Comenzó con cursos de verano en 1921

El CEPE conmemora 95 años de labor académica

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Su tarea está centrada en la enseñanza de la lengua española y la difusión de la cultura mexicana

Rafael López, 10 de octubre de 2016

A casi un siglo de labor, el Centro de Enseñanza Para Extranjeros (CEPE) ha extendido su presencia a once sedes en el extranjero: cinco en Estados Unidos (San Antonio, Chicago, Seattle, Los Ángeles y Tucson), una en Gatineau, Canadá, así como en Costa Rica, China, Francia, España e Inglaterra. Además, dos en México (Taxco, Guerrero, y en Polanco, colonia de la Ciudad de México).

com13_princ

Para celebrar el 95 aniversario, profesores, directivos y alumnos decidieron organizar un programa que se desarrolla desde principios de 2016.

Fue en la inauguración de los Cursos de Verano de 1921, planeados por el entonces rector José Vasconcelos, que comenzó la labor del CEPE, centrada en la enseñanza de la lengua española y la difusión de la cultura de México. Desde entonces, bajo la cobertura académica de la Facultad de Filosofía y Letras ha realizado su misión cultural.

Ubicado en Ciudad Universitaria, sede principal, ofrece cursos intensivos de español de seis semanas (son ocho niveles más el denominado cero, impartido al numeroso grupo de estudiantes asiáticos que asisten año con año); cursos semestrales de cultura abiertos a todo público; un programa de posgrado especializado en enseñanza del español como lengua extranjera a distancia y un diplomado inicial para profesores de español como lengua extranjera, así como diversos diplomados de historia, literatura y arte, como Grandes Figuras de la Literatura Hispanoamericana.

Al hacer el balance de los últimos ocho años, Roberto Castañón Romo, director del Centro, destacó el aumento de la matrícula y el origen de los alumnos extranjeros. En ese periodo jóvenes de 158 diferentes nacionalidades ocuparon un lugar en sus aulas. Por otro lado, resaltó algunos acuerdos con el Instituto Matías Romero de la Secretaría de Relaciones Exteriores para que personal del servicio exterior de otros países estudie la lengua y la cultura de México.

Esos cursos, comentó el director, representan una opción para los estudiantes extranjeros, aunque también son apreciados por los mexicanos. “La diferencia de las asignaturas, si se comparan con las que se imparten en los institutos de investigaciones Estéticas o Históricas, radica en que son más horizontales e integradas”.

com13_tiradato

Embajada cultural

Respecto al papel que el CEPE ha tenido como embajada cultural de México en Estados Unidos y en otras naciones, resulta de gran apoyo para los migrantes, que encuentran un sitio donde reencontrarse con su lengua materna y su cultura de origen.

“Particularmente, en Estados Unidos el personal del Centro se ha vinculado con algunas agrupaciones que han pedido apoyo para programas culturales y así reforzar su presencia en aquél país que, junto con los cursos de bachillerato a distancia, de licenciaturas y otros específicos, resultan significativos para aquellos connacionales”, dijo Castañón Romo.

Otra modalidad son los cursos de inmersión en sedes estadunidenses como Chicago y San Antonio, y en Gatineau, Canadá, cerca de Ottawa, para que los estudiantes de la UNAM y foráneos aprovechen el verano o el invierno en lo que se conoce como Verano o Invierno Puma y aprendan inglés o francés.

Sobre la oferta cultural que se ofrece a los extranjeros, el cuerpo académico y directivo del CEPE diseñó un programa con una visión más amplia; está el caso del curso histórico sobre cocina mexicana –ahora patrimonio intangible de la humanidad–, de enorme atractivo para los estudiantes. También cursos de bailes folklóricos y populares porque, como se dice en el campus, la rumba también es cultura.

Para lograrlo se creó un departamento de actividades lúdicas para alentar la convivencia de los jóvenes, por ejemplo, con los del Centro de Estudios de Lenguas Extranjeras, con quienes se han creado clubes de conversación.

Por lo pronto, cada semana las instalaciones del CEPE dan muestras de la celebración con congresos y simposios. En el auditorio se escucha la música de mariachi que con su mensaje popular prepara un congreso internacional de la lengua española que rematará el festejo por los 95 años de vida académica del Centro, concluyó Castañón Romo.