Iniciativa en la FES Cuautitlán

Fundan egresados empresa informática

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Ofrece soluciones que impactan orden, productividad y eficiencia

FES Cuautitlán, 23 de noviembre de 2015

Carlos Leal y Luis Romero, egresados de la licenciatura en Informática de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán, con el apoyo del Departamento InnovaUNAM de esa unidad multidisciplinaria, establecieron VeltSoft, soluciones informáticas con impacto en orden, productividad y eficiencia de las firmas que solicitan sus servicios.

De acuerdo con los jóvenes, VeltSoft, cuya constitución se logró en 2013, es una empresa sólida que los condujo al mercado internacional. “Somos chicos ordinarios, lo único que nos hace diferentes es la decisión de quitarnos los miedos”.

La idea surgió en clase. Coincidir en un mismo salón, el intercambio de problemas y la similitud en sus puntos de vista fueron los elementos que los condujeron al mismo propósito: la fundación de una organización.

En el Departamento de InnovaUNAM de la FES Cuautitlán encontraron el apoyo necesario para formalizar su proyecto, pues docentes de diversas disciplinas se involucraron en él; la asesoría de profesores de administración, contaduría e ingeniería les permitió ganar una beca en un concurso de incubación.

Con esa competencia, Romero comprendió que lo que entonces parecía “una serie de golpes” que destruían su plan de negocios, en realidad eran herramientas para tomarse las cosas en serio, para ser profesionales.

com5_princ

Luis Romero y Carlos Leal. Foto: cortesía FES Cuautitlán.

Nacimiento

Después de un arduo trabajo nació VeltSoft, nombre surgido de la raíz latina de velocidad y de la palabra inglesa software, cuyo objetivo es desarrollar soluciones informáticas. Al respecto, Leal detalló:

“En realidad vendemos calidad de vida, con el aprovechamiento del crecimiento vertiginoso de la tecnología”.

Con aplicaciones móviles, sitios web, programas y aquello que involucre el tratamiento de información, es como estos dos emprendedores persisten en la consolidación de su empresa, que les ha permitido contar con 35 clientes, los servicios de ocho colaboradores internos y la facturación de poco más de un millón de pesos al final de 2015.

No obstante, lo más importante para ellos es convertirse en agentes de cambio para el país que les ofreció la mejor educación, transformar su nación en una de primer mundo para retribuir a la institución que les dio todo: la UNAM, y, en particular, poner en alto el nombre de su Facultad.