El Poder y el Pueblo

Conferencia del filósofo Michelangelo Bovero

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El académico de la Universidad de Turín disertó sobre la democracia y sus patologías

Leonardo Frías, 26 de noviembre de 2015

Hay cuatro acciones representadas en verbos que expresan el funcionamiento típico de una democracia: elegir, representar, deliberar y decidir. Delinean los momentos esenciales en los que se articula y desarrolla la vida pública, definió el filósofo y politólogo italiano Michelangelo Bovero.

“Se dan ocasiones en que tienen lugar elecciones y, sin embargo, no puede decirse que el juego sea democrático, porque no se desarrollan conforme a reglas capaces de garantizar la correcta expresión de la voluntad de todos y cada uno de los ciudadanos. Hoy en día, en el mundo ninguna de estas condiciones puede tenerse como satisfechas en los regímenes que llamamos democracias”, subrayó.

aca13_princ

Fotos: Fernando Velázquez.

Elecciones

Al impartir la conferencia magistral El Poder y el Pueblo. La Democracia Constitucional y sus Patologías, en el Aula de Seminarios Doctor Guillermo F. Margadant del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ), el académico de la Universidad de Turín afirmó que las elecciones no constituyen un indicador de democracia.

“El sufragio universal se vuelve una legitimación de la autocracia, que es el concepto opuesto a la democracia. Las clases políticas buscan ese tipo de justificación, pero esta acción está en crisis.

“Eso es lo que actualmente vivimos, una autocracia electiva, con regímenes cada vez menos incluyentes, concentraciones de medios de comunicación con menos libertad de opinión, además de un menor pluralismo partidario que tiende a reducirse en dualismo”, apuntó Bovero ante Pedro Salazar, director del IIJ, juristas, alumnos e integrantes de la comunidad universitaria.

“Además, la situación actual de la política va en un decline constante de credibilidad y ascenso de la afirmación de poderes privados, con desconfianza, apatía y abstencionismo”, agregó.

Democracia constitucional

Aunque pensar en la democracia parece un verdadero trabajo de Sísifo, dijo Bovero, la función de ésta es formar decisiones colectivas con el máximo consenso y el mínimo de imposición.

“Se ha vuelto una fórmula exitosa ‘la democracia constitucional’, parece una pareja extraña, una palabra griega y otra latina, pero es preciso descomponerla en sus elementos y luego recomponerla, pues la democracia constitucional y constitución democrática no son equivalentes.”

Por ejemplo, abundó, el consenso no es evidencia suficiente de un régimen democrático, no todo consenso popular es democrático, no indica democracia, pero ésta sí implica consenso. La regla de la mayoría no es la reina de las reglas democráticas. “¿La democracia será aún democracia? Yo tengo muchas dudas”, cuestionó.

En su oportunidad, María Marván Laborde, investigadora de Jurídicas, se refirió a la propuesta del conferenciante y expresó que el clientelismo electoral es un severo defecto de nacimiento de la democracia, que posee discapacidades y son las que impiden su crecimiento.

Salazar reconoció la profundización y actualización de los procesos políticos en el discurso del investigador de la Universidad de Turín. “Es impecable lo que expresas y también lo es en la utilidad práctica, con esa mirada siempre desencantada, pero no estéril, sino con el compromiso de las ideas”, indicó.

Biografía

Michelangelo Bovero (Turín, Italia, 1949) cursó estudios de filosofía en la Universidad de Turín, en la que obtuvo el grado de doctor; en esa misma institución imparte la cátedra de Filosofía Política. Publicó Sociedad y Estado en la filosofía moderna y Origen y fundamentos del poder político, que escribió en colaboración con Norberto Bobbio. Entre otras distinciones, ha recibido el premio de filosofía Viaggio a Siracusa (2002) y la Facultad de Derecho le otorgó la Medalla Isidro Fabela (2007).