Instalación de primer nivel

Laboratorio Nacional de Geoquímica y Mineralogía

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Patricia López, 05 de noviembre de 2015

com9_princ

Elena Centeno, titular de Geología.
Fotos: Fernando Velázquez y Juan Antonio López.

En una nueva instalación de primer nivel, a partir de ahora se analizan los procesos químicos cósmicos y terrestres, la degradación del suelo y la calidad del agua; se caracterizan los recursos naturales del país y se evalúa el impacto ambiental causado por la actividad humana.

Se trata del Laboratorio Nacional de Geoquímica y Mineralogía (LANGEM), que, financiado con recursos de la UNAM y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), suma esfuerzos de los institutos de Geología, Geofísica e Investigaciones Antropológicas de esta casa de estudios, de la Universidad de Sonora (Unison) y del Instituto Tecnológico de Sonora (Itson).

Representa la infraestructura más grande de la nación en su especialidad y está constituida por una red de 18 laboratorios especializados, 12 instalados en Ciudad Universitaria y seis ubicados en la Unison y el Itson, sumando tres sedes y una colaboración entre las tres instituciones, detalló Elena Centeno García, directora del Instituto de Geología.

En la inauguración, encabezada por el rector José Narro Robles en el Auditorio Tlayolotl de Geofísica, la directora adjunta de Desarrollo Científico del Conacyt, Julia Tagüeña Parga, celebró la respuesta que ha tenido la iniciativa de estos centros, que busca compartir recursos, fomentar la colaboración entre varias instituciones y avanzar la ciencia en México.

El edificio, ubicado en la explanada que comparten Geología y Geofísica, está cimentado en tres pisos, sobre una superficie de dos mil 200 metros cuadrados, con infraestructura e instalaciones de vanguardia, donde ya trabajan 46 especialistas (29 investigadores y 17 técnicos académicos).

El LANGEM avanzará en el análisis de los procesos químicos de la tierra sólida y del cosmos, con proyectos de investigación científica, y también atenderá las necesidades de diferentes sectores, como industrial, minero, metalúrgico y urbano, a los que dará servicios especializados para examinar la calidad del suelo y del agua, la presencia de contaminantes y procesos geoquímicos locales de algunas áreas del país, añadió Centeno.

Las principales líneas de investigación del LANGEM son la degradación del suelo, el análisis de hidrogeoquímica para la calidad del agua, análisis de sitios contaminados y estudios de los procesos geoquímicos-mineralógicos en materiales geológicos.

Edafología y geoquímica ambiental

El área de Edafología Ambiental estudia las propiedades físicas del suelo, relacionadas con su capacidad para ofrecer diferentes usos provechosos al ser humano. Para la conservación, manejo y recuperación del suelo se requiere conocer los fundamentos primordiales y sus características físicas.

Allí, se determina la distribución por tamaño de las partículas presentes en una muestra, lo que ayuda a saber si es posible iniciar una construcción civil en un determinado lugar o si se puede extraer materia prima.

En Geoquímica Ambiental se indagan regiones del territorio nacional con concentraciones naturales de metales y minerales que por sus características representan un factor de riesgo para la salud de la población. Ahí se realizan trabajos multidisciplinarios para analizar problemas de contaminación de sedimentos, suelos y agua. En particular, se valora si los residuos peligrosos pueden dañar cuerpos de agua superficiales, aguas subterráneas y suelos.

com9_tira1

Minerales y geoquímica isotópica

En los minerales hay nanopartículas responsables de la movilidad de los contaminantes en el ambiente, principalmente en suelos y agua. En los ambientes mineros se genera acidez por la oxidación de residuos y se hacen jarositas, minerales que retienen contaminantes en su estructura y de los que se toman muestras y se sintetizan para tener una referencia de material puro, y se estudian los minerales que se forman.

Se busca en Geoquímica Isotópica conocer cómo interaccionan en el ambiente los isótopos estables del hidrógeno y el oxígeno, principalmente. Se usan para el control de la calidad alimentaria, determinar el historial de un organismo, especies de plantas silvestres y conocer el origen de los hidrocarburos y el gas natural.

En el LANGEM también se analiza la calidad del agua y suelo en ciertas regiones, meteoritas, microscopía electrónica y diversos proyectos de servicios para la industria minera y petrolera, así como a múltiples áreas gubernamentales.

José Narro celebró que los laboratorios nacionales sean una forma de poner en contacto a académicos e instituciones y una iniciativa que promueve la articulación entre universidades y gobiernos. “Es un mecanismo para servir mejor a la sociedad y una forma de multiplicar actividades académicas”.

Asistieron el rector de la Unison, Heriberto Grijalva Monteverde; el secretario de la rectoría del Itson, Misael Marchena Morales; los secretarios general y administrativo de la UNAM, Eduardo Bárzana y Leopoldo Silva; el coordinador de la Investigación Científica, Carlos Arámburo de la Hoz, así como directores y académicos.