Degradada, 45 por ciento de tierra en la República

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Se creó la Alianza Nacional por el Suelo en Beneficio de la Sociedad y del Ambiente

Laura Romero, 20 de agosto de 2015

aca8_princ

Elena Centeno. Foto: Benjamín Chaires.

Las actividades humanas modifican los suelos; muchas se realizan sin considerar la vocación de cada superficie. Así, en la actualidad, cerca de 45 por ciento de estos terrenos en el país muestra algún nivel de degradación.

El recurso se pierde por erosión hídrica y eólica; disminuye el contenido de materia orgánica por efecto de los cultivos y, con ello, su fertilidad. El riego con agua de mala calidad ocasiona la acumulación de sales; el abuso de la labranza lleva a la compactación y pérdida de estructura, y hay múltiples ejemplos de contaminación.

Ello intensifica los procesos de desertificación que afectan, principalmente, a la población rural; ponen en riesgo la seguridad alimentaria del país; incrementan la vulnerabilidad de la gente ante eventos hidrometeorológicos extremos, y se deteriora la calidad del agua y aire, es decir, daña el bienestar de todos.

Diversas instituciones del gobierno federal implementan acciones para detener el deterioro; las universidades realizan investigación y tienen programas educativos al respecto; además, asociaciones civiles promueven prácticas de conservación.

Para coordinar, fortalecer y potenciar esfuerzos en ese sentido, se conformó la Alianza Nacional por el Suelo en Beneficio de la Sociedad y del Ambiente, con la UNAM al frente y la participación de las academias de Ingeniería y Mexicana de Ciencias, así como de la Sociedad Latinoamericana de la Ciencia del Suelo.

Opiniones y acciones

En el foro de conformación de la alianza, encabezada por el rector José Narro Robles, Elena Centeno García, directora del Instituto de Geología, explicó que el objetivo principal del encuentro fue intercambiar opiniones, compartir experiencias y establecer compromisos para dar formalidad y un plan de acción en un plazo corto.

Hace un año, recordó, un grupo de académicos de distintas instituciones educativas de la nación, dedicados a estudios en la materia, se reunieron para discutir sobre las medidas dirigidas a su conservación y manejo sustentable.

Como parte de las iniciativas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) para proteger tal recurso, su convocatoria para declarar 2015 como el Año Internacional del Suelo y la invitación de ese organismo para formar parte de la Global Soil Partnership, surgió la idea de formar la alianza.

Fernando Agustín Soto Baquero, representante en México de la FAO, dijo que para 2050 deberán producirse unas cinco mil millones de toneladas más de alimentos para una población que llegará a nueve mil 300 millones de habitantes, y eso, con menos tierra y agua, una biodiversidad reducida y en un ambiente de cambio climático.

Luego de citar que la generación de dos o tres centímetros de suelo puede tardar mil años, señaló que la FAO considera imprescindible cambiar la forma en que se producen los alimentos, hacia formas más sostenibles; ahí el uso, gestión y gobernanza de ese recurso es esencial. La alianza mexicana, destacó, es la primera iniciativa nacional en América Latina, y ese organismo la colocará como un ejemplo a replicar en el resto de los países de la región.

aca8_tira1

Foto: Juan Antonio López.

Sustento pleno

Jesús Murillo Karam, secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, expresó que el suelo es el sustento pleno de la posibilidad humana; no obstante, abusamos de él. Para evitarlo debe proyectarse la expansión de las ciudades, definir qué suelo respetar y establecer planes de largo plazo, entre otras acciones.

En el patio central del Palacio de Minería, Juan José Guerra Abud, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, destacó la iniciativa como una “gran alianza” que será de beneficio para los mexicanos y la humanidad.

Narro Robles expuso que el suelo se relaciona con el ambiente, el cambio climático, la producción y la seguridad alimentaria, pero primordialmente con la vida y el conjunto de las especies que habitamos el planeta.

Sobre la alianza, aludió a la convocatoria surgida de la FAO, que recoge las estructuras académicas de México, y es trascendente. Se suman muchas instituciones de educación superior del territorio, organizaciones profesionales, entidades gubernamentales y estructuras internacionales.

Asistieron Jaime Urrutia, presidente de la Academia Mexicana de Ciencias e integrante de la Junta de Gobierno de la UNAM; Enrique Fernández Fassnacht, director general del Instituto Politécnico Nacional, y Jaime Segura Lazcano, director general de Producción Rural Sustentable en Zonas Prioritarias de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, entre otros.