Investigadora extraordinaria de la UNAM

Literatura infantil y cine, instrumentos de paz: Menchú

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Violencia, rivalidad y egoísmo llegan a los niños mediante videos, computadoras y celulares, advierte

Mirtha Hernández, 09 de mayo de 2016

cult14_princ

La Premio Nobel de la Paz 1992. Foto: Víctor Hugo Sánchez.

La Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú Tum, llamó a construir la cultura de la paz desde ámbitos como la literatura infantil y el cine. La humanidad requiere de mentes y mensajes positivos, pues se enfrenta cada vez más al aislamiento social y a los avisos que promueven competencia, rivalidad y egoísmo, dijo.

“Mientras más tecnología hay, el hombre está más aislado, (enfrenta) los delitos de lesa humanidad, la brutalidad que se comete en la calle todos los días, la violencia intrafamiliar. El mundo requiere que se construya cultura para la paz.”

Conferencia magistral

Al dictar una conferencia magistral en la Coordinación de Humanidades, afirmó que violencia, mensajes de rivalidad y egoísmo excesivo llegan a los niños mediante cintas y videos que ven en sus computadoras y teléfonos celulares.

Esto, agregó la también investigadora extraordinaria de la UNAM desde 2013, ha sido razón suficiente para que decidiera incursionar en la literatura infantil y ahora busque hacerlo en el séptimo arte, espacio donde son necesarias las propuestas que rescaten la cosmogonía de los pueblos indígenas.

También criticó que la industria cinematográfica, por ejemplo, haya creado la imagen de los indígenas como ignorantes, sucios, pobres e incivilizados, mientras su cosmovisión la reduce a brujería.

Ante un auditorio compuesto por alumnos, académicos y niños, la embajadora de buena voluntad de la Unesco expuso que acudió a Nueva York para reunirse con parte del equipo que produjo la película Avatar, para entender los motivos por los que realizaron esta cinta que, consideró, reprodujo esos estereotipos.

Menchú Tum aseguró que se mantendrá cercana a proyectos educativos que incluyan valores como la multiculturalidad, pues forma parte importante del desarrollo de las naciones.

La defensora de los derechos humanos y de los pueblos indígenas compartió con los asistentes que tras la muerte de su hijo Tz’unun –quien falleció hace 18 años–, decidió escribir literatura infantil, basada en los principios de la cultura maya.

Primero, explicó, escribió Li M’in, una niña de Chimel, donde narra su propia niñez y rescata códigos y valores que le enseñaron sus abuelos, además de recrear los templos y las montañas de la región donde creció.

El vaso de miel es otro cuento en el que relata cómo es Chimel y las costumbres de la comunidad, también retoma aspectos del Popol Vuh y de la arquitectura de los mayas.

cult14_tira1

Taller

El coordinador de Humanidades, Alberto Vital Díaz, informó que las actividades de Menchú Tum forman parte de la Cátedra Extraordinaria que lleva su nombre, y se analiza efectuar, en un futuro, un taller de literatura oral.

A la conferencia asistieron también José del Val Blanco, director del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad; Laura Elena Sotelo, coordinadora del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas, y Silvia Núñez García, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte.