Espacio abierto a la academia de todo el país

Inaugura Biomédicas Laboratorio Nacional de Citometría de Flujo

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Contribuirá a estudiar afecciones como cáncer y daño al ADN inducido por agentes genotóxicos

Michel Olguín, 09 de mayo de 2016

com5_princ

El Laboratorio Nacional de Citometría de Flujo, recientemente inaugurado en el Instituto de Investigaciones Biomédicas, ayudará a estudiar afecciones como cáncer y daño al ADN inducido por agentes genotóxicos, así como a evaluar la respuesta inmune en distintas infecciones y patologías o encontrar estrategias para que un organismo acepte un trasplante de riñón de forma natural.

Se calcula que este espacio permitirá que cerca de 150 científicos realicen trabajos de diversa índole; más de la mitad serán de la misma entidad universitaria, aunque también habrá visitantes de los institutos de Fisiología Celular, de Neurología y de Ciencias del Mar y Limnología, así como de los institutos nacionales de Cancerología y de Enfermedades Respiratorias.

Asimismo, abrirá sus puertas a académicos de las facultades de Química y Medicina, e incluso de centros de investigación asentados en Oaxaca, Guadalajara y Puebla, entre otras entidades federativas, explicó Gloria Soldevila, integrante de Investigaciones Biomédicas y quien encabezará el laboratorio.

Esta iniciativa –impulsada con apoyo del Conacyt, la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y la UNAM– apuesta a las múltiples posibilidades de la citometría de flujo, que permite detectar, de manera simultánea, diversas características físicas de células individuales a alta velocidad; éstas, al ser puestas en suspensión, fluyen en una sola fila mediante una zona iluminada por un láser que, al impactarlas, emite fluorescencia.

Debido a que la luminosidad dispersada aporta información del tamaño y granularidad celular, y a que el láser al incidir sobre estas unidades morfológicas excita a los fluorocromos –que emiten longitudes de onda susceptibles de ser captadas por fotodetectores–, los investigadores podrán realizar un análisis cualitativo y cuantitativo, así como separar poblaciones celulares y bacterianas con un alto nivel de seguridad.

Para ello se emplearán citómetros de última generación como los Attune Azul-Rojo, Azul-Violeta o NXT (BRVY); Facscan y Facscalibur, y los separadores celulares Facsaria I y Moflo, como se describe en la página www.labnalcit.org.

“Estas herramientas nos darán una idea de la heterogeneidad de diferentes poblaciones y de la función de distintas subpoblaciones de todo tipo de células. El laboratorio tiene un gran potencial en áreas como biomedicina, inmunología, biología molecular, bioquímica, genómica y toxicología”, apuntó la universitaria.

com5_tira1

Ceremonia

En la inauguración del recinto, Soldevila aseguró que éste favorecerá la colaboración académica, la formación de recursos humanos y la capacitación de especialistas y alumnos, además de promover colaboraciones científicas con instituciones a lo largo del país y consolidar las existentes con el objetivo de incentivar proyectos interinstitucionales e interdisciplinarios. “La meta es establecer nexos con expertos que pueden tener alguna dificultad para conseguir equipos de esta potencia”.

Además, se planea organizar cursos y talleres sobre aplicaciones en citometría de flujo, así como simposios nacionales e internacionales sobre las distintas áreas beneficiadas con esta metodología.

Actualmente se realizan varios proyectos vinculados con el sector salud para diferentes enfermedades. Entre ellos, destaca el de cómo usar células T reguladoras para lograr la aceptación natural de un trasplante de riñón, finalizó.

Asistieron Patricia Ostrosky, directora de Investigaciones Biomédicas; Luis Alonso Herrera Montalvo, integrante de esta entidad y director de Investigación de Cancerología; Marcia Hiriart, titular de Fisiología Celular, y Verónica Bunge, directora de Redes Temáticas de Investigación del Conacyt.

com5_tirafinal

Fotos: Francisco Parra.