Múltiples, los problemas derivados de la obesidad infantil

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Desarrollan sensores de presión para detectar malestares ortopédicos en niños con sobrepeso

Guadalupe Lugo, 17 de noviembre de 2016

aca3_princ

Son múltiples los problemas de salud derivados de la obesidad infantil. Además de los metabólicos, están los de la postura, que pueden iniciar con malestares en los ángulos de las rodillas o pie plano; este último tiende a agravarse, pues la bóveda plantar está sometida a un mayor peso y, por tanto, el arco tiende a aplanarse.

Para contribuir a detectar y valorar las alteraciones en pisadas de niños con sobrepeso en edad escolar (a partir de los seis años), investigadores del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET) desarrollan sensores de presión de bajo costo para monitorear esas situaciones.

Hechos con polímeros

A partir de esa edad, explicó Rosalba Castañeda Guzmán, es factible identificar a los niños con obesidad y sobrepeso, así como las variaciones ortopédicas que pudieran padecer; si se detectan a tiempo, es posible prevenirlas.

Son diversas las técnicas para identificar el pie plano. Sin embargo, enfrentan ciertos problemas, pues en los pequeños con obesidad el cojinete graso podría simular esa disfunción.

En tanto, los sensores propuestos por los universitarios, encabezados por Castañeda, en colaboración con médicos del Hospital General de México de la Secretaría de Salud, están desarrollados con materiales poliméricos (tereftalato), con propiedades semejantes a los piezoeléctricos cerámicos, que registran presiones de bajo nivel de voltaje en la pisada de los infantes.

La especialista en ciencias e ingeniería de materiales comentó que su experiencia en sensores de presión y la colaboración de sus estudiantes de maestría permitieron encontrar un polímero que da una respuesta de presión similar a los sensores piezoeléctricos, en niveles bajos.

Como parte de la investigación “Sensores de presión de bajo costo para valorar alteraciones en pisada en niños eutróficos, con sobrepeso y obesidad”, los expertos hicieron pruebas de su creación, para utilizarlos como un tapete en el que se almacena energía. “Encontramos que funcionan bien, aunque es poca la energía que guardan; posteriormente probamos con un tapete más pequeño y vimos que los sensores conservan esa función”.

Contar con un desarrollo tecnológico de bajo costo permite hacerlo en forma masiva. El Hospital General ya tiene identificadas las escuelas donde se aplicarán los protocolos para detectar a los pequeños con sobrepeso y obesidad, y valorar posibles problemas ortopédicos, añadió Rosalba Castañeda.

aca3_tira1

Foto: cortesía de Rosalba Castañeda.

Funcionamiento

Los sensores producen señales que son enviadas a una computadora que emitirá un diagrama que podría indicar al médico los puntos que fueron presionados de más. “Por ejemplo, los niños con obesidad oprimirán todos los puntos, aunque aquéllos con bóveda plantar o arco lo harán muy poco. Con nuestros sensores de bajo costo se pretende descartar o confirmar la posibilidad de que padezcan cambios en la forma del pie o de postura”, remarcó.

“En la actualidad elaboramos una matriz de sensores que sirva para medir pies de diversos tamaños, pero falta la parte técnica, es decir, el traslado de datos a la computadora, punto en el que estamos trabajando y esperamos que en un semestre quede listo”, concluyó.

PIE PLANO

El pie plano es una disfunción del arco longitudinal medio del pie que trae desórdenes músculo-esqueléticos y dolor en la espalda baja de los niños obesos y con sobrepeso. Los ortopedistas que aún utilizan técnicas visuales colocan la planta en un espejo para observar los puntos de presión en el vidrio, y a partir de ahí determinan problemas en la pisada.