Examen con aroma de café

Becario totonaca obtuvo el grado en Economía

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

En su tesis sustentó la viabilidad y preponderancia económica del grano

Leonardo Frías, 02 de mayo de 2016

com3_princ

Rigoberto Jaime Santiago Romero.
Foto: Francisco Parra.

Con un examen con aroma, evocación al grano, a la mañana, a la noche y a la tierra, Rigoberto Jaime Santiago Romero, indígena totonaca de la Sierra Norte de Puebla, obtuvo el grado de licenciado por la Facultad de Economía.

En su tesis “La viabilidad socioeconómica y ecológica de la producción orgánica de café: el caso de la Sociedad Cooperativa Agropecuaria Regional Tosepan Titataniske (SCARTT)”, el integrante del Sistema de Becas para Estudiantes Indígenas (SBEI), del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC), sustentó la viabilidad y preponderancia económica del café, su organización, producción y comercialización.

En su disertación, dijo que aunque el café es predominante en la vida económica y cultural del país, ha habido un descenso en la producción.

Por ello, el joven originario de Coacotla (una comunidad de unos mil 500 habitantes del municipio de Amixtlán) expuso que en su investigación pretende mostrar los beneficios que un tipo de estructura trae a los pequeños productores, además de sus ventajas sociales, económicas y ambientales.

Desde la tercera fila de la Sala de Exámenes Profesionales, la madre y tía de Rigoberto se hallaron, quizá, ajenas al lenguaje técnico de la réplica oral, pero asentían con la cabeza o un gesto.

“Mi experiencia tras este trabajo, aún con un ángulo académico, es que hay gente que no quiere salir de sus comunidades, que desea seguir laborando en su lugar de origen y con los productos que conoce, en este caso el café. Sin embargo, hay proyectos mineros que tratan de entrar a esta región.”

Kapéj

Santiago Romero refirió que su investigación también se convirtió en una afrenta personal. “Café es lo que he consumido prácticamente desde que nací, ha sido una bebida que mis abuelas preparaban siempre; es el producto que consumíamos, hasta que llegué a esta ciudad, porque no me gustó el amargo, nosotros lo acostumbramos dulce. Todo esto va más allá del paladar”.

com3_tirafinal

Entre sus planes próximos se encuentran realizar una maestría en desarrollo rural territorial y profundizar en el tema del kapéj (café en totonaca).

“Todo esto me deja la misión de ahondar más. Este tema no se queda sólo aquí, requiere continuidad; es necesario avanzar en la indagación porque el campesinado ha sido abandonado de la economía nacional”, concluyó.

El jurado estuvo conformado por los académicos Jessica Mariela Tolentino Martínez, Antonio Mendoza Hernández, María del Carmen del Valle y Rosa María Lara Torres, directora del proyecto.