Investigador emérito y doctor Honoris Causa

Para Roger Bartra, el Premio Eulalio Ferrer

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Es el primer mexicano y universitario en obtener este reconocimiento

Mirtha Hernández, 07 de noviembre de 2016

Por sus investigaciones y obras enfocadas a comprender y potenciar los aspectos que definen al ser humano, Roger Bartra Murià, emérito del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) y doctor Honoris Causa por la UNAM, recibió el Premio Internacional Eulalio Ferrer 2016.

Al entregar el galardón, el rector Enrique Graue Wiechers destacó que Bartra es el primer mexicano y universitario en recibir este reconocimiento. “En sus trabajos ha analizado al ser humano desde una concepción original, de manera integral y con el objetivo de mejorar su función en la sociedad. Roger Bartra cumple ampliamente con estas características, representa los intereses diversos de la Universidad”.

Acompañado de los hijos de Eulalio Ferrer, Ana y Juan Cristóbal, el rector le dio la distinción, que es otorgada por la UNAM, las universidades Autónoma de Madrid, de Cantabria y de Guanajuato, así como por la Fundación Cervantina de México y el Ayuntamiento de Santander.

En el Auditorio Doctor Jorge Carpizo de la Coordinación de Humanidades, Bartra agradeció el reconocimiento que lleva el nombre de un gran maestro, escritor y mecenas, y que éste se dirija a la tradición ensayística que busca entender la condición humana, pero que ha sido marginada de la actividad científica y literaria.

El también Premio Nacional de Ciencias y Artes se definió como parte de los intelectuales con un pasado radical, empapados de los ideales socialistas, y que ante la extinción casi total de los proyectos políticos que se construyeron en nombre del marxismo, han tenido que escudriñar el mundo, fragmentado y con múltiples fisuras, de manera distinta.

“Hoy necesitamos una multitud de claves, pareciera que requerimos una llave diferente para abrir cada una de las puertas, cada fragmento que se cierra con su propia identidad. No sabemos cómo encontrar el llavero milagroso que las abra y nos permita entender el mundo fracturado en el que vivimos, y terminar con la miseria, la violencia y la corrupción. Ni siquiera sabemos si existe ese manojo de llaves. Sin embargo, hay que decir que tiene su encanto vivir en una época y un mundo misteriosos; estamos confrontados con el reto de descifrar los jeroglíficos que encierran sorpresas y, también, me temo, peligros.”

En su oportunidad, Alberto Vital Díaz, coordinador de Humanidades, expuso que la escritura de Bartra ha sido incisiva, punzante y de largo alcance, lo que ha permitido que sus obras se hayan traducido a otras lenguas y se discuta más allá de las fronteras. “Con valentía ha realizado la crítica sistemática y estricta de aquello que le resultaba entrañable y necesario”.

com11_princ

Roger Bartra y el rector Enrique Graue. Foto: Benjamín Chaires.

Investigar el mundo con libertad

Previamente, el director del IIS, Manuel Perló Cohen, presentó a Bartra como un académico que en las últimas seis décadas ha investigado el mundo con libertad. Primero, apuntó, en sus estudios arqueológicos y, posteriormente, desde la antropología. Al etnólogo especializado en antropología social se le debe uno de los proyectos emblemáticos del Instituto: La Estructura Agraria y Sistemas de Dominación en el Valle del Mezquital, uno de los temas en los que estuvo ocupado en la década del 70.

A lo largo de los años 80, prosiguió, se reveló como una de las figuras más sobresalientes de las ciencias sociales en México. También ha sido un promotor cultural y encargado de revistas culturales.

Además, ha incursionado en el estudio de temas como los mitos de la modernidad occidental. Ya en este milenio sus investigaciones se centran en los vínculos entre la cultura y las redes neuronales. Entre salto y salto, ha producido 32 libros en español, 10 de ellos traducidos al inglés, otro al italiano, al catalán y al coreano. Es el autor mexicano de las ciencias sociales más leído en el extranjero.

“Bartra es un hombre realizado, pero se encuentra muy lejos de estar satisfecho en lo social, político e intelectual. ¿Cuál será su nuevo salto? Nadie lo sabe, tal vez ni él mismo, pero de lo que no tenemos duda es que lo hará con la misma libertad de siempre”, concluyó el titular del IIS.

A la ceremonia asistieron el presidente de la Academia Mexicana de la Lengua, Jaime Labastida; el secretario general de la UNAM, Leonardo Lomelí Vanegas; la coordinadora de Difusión Cultural, Teresa Uriarte, así como directores de diversos institutos y centros del Subsistema de las Humanidades.