Ingresó a El Colegio Nacional

Las matemáticas, pasión de José Antonio de la Peña

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Uno de sus propósitos es que esta disciplina sea mejor aceptada, agradable y cercana a la gente

Laura Romero, 17 de noviembre de 2016

com16_princ

Foto: archivo Gaceta UNAM.

Como único matemático integrante de El Colegio Nacional, José Antonio Stephan de la Peña Mena tiene un objetivo claro: trabajar positivamente en favor de la divulgación científica y matemática, y tratar de hacer que la disciplina a la que ha dedicado su vida sea mejor aceptada, agradable y cercana a la gente.

“Hay quienes no están convencidos de que éstas sean importantes; otros creen que es un juego intelectual, interesante pero innecesario. Sin embargo, su utilidad y relevancia es mayor de la que uno puede imaginar o reconocer en la mayoría de las ocasiones”, sostuvo el universitario.

Originario de la ciudad de Monterrey (1958), es uno de los matemáticos mexicanos más sobresalientes en el ámbito internacional. El interés del nuevo integrante de El Colegio Nacional por su área de conocimiento se manifestó desde que era pequeño. Como estudiante de primaria obtenía buenas calificaciones en la materia.

También desde niño escuchaba hablar de un tío que era físico, el hoy investigador emérito de la UNAM, Luis de la Peña, al que veía poco porque se estaba doctorando en Rusia. A pesar de no frecuentarlo, “me gustaba cómo se expresaban de él los parientes, con el respeto que les infundía el trabajo intelectual, científico”.

Inspirado por todo ello, ya siendo un joven se inscribió en la carrera de Física en la Facultad de Ciencias; un par de años después, “en vista de que no me gustaban mucho las materias más prácticas, de laboratorio, pero sí las matemáticas, me fui cambiando de área y acabé la otra carrera”.

Sus maestros

El especialista en los campos de investigación de la teoría de las representaciones de álgebras, teoría de matrices, álgebra homológica y álgebra combinatoria, recordó que su elección tuvo que ver con sus profesores, como ocurre a muchos estudiantes.

“A uno le van gustando más ciertas clases, maestros, y toma una dirección; así terminé de algebrista”, dijo el ganador de los premios TWAS de la Academia de Ciencias del Tercer Mundo (2002), Nacional de Ciencias y Artes (2005) y Humboldt (2006), de la Humboldt Foundation de Alemania, entre otros reconocimientos.

Destacó en especial al profesor español Octavio García, quien le dio clases en varias ocasiones al inicio de su carrera y con quien se recibió en la licenciatura. Luego se suscitó un hecho importante: “Me comentó que no me podía seguir educando, que buscara a otra persona, que no contara más con él”.

Primero se sorprendió, relató De la Peña Mena, “pero después entendí que no se sentía fuerte para seguirme formando y que era para mi beneficio lo que estaba haciendo. Fue una decisión difícil también para él, pero ayudó a mi carrera. Así cambié un poco de dirección dentro del álgebra misma, con gente que tenía un poco más de experiencia en la investigación”.

Ingresó como investigador al Instituto de Matemáticas de la UNAM, entidad académica de la cual fue director entre 1998 y 2006. Entre las principales aportaciones científicas del actual titular del Centro de Investigación en Matemáticas, con sede en la ciudad de Guanajuato, está la caracterización de álgebras mansas (aquellas para las cuales es posible clasificar todas las representaciones inescindibles) por medio de formas cuadráticas, criterios homológicos y el estudio de las variedades de módulos.

Instituciones muy unidas

Docente de vocación irrenunciable y divulgador nato, consideró que su trabajo como miembro de El Colegio Nacional se incorporará de manera natural a las labores que ya realiza.

La UNAM y El Colegio, opinó, son instituciones muy unidas. “El ingreso a la institución representa para mí la culminación de una carrera de muchos años, y espero utilizar esto como una plataforma para promover las matemáticas y la ciencia”.

Es un honor ser miembro de El Colegio Nacional. “Estoy muy contento; a la vez implica un deber. En mi discurso de ingreso señalaré la relevancia de las matemáticas y de una buena enseñanza de las mismas para el país”, concluyó.