Debate de expertos en CU

La violencia en México, multicausal

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Debilidad del Estado, falta de un sistema jurídico, narcotráfico y venta de armas, entre los factores

Mirtha Hernández, 23 de junio de 2016

En los últimos 16 años en México ha habido un incremento notable de inseguridad y violencia, a causa de la debilidad del estado de derecho, la falta de un sistema jurídico, así como por el crecimiento del narcotráfico y la venta de armas, afirmó Enrique Krauze.

Al participar en la mesa redonda Más Ciencia, Menos Violencia, en Universum, Museo de las Ciencias, el historiador expuso que, paradójicamente, este aumento coincide con el cambio de régimen en el país, pues la debilidad del Estado fue aprovechada por los poderes fácticos.

“Cuando el viejo sistema político se derrumbó y empieza esta vida de diferentes partidos y gobernadores, y ya no tenemos sólo al Presidente, se descompone esa pirámide del poder. ¿Quién llena ese poder? Las fuerzas fácticas, los gobernadores corruptos, los narcos y los criminales.

“Si a lo anterior se agrega la caída de los cárteles colombianos, el ascenso de los mexicanos y las armas que llegan de Estados Unidos, tenemos la tormenta perfecta”, apuntó.

Para hacer frente a esta situación, abundó, es necesario que los jóvenes tengan una participación más activa en la política, para que no se eternicen los mismos líderes; que se establezca una nueva relación diplomática con EU en la que se tenga una postura más firme sobre el ingreso de armas a nuestro territorio y que se cuente con más estadísticas y estudios de la geografía de la violencia en México.

aca13_princ

Aumento

René Jiménez Ornelas, del Instituto de Investigaciones Sociales, coincidió en que se ha incrementado la violencia en los últimos lustros y que ésta es multicausal.

“Efectivamente, de 15 o 16 años a la fecha hemos visto situaciones como las de Oaxaca, en las que hay cerrazón al diálogo y la selección de la represión, en lugar de dar pasos hacia adelante que puedan conducir a la paz”, dijo.

En el sexenio anterior, con la llamada guerra contra el narcotráfico se agudizó la violencia y hoy en día las autoridades optan por la represión.

Incluso, agregó, en la Ciudad de México, que en el discurso oficial se presenta como una entidad con menor violencia, al revisarse las estadísticas se detecta que los jóvenes de 15 a 29 años de edad son la población más agredida, con el mayor número de homicidios. Ésta contra ellos también se relaciona con la falta de oportunidades, que los predispone a actividades ilícitas, en las que se les capta desde los 15 años o menos.

Feggy Ostrosky, académica de la Facultad de Psicología, señaló que la violencia se aprende y hay factores familiares y sociales que pueden proteger de ella. Sin embargo, mencionó, actualmente la propia escuela y los medios de comunicación influyen para acentuarla. “Lo que hace el gobierno es construir más cárceles y meter más gente, que son escuelas del crimen. Todos tenemos responsabilidad en frenar esta violencia, participando y fomentando la empatía”.

La también doctora en Ciencias Biomédicas explicó que se han detectado tres periodos críticos para que las personas se vuelvan violentas: a los tres años, entre los seis y ocho, y a los 14 o 15 años, cuando se unen a las pandillas, por lo que es necesario intervenir en edades tempranas.

Para Sara Sefchovich, del Instituto de Investigaciones Sociales, México atraviesa por un mal momento, y opinó que aunque hay teóricos que afirman que la violencia es parte constitutiva del ser humano, sí es posible combatirla. “Las familias pueden ayudar a evitarla, aunque se benefician mucho de ella. Tenemos que trabajar intensamente con esos núcleos en el ámbito comunitario, pero sin quitarle la responsabilidad al Estado de todo aquello que es generador de violencia, como la falta de servicios, de educación adecuada y salud”.

aca13_tirafrase

Videomensaje

Durante la mesa se transmitió un video con un mensaje de Rodrigo Guerrero Velasco, exalcalde de Cali, Colombia, quien compartió su experiencia al frente de esta ciudad, en la que se disminuyó la tasa de homicidios de 126 por cada cien mil habitantes, a 56 por cien mil en la década de los 90 del siglo pasado.

La mesa fue organizada por la Dirección General de Divulgación de la Ciencia, en recuerdo a Adán Aguilar, joven actor que participaba en la obra de teatro Ciberacoso de esa entidad universitaria y quien murió en un intento de asalto el pasado 21 de mayo, en la colonia Doctores de la Ciudad de México.

Asistieron Alberto Vital, coordinador de Humanidades; Manuel Perló y Carlos Martínez Assad, director e investigador emérito del Instituto de Investigaciones Sociales, respectivamente, así como el promotor de la lectura, Benito Taibo, entre otros.