Tesis de alumna nahua de Aragón

Proyecto sustentable para proteger bosques

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Incluye la creación de una cooperativa que haga uso racional de bienes de origen biológico

Guadalupe Lugo, 19 de septiembre de 2016

com13_princ

Foto: Víctor Hugo Sánchez.

La alumna de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, Imelda Rendón Gómez, joven nahua interesada en el cuidado de los bosques del municipio donde nació, Altzayanca, Tlaxcala, presentó su examen profesional para titularse como licenciada en Planificación para el Desarrollo Agropecuario.

Así, se convirtió en la primera integrante de la generación 2011-2015 en obtener el grado con apoyo del Sistema de Becas para Estudiantes de Pueblos Indígenas y Negros de México (SBEI), del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad.

En su tesis “El uso de los recursos forestales no maderables, una alternativa sustentable de los bosques de Tlaxcala. El caso del municipio de Altzayanca”, propone la creación de un proyecto sustentable en ese lugar para evitar el agotamiento y la destrucción de los productos naturales.

Incluye la conformación de una cooperativa que haga uso racional de bienes de origen biológico derivados del bosque, como hongos comestibles, resinas, tejocotes, capulines, maguey pulquero y algunas plantas medicinales, entre otros, además de la venta de artesanías.

Altzayanca (lugar donde se rompen las aguas) es una comunidad pobre y una de las más alejadas del estado de Tlaxcala; la migración es un fenómeno importante en la región y carece de planificación que le dé una derrama económica.

Es por eso que la universitaria, que ahora cursa el tercer semestre de Pedagogía en la Facultad de Filosofía y Letras, apuesta por la creación de un plan sustentable dentro de su municipio para evitar la deforestación, y proponer a los pobladores una opción que les permita obtener ingresos monetarios.

Imelda Rendón sabe que su compromiso es ofrecer su capacidad y talento al servicio de los grupos económicamente más desprotegidos del país. “Tengo una preocupación por mi comunidad; vi que hay una problemática con los bosques que ha ocasionado desintegración familiar y la pérdida del arraigo en el municipio. Nadie se ha interesado en este tipo de proyectos, de ahí mi idea por aplicarlo en mi tierra”, indicó.

El papel del planificador para el desarrollo agropecuario es social, es decir, aportar propuestas a las comunidades para mejorar la vida diaria de éstas, dijo. “Somos científicos sociales, tecnológicos y financieros; conjuntamos tres áreas relevantes para la aplicación de iniciativas que den sustento a los poblados en conjunto”.

Como parte de su planteamiento, sugiere la creación de paquetes tecnológicos, como invernaderos con sistemas de riego y cabinas cenitales enfocados a una producción continua y un control en la extracción de especies depredadas.

com13_tirafrase

Apoyo fundamental

En cuanto al SBEI, consideró que fue una pieza fundamental para crear su tesis. “Me apoyaron para realizar la investigación y las visitas al municipio; siempre me dieron ánimo y orientación. Me interesaron en mi lugar de origen y alentaron a no olvidar mis raíces. Soy indígena nahua, eso me da más conciencia de lo que hay dentro del ayuntamiento”, resaltó.

Aprecia su experiencia como becaria de ese sistema porque “nos hace convivir con personas de distintas comunidades; nos sentimos identificados con otros que también estudian en la UNAM. Reunirnos y hablar con ellos me ayuda y anima a seguir trabajando en mi municipio y plantear propuestas de mejora”.

El jurado estuvo integrado por los profesores Fernando Guadarrama Sosa, presidente; Roberto David Juárez Carrejo, secretario y asesor, y Eugenio Cedillo Portugal, vocal.