán y su impacto económico en las regiones urbanas adyacentes" es el título de la tesis presentada para lograr el grado. En ella sostiene que el amplio mercado del aguacate michoacano ha propiciado que desaparezcan algunos de los macizos forestales más importantes del oeste mexicano, explicó en el examen correspondiente el también colaborador del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC) de la Universidad Nacional.

Las condiciones climáticas y geográficas, y principalmente la alta utilidad generada por el cultivo de aguacate Hass, ha sido detonador del cambio de uso de suelo forestal a plantaciones de este fruto en detrimento de la cobertura forestal en esa área.

De acuerdo con la Comisión Nacional Forestal, el cambio de uso de suelo forestal para crear huertas tiene un ritmo de 2.5 por ciento anual en la llamada franja aguacatera, refirió.

Líder mundial

Debemos recordar, dijo Govea Manzo, que México es líder mundial en el mercado respectivo; al participar con la tercera parte de la superficie sembrada total, es el principal exportador con 40 por ciento y el de mayor consumo per cápita. Por ello, la necesidad de abastecer a un mercado local, nacional e internacional consumidor de este producto cada vez más amplio, ha generado un cambio de imagen en las poblaciones urbanas y rurales situadas en la meseta purépecha, sostuvo.

Sin embargo, en los últimos años se han empezado a escuchar opiniones sobre la manera –calificada de irracional– en que se deforestan los bosques naturales al amparo de la impunidad, advirtió. Además, hay una presión fuerte en las comunidades que han mantenido la propiedad social de la tierra. "Un ejemplo es San Francisco Pichátaro, asentamiento indígena cercano al lago de Pátzcuaro con habitantes decididos a resistir el boom aguacatero".

La realidad es que un comunero normal no puede tener una huerta porque es costosa; entonces es posible la entrada de capitales de procedencia dudosa que dividen a la gente. Es evidente que en la región casi toda la población económicamente activa es de peones, personas reducidas a esta condición tras vender sus tierras de cultivo, expuso.

Aunado a ello, en muchos casos las instituciones agrarias han logrado imponer sus políticas con trasfondo privatizador y, como en otros negocios, presionan a los comuneros para que vendan.

Función ecológica

Ante este panorama, es preciso recordar la función ecológica que tiene la meseta purépecha no sólo localmente, sino también en lo regional, porque las zonas bajas aledañas a esta área son ricas no sólo en bienes y servicios ambientales para el hombre, sino además por el agua.

Si bien hay derrama económica en la plantación, mediante la generación de empleo y la entrada de capital fresco al país, esta actividad tiene consecuencias ambientales y sociales que no pueden ser socavadas sólo por el interés financiero, subrayó.

"Es importante evidenciar la ficción ideológica generada en torno al progreso de la región si la realidad muestra que son pocos los ganadores, pues no toda la población se dedica a esto."

El trabajo propone que los productores se organicen; que las instituciones de educación en sus distintos niveles fomenten conciencia ambiental; que las autoridades cumplan su función de regular la producción, la oferta y el ordenamiento del uso del suelo, y que se anteponga el interés de la sociedad por encima del particular, concluyó.