Médico español del siglo XVI

Reedición de la obra de Francisco Hernández

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Patricia López, 03 de noviembre de 2015

Para conocer y documentar por escrito cómo se curaban los habitantes originarios de estas tierras con plantas nativas, infusiones y cataplasmas, cuáles eran los animales que los rodeaban y cómo era la geografía de este desconocido lugar, el médico español Francisco Hernández (Toledo 1515-Madrid 1587) estuvo aquí siete años, de 1570 a 1577.

Integrante de la primera expedición a la Nueva España ocurrida en el siglo XVI, llegó por encargo del rey Felipe II con la ambiciosa encomienda de aprovechar la colonización para identificar especies con propiedades terapéuticas utilizadas por los indígenas de América, así como las particularidades geográficas del Nuevo Mundo.

“En poco más de seis años colectó tres mil 76 plantas y creó una obra fundamental para la ciencia europea y americana, que representa el más importante testimonio escrito del siglo XVI sobre la herbolaria medicinal mexicana”, destacó José del Val Blanco, director del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC), al presentar la reedición de las Obras Completas de Francisco Hernández, en versión impresa y digital.

En ceremonia encabezada por el rector José Narro en el Palacio de la Antigua Escuela de Medicina, Del Val mencionó que la nueva edición se enmarca en la estrategia Toda la UNAM en Línea.

cul18_princ

Iniciativa editorial

Para tener acceso al conocimiento del médico español, la UNAM creó en 1956 la Comisión Editora de las Obras Completas de Francisco Hernández.

En la rectoría de Nabor Carrillo y por iniciativa de los médicos Efrén del Pozo y Germán Somolinos d’Ardois, en aquel año quedó constituida la iniciativa para estudiar, anotar, traducir y publicar la totalidad de los escritos del protomédico (o médico principal) del rey Felipe II, mentor, guía y protagonista de aquella primera expedición científica. Traductores, filólogos, botánicos, zoólogos, geógrafos, historiadores, antropólogos, odontólogos y médicos produjeron, a lo largo de 30 años, una obra de siete tomos (ocho volúmenes) caracterizada por su enfoque comprensivo del mundo, la política, la ciencia en general y la ciencia médica del siglo XVI novohispano.

“Formamos un grupo interesante con universitarios de diversos orígenes. Soy el único sobreviviente de aquella comisión”, recordó Miguel León-Portilla, investigador emérito del Instituto de Investigaciones Históricas.

Felicitó la iniciativa de reeditar esta obra magnífica y destacó que Hernández aprovechó los trabajos de Fray Bernardino de Sahagún, cuyo producto es considerado por la Unesco memoria del mundo.

“Creo que si nos ocupamos al respecto, la Unesco puede también reconocer la editada por la UNAM, como memoria del mundo”, consideró.

La colección vio la luz entre 1959 y 1985 y durante años ha estado agotada e inaccesible para su consulta general.

Una nueva iniciativa de la UNAM ha hecho posible la reedición, en versiones impresa y electrónica, de la obra hernandina, en un proyecto de digitalización que explicó Carlos Zolla Luque, coordinador de Investigación del PUIC.

“En la versión en línea se puede acceder a una facsimilar de la edición de la UNAM o al mismo texto con tipografía moderna y adecuada para dispositivos móviles. Además, es posible buscar temas generales o particulares en los índices”, destacó.

A fines de 2013, a iniciativa del mencionado Programa comenzaron los trabajos para producir una nueva edición impresa de las obras completas y una edición digital.

En este nuevo esfuerzo participaron el PUIC y las direcciones generales de Publicaciones y Fomento Editorial y de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación.

Joya editorial

José Narro calificó al proyecto como una joya editorial que celebra los 500 años del nacimiento del protomédico Francisco Hernández, así como cuatro siglos de la primera versión de la obra en español, la que el también científico y expedicionario nunca vio publicada.

“Hernández fue un sabio de su tiempo, que sentó las bases de cómo hacer muchas cosas. Me alegra que la Universidad tenga publicaciones de este valor para dárselas a los mexicanos”, finalizó.