Homenaje en el IF

Marcos Mazari, precursor de la física nuclear en México

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Interés en aplicar la ciencia en la solución de problemas como el abasto de agua

Patricia López, 12 de octubre de 2015

Experimentar con herramientas propias para entender fenómenos como la energía nuclear y los electroimanes, y aplicar la ciencia para resolver problemas como el abasto de agua o el hundimiento de los suelos fueron intereses centrales del ingeniero y físico Marcos Mazari Menzer (Ciudad de México 1925-2013), investigador emérito del Instituto de Física (IF) de la UNAM y del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), doctor Honoris Causa por esta casa de estudios e integrante de El Colegio Nacional.

Para evocar la vasta obra y la generosa personalidad del científico universitario, el IF le rindió un homenaje a quien formó parte de esa comunidad durante casi 60 años y fue precursor, junto con Fernando Alba Andrade, de la física nuclear experimental en México.

com4_princ

En mangas de camisa

En el evento, celebrado en el Auditorio Alejandra Jaidar, Manuel Torres Labansat, director del Instituto, recordó a Mazari como un notable científico formador de proyectos e instituciones que se distinguió por su talento, creatividad, modestia y amabilidad.

Fundador del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, combinó la ingeniería y la física para resolver problemas relacionados con el agua y la mecánica de suelos, y también para armar con sus propias manos novedosos equipos, como un acelerador de partículas.

“Nabor Carrillo lo eligió para especializarse en física nuclear en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Instaló el primer acelerador de partículas del país y publicó los primeros artículos de física nuclear hechos en México”, apuntó.

María Esther Ortiz, investigadora emérita del IF y tesista de Mazari, rememoró a su maestro y amigo “en mangas de camisa”, diseñando y construyendo su propio equipo científico: el acelerador Van de Graaff de dos millones de voltios (2 MV). “Era entusiasta y optimista, nunca decayó, vivía rodeado de jóvenes a los que ayudaba”.

En tanto, Efraín Ovando Shelley, investigador del Instituto de Ingeniería, se refirió al libro El subsuelo de la Ciudad de México, escrito en 1959 por Mazari y su maestro Raúl J. Marsal, una obra sobre mecánica de suelos que sigue vigente.

También ponderó la labor del homenajeado como geotecnista y su intervención para aportar soluciones al hundimiento de monumentos históricos como la catedral metropolitana y el sagrario.

Como parte del homenaje, 12 familiares y 27 colegas y amigos participaron con un capítulo del libro Marcos Mazari. un puente entre la ingeniería y la física, editado por los institutos de Física e Ingeniería y diseñado por su hija Judith.

Incluye anécdotas de colegas, discípulos y familiares, así como fotografías personales e institucionales de las diversas décadas del científico.

“El texto nos ha permitido conocer el papel de mi papá como maestro, investigador, hombre honesto, cálido y sencillo. Ojalá la publicación sirva de ejemplo para los jóvenes que estudian ingeniería y física”, afirmó su hijo Marcos Mazari Hiriart, director de la Facultad de Arquitectura.

“Si estuviera hoy entre nosotros nos diría: ¡Qué suave que podamos estar juntos aquí hoy!”, señaló.

El rector José Narro Robles resaltó la figura de Mazari Menzer como notable universitario, científico, intelectual y hombre preocupado por su país que prestó servicios extraordinarios a la UNAM.

“Entre los seres humanos hay una condición que distingue a lo supremo: la calidad humana, la bondad, el interés por los demás, la preocupación por México. Fueron cualidades de Marcos Mazari. En esta institución somos lo que nos han dado personas de su calidad”, expresó.

Trayectoria

Mazari Menzer estudió en el Colegio Alemán e ingresó a la Escuela de Ingeniería de la UNAM en 1944, de la que egresó en 1948 como ingeniero civil. Desde ese mismo año impartió las clases de Mecánica y Geometría Descriptiva en la hoy Facultad de Ingeniería.

En la Facultad de Ciencias cursó la licenciatura en Física y dos años de Matemáticas. Se especializó en la Escuela de Graduados de Ingeniería en Mecánica de Suelos y Estructuras y en Física Nuclear en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Presidió la Academia de la Investigación Científica, fue profesor afiliado del MIT y miembro de las juntas de gobierno del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica y de la UNAM. Además, perteneció a la Sociedad Mexicana de Física, la Sociedad Mexicana de Instrumentación y a la Academia Mexicana de Ingeniería.

Entre sus distinciones destacan los premios de la Academia de la Investigación Científica y Nacional de Ciencias y Artes, así como la Medalla Alexander von Humboldt del Colegio Alemán.