Espacio con gran valor artístico

Festeja el Museo de Geología 110 años

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Ha hecho una labor estupenda en beneficio del estudio geológico y del conocimiento de las ciencias de la tierra

Mirtha Hernández, 14 de noviembre de 2016

El Museo de Geología de la UNAM, que tiene entre sus importantes colecciones a la famosa meteorita Allende –con más de cuatro mil 568 millones de años de antigüedad–, fósiles de un mamut y muestras de los múltiples minerales que hay en el país, celebra este 2016 su aniversario 110.

En la ceremonia de conmemoración, el rector Enrique Graue Wiechers reconoció la labor de ese recinto en beneficio del estudio geológico y del conocimiento de las ciencias de la tierra. Asimismo, destacó que éste es un espacio con gran valor artístico.

“Es un sitio lleno de historia y de arte. Al caminar por sus pasillos queda la impresión de estar en la casa de un anticuario. En sus gavetas hay piezas que provienen del Colegio de Minería y va uno descubriendo pequeños tesoros. Eso es lo más interesante de este museo: que nos sigue sorprendiendo a todos día con día”, aseveró.

com14_frase
com14_princ

Elena Centeno, Pedro Joaquín Coldwell, Enrique Graue y Luis Espinosa. Foto: Benjamín Chaires.

Raíces

Elena Centeno García, directora del Instituto de Geología (IGl), expuso que en este inmueble están las raíces de todos los mexicanos que trabajan las ciencias de la tierra, pues en él se albergó al primer instituto de investigación científica de América Latina dedicado a ellas.

Además, fue la primera casa del Servicio Geológico Mexicano. En ese lugar laboraron los geólogos que determinaron en dónde perforar el primer pozo petrolero en la nación, además de realizarse los primeros estudios con metodología científica para la búsqueda de aguas subterráneas. Asimismo, se elaboró el primer mapa estadístico minero del país.

“Su vocación se transformó y a más de un siglo cumple una función muy importante en la divulgación y formación de jóvenes y niños como museo interactivo. Los académicos del IGl estamos conscientes de la responsabilidad y el legado histórico del que somos herederos”, mencionó Centeno.

Evolución de la materia y la energía

A su vez, Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, dijo que en las más de 10 mil piezas que resguarda el museo se ve reflejada la evolución de materia y energía. Además, recordó que en 1900 se inició la construcción del inmueble y fue inaugurado en 1906, con motivo del X Congreso Geológico Internacional.

En 1929 pasó a depender de la Universidad Nacional, como IGl, y en 1956, cuando se mudó a sus nuevas instalaciones, ubicadas en Ciudad Universitaria, el histórico recinto se convirtió en museo.

“Desde el principio, este edificio tuvo una visión y un propósito: ser el hogar de los estudios e investigaciones propios de la geología. Por ello dispuso de espacios para laboratorio, salas de exhibición, oficinas y biblioteca. La trayectoria de esta gran institución ha sido siempre ascendente y tuvo una relevante derivación hacia el aprovechamiento de los recursos energéticos”.

Inauguración de acervo histórico

Como parte de los festejos por los 110 años del museo también se inauguró el Acervo Histórico de la Geología Mexicana, que implicó el rescate de más de 11 mil documentos, tarea realizada por el IGl en conjunto con el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

Asimismo, se abrieron las exposiciones: La Tierra y sus grandes eventos y Entre la tradición y la innovación, esta última centrada en los 130 años de la actividad de la comunidad geológica en México.

A la celebración, acudieron Leonardo Lomelí Vanegas, secretario general de la UNAM; William Lee Alardín, titular de la Coordinación de la Investigación Científica; René Asomoza, integrante de la Junta de Gobierno, y Luis Espinosa, responsable del museo; así como directores de diversos centros e institutos de la Universidad.