Dinámica No-Lineal

Isaac Pérez, Premio Lomnitz

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Reconocimiento a sus aportaciones en los sistemas complejos

Patricia López, 08 de junio de 2015

Entender cómo funcionan las redes metabólicas de un organismo vivo, de qué manera se pueden mejorar las rutas de distribución de un producto en las grandes ciudades o los flujos migratorios de personas en zonas rurales, son algunos de los problemas biológicos, económicos y sociales que, desde la física, abordan los sistemas complejos.

Por sus aportaciones a esa amplia área del conocimiento, Isaac Pérez Castillo, investigador del Instituto de Física, recibió el Premio Jorge Lomnitz Adler en Dinámica No-Lineal.

El galardón, que desde 1996 otorgan la entidad universitaria y la Academia Mexicana de Ciencias, cada año distingue indagaciones originales de alto rigor académico y honra la memoria de Lomnitz Adler, joven investigador del Instituto. “Estoy contento, es un reconocimiento al trabajo que he hecho desde el doctorado hasta ahora”, señaló Pérez Castillo, nacido en Barcelona en 1975.

com3_princ

Galardón. Foto: Francisco Cruz

Interés horizontal

El concepto de sistemas complejos puede aplicarse al estudio de múltiples fenómenos y es un asunto de moda tanto en lo científico como en lo social. Se basa en el análisis detallado de un problema (físico, biológico, social) a partir de la relación e interconexión de aquello que lo conforma, en el entendido de que dicho vínculo no es lineal y opera en varios niveles.

Aunque es un científico altamente especializado –licenciado en física por la Universidad de Barcelona, doctor en física teórica por la Universidad Católica de Lovaina, posdoctorado en la Universidad de Oxford y plaza permanente en el grupo de Sistemas Desordenados del King’s College London desde 2007, hasta su decisión de venir a la UNAM–, Pérez Castillo tiene un interés horizontal por diversos temas de su especialidad, muchos de ellos aplicados.

Sin embargo, lo que le atrae es construir el soporte matemático para tratar los sistemas complejos. “De una manera accidental resulta que lo que hago se aplica, incluso, en cuestiones sociales, pero me gustan las cosas más abstractas, me preocupo de la parte teórica o conceptual, y busco algunas propiedades que aparecen en la física”, precisó.

El día tiene pocas horas

Sobre la variedad de sus líneas de investigación, que van de sistemas diluidos (en los que las partículas interactúan con un número limitado de las mismas) a sistemas con variables dinámicas de tipo continuo, resumió: “Hago de todo, cualquier cosa que me interese”.

Desde 2007 estudia la teoría de matrices aleatorias, redes metabólicas y neuronales, así como otros problemas en el campo de la física biológica o en la integrabilidad cuántica.

“Estuve en Cuba, en un seminario de aplicaciones de física estadística a la biología. En éste se analizaron redes metabólicas, para estimar tasas de reacción”, comentó.

Interesado en muchos temas, considera que el día tiene pocas horas. “Trabajo en matrices aleatorias, aplicaciones de la física estadística a la biología, teoría de caminatas aleatorias y sistemas cuánticos integrables, entre otros”, añadió.

Respecto a su estancia en México, Pérez Castillo encuentra al Instituto de Física en muy buen nivel, aunque dentro de los sistemas complejos se tratan otras áreas de las que se exploran en Europa, lo que puede abonar a la colaboración entre investigadores de diversos países.