Memoria del Mundo México

Reconocimiento de la Unesco a colecciones de la Filmoteca

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El país, sexto lugar mundial por número de registros; primero en América Latina y el Caribe

Jorge Luis Tercero, 25 de febrero de 2016

com7_princ

Uno de los acervos, el de los hermanos Alva.

Las colecciones cinematográficas testimoniales de la Revolución Mexicana 1898-1932, que forman parte del acervo de la Filmoteca de la UNAM, recibieron el reconocimiento Memoria del Mundo México que otorga la Unesco.

El anuncio se hizo recientemente en una ceremonia celebrada en el marco de la Feria Internacional de Libro del Palacio de Minería, donde se dio a conocer la inscripción de 16 nuevos acervos documentales en los Registros del Programa Memoria del Mundo de la Unesco, lo que sitúa a México en el sexto lugar mundial por número de registros, y el primero de América Latina y el Caribe. En total, México alcanza 37.

La Filmoteca de la UNAM logró esta distinción por las colecciones cinematográficas testimoniales de la Revolución Mexicana 1898-1932, integradas por las siguientes: Hermanos Alva, Téllez y AFI (American Film Institute).

Las películas que contienen estas imágenes en movimiento, rescatadas y preservadas por la Filmoteca y agrupadas en cuatro colecciones (incluyendo la Toscano, que ya es Memoria del Mundo), son pruebas de un hecho que cambió la faz de la nación, documentos indispensables para un mejor análisis de la historia del país.

Con la actual inclusión de esos archivos, ya todos los fondos que posee la Universidad Nacional sobre la Revolución Mexicana quedaron inscritos en Memoria del Mundo de la Unesco, explicó Guadalupe Ferrer, directora general de Actividades Cinematográficas.

Celebró también la inclusión del resto de los archivos de los colegas universitarios que obtuvieron el registro, entre los que se incluye la colección de Publicaciones Periódicas Mexicanas de la Hemeroteca Nacional de México (1728-1917); y los Documentos Sonoros de Henrietta Yurchenco: grabaciones históricas de música de pueblos indígenas de México y Guatemala que resguarda la Fonoteca Nacional, con materiales del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical del Instituto Nacional de Bellas Artes, y el Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad de la UNAM.

Comentó que la mayoría de los archivos que lograron el registro son de papel, con excepción de las colecciones cinematográficas de la Filmoteca, lo que reafirma la relevancia del trabajo que realiza esta instancia para preservar la memoria audiovisual de la cultura mexicana.

“El documento fílmico era el nuestro, de ahí el significado de que la Unesco continúe preservando en su registro las imágenes-movimiento de los archivos cinematográficos, porque la sociedad aún no ha puesto mucho el ojo en que el cine es también un documento esencial en la historia de los pueblos”, expresó Ferrer.

En las imágenes que la Filmoteca ha conseguido rescatar del deterioro del tiempo, muchas datan de más de cien años; se han encontrado daños que parecían casi irreparables. A pesar de ello, gracias a la tecnología digital y al esfuerzo de la restauración se le ha podido devolver el rostro a muchas tomas difusas. “Hemos logrado dar mayor nitidez a la presencia de los personajes de nuestro pasado: Zapata, Villa y Madero, y también a ciudades, lugares y objetos que los rodean; nuestra meta es salvar de la invisibilidad el pasado”.

Memoria del Mundo fue creado por la Unesco en 1992 para salvaguardar el Patrimonio Documental Universal, en múltiples soportes. Los reconocimientos que se entregan cumplen con los criterios fundamentales del programa: valor documental, adecuada preservación y disponibilidad al público.

En la ceremonia participaron representantes del Archivo General de la Nación, del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del Comité Mexicano Memoria del Mundo.