Comunidad marginada

Jornada de salud en Acaxochitlán, Hidalgo

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Participaron 60 universitarios, entre prestadores de servicio social, pasantes y coordinadores

Leonardo Frías, 05 de septiembre de 2016

com14_princ

Acaxochitlán, Hgo.– La UNAM refrendó su carácter nacional y de compromiso social al implementar la Jornada de Atención a la Salud Integral en este municipio, para dar inicio a los trabajos del Modelo Universitario de Intervención Comunitaria.

Por medio de los diversos programas de servicio social multidisciplinario que desarrolla la Dirección General de Orientación y Atención Educativa (DGOAE), se busca dar servicio a poblaciones de alta y muy alta marginación.

Las acciones de la jornada fueron ejercidas por 60 universitarios, entre prestadores de servicio social, pasantes, coordinadores y apoyo logístico, quienes durante una semana, y de forma gratuita, realizaron apoyos de salud en favor de la comunidad.

Se ofrecieron más de dos mil 500 servicios en cuatro áreas: dos relacionados con atención a animales de trabajo, como équidos (caballos y burros), y pequeñas especies (perros y gatos); además de odontología y optometría. En este último renglón los pacientes recibirán sus anteojos sin ningún costo. “Todos los medicamentos y la consulta se otorgaron de forma gratuita, y los ofrece la Universidad”, indicó Claudia Navarrete García, directora de Servicio Social de la DGOAE.

Acompañado en un recorrido por Belinda Barragán, jefa del Departamento de Programas Multidisciplinarios, y de Celeste Cruz, coordinadora del Programa de Voluntariado de la DGOAE, Germán Álvarez Díaz de León, titular de esa dirección, dijo que ésta es una forma digna de celebrar el aniversario del servicio social.

“Reiterar nuestra indeclinable labor de asistencia y compromiso nos permite llegar con aquellas comunidades que más lo necesitan; hay jóvenes muy preparados, supervisados en todo momento por académicos”, subrayó Díaz de León.

com14_tiradato

Recorrido

La techumbre de asbesto del auditorio del palacio municipal reverbera las voces; una mezcla de aromas de cartón, flúor y alcohol envuelve el gigantesco consultorio, dividido en especialidades y con cortinas de tela, plástico y algunas mamparas blancas. La espera entre pacientes es menor a media hora, mas se alarga por el ruido del taladro dental.

De optometría salió Engracia López; la vanidad aún rige sus 78 años de edad y se prueba frente al espejo uno y otro armazón de anteojos, los que, como a otras 330 personas, le serán entregados, ya graduados, a finales de septiembre.

“Nunca había usado lentes, es que me llora la vista, pero me gustaron. Los chicos me trataron muy bien. Yo vendo tamalitos, de salsa verde, de frijoles; por cierto, ¿debo algo?”, ríe.

com14_tira1

Fotos: Justo Suárez.

Alberto Hernández, coordinador de las Brigadas del Trabajo Comunitario de Optometría de la FES Iztacala, informó que siete alumnos de esa carrera atendieron a alrededor de 450 personas en una semana.

Primero se toman datos, historia clínica; se realizan pruebas de agudeza visual, de la parte refractiva para saber si necesitan lentes. Luego se revisan nexos: párpados, pestañas, conjuntiva y fondo de ojo.

“Diagnosticamos errores refractivos, cataratas, glaucoma, desprendimientos de retina, que fueron minoría. Hubo mucha hipermetropía, sobre todo en niños; también astigmatismo. Las cataratas en personas mayores de 60 años son recurrentes porque se dedican al campo y se exponen al sol.”

En medio del taladrar de molares estaba Ana Paula Ramírez Naves, una de las dos odontopediatras que visitaron el municipio, quien debutó en el brigadeo y que indoblegable persuadió, explicó y sonrió a los niños de Acaxochitlán.

“Es una experiencia enriquecedora en todos sentidos. La habilidad adquirida es muchísima, porque ves paciente tras paciente sin parar, 11 horas diarias. El primer día quería llorar; me pregunté ¿qué está pasando? Me sentía agotada emocional y físicamente, pero el segundo día venía mucho más preparada, y hasta lo disfrute.”

Por su parte, Carlos Padilla Sánchez, coordinador de la Brigada de Salud Bucodental de la Facultad de Odontología, detalló que se contó con instrumentos de alta calidad: 18 sillones dentales, seis unidades portátiles con succión, lámparas de resina fotocurable y aparato de rayos X, entre otros.

com14_tira2

Bienestar animal

Junto al quiosco en la plaza municipal, se estacionó la Clínica Móvil de Atención a Pequeñas Especies de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, donde se efectuaron esterilizaciones, vacunaciones, desparasitaciones y otros tratamientos básicos para perros y gatos.

Asimismo, una brigada de Atención a Équidos recorrió las comunidades del municipio para realizar un diagnóstico completo sobre el estado de salud de estos animales, con la idea de integrar un programa de trabajo en vinculación con los propietarios.

Orejas fue el primero de los 60 perros y gatos a los que les practicaron cirugía de esterilización. El cuadrúpedo mestizo de pelo café claro rondó todos los días la Clínica Móvil y entabló ciertos lazos con los veterinarios universitarios.

“Ésta es mi primera vez en las brigadas, soy pasante, hago el servicio social; en total fuimos 12 veterinarios, con dos médicos residentes que cursan la especialidad. Así como Orejas, pensamos que los animales de aquí estarían en peores condiciones generales, pero afortunadamente no fue así”, apuntó Daniel Moreno.

Otra de las acciones integradas a la brigada fue la del proyecto de la Milpa Sustentable, sobre el que Néstor Carrillo, su coordinador general, explicó que tuvo buena aceptación entre los pobladores. “Es una opción para sembrar maíz, la que controla factores de producción y aprovecha los recursos con los que ya cuentan los campesinos. Tiene ciertas ventajas porque no se deposita directamente en la tierra, sino en bolsas”, explicó.

Finalmente, Jorge Licona Rosales, representante de la presidencia municipal de Acaxochitlán, agradeció la labor de la Universidad Nacional y subrayó que la ayuda llegó a la población más vulnerable y desprotegida.