Cuarto informe de Tonatiuh Ramírez

Biotecnología gana infraestructura y áreas de investigación

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Resalta también la renovación académico-administrativa con nuevas figuras de liderazgo

Laura Romero, 13 de febrero de 2017

La creación del Laboratorio Nacional de Producción y Análisis de Moléculas y Medicamentos Biotecnológicos (LAMMB) y más de tres mil metros cuadrados de nueva infraestructura puestos a disposición de su comunidad, son algunos de los logros del Instituto de Biotecnología (IBt) en el último cuatrienio.

Así lo destacó el rector Enrique Graue Wiechers al presidir el cuarto informe de labores de Octavio Tonatiuh Ramírez Reivich al frente de esa entidad universitaria.

También resaltó la renovación académico- administrativa en el Instituto, con nuevas figuras como la de líder académico honorario, que hablan de la posibilidad de esa instancia para adaptarse a las distintas estructuras y capacidades de los investigadores.

Tonatiuh Ramírez y Eduardo Bárzana. Foto: Benjamín Chaires.

Igualmente enfatizó el proyecto –trabajado de forma colegiada– al año 2030 que posibilitará a la entidad tener una guía conductora de lo que debe hacerse. “Los felicito por la forma de plantear los resultados de estos cuatro años. La Universidad debe agradecer al director el esfuerzo empeñado y la dedicación puesta durante este tiempo al servicio de la comunidad”.

En su oportunidad, el coordinador de la Investigación Científica, William Lee, calificó al IBt como una instancia notable, cuyo trabajo marca una línea importante dentro del Subsistema de la Investigación Científica y de la Universidad. Es uno de los pilares más sobresalientes en el campus Morelos de esta casa de estudios.

Se trata, consideró, de un grupo grande y maduro, con relaciones y vínculos con otras entidades académicas y externas, con el sector salud en particular, lo cual se ve reflejado en el impacto que tiene la investigación, la docencia y la difusión que realiza.

Al presentar su informe, Tonatiuh Ramírez expuso que desde su fundación, el modelo que ha seguido el IBt ha sido el de aglutinar capacidades físicas y humanas en grupos de indagación dirigidos por un líder académico. “Estamos convencidos de que es el mejor para aumentar el impacto de nuestras labores sustantivas”.

Así, la mayoría de investigadores y técnicos académicos que hoy suman 198, está dirigida por líderes académicos dentro de grupos o consorcios. “Ha sido motivo central de esta dirección impulsar nuevos liderazgos y conferir mayor dinamismo y equidad a la comunidad, moviéndonos a una estructura más horizontal”.

De tal forma, en los últimos cuatro años se nombraron siete nuevos líderes y se crearon otras figuras internas, como la de líder académico honorario y la de investigador departamental.

Del total de los investigadores y técnicos académicos, 54, 28 y 30 ocupan los niveles I, II y III del SNI, respectivamente. Se destaca que la comunidad ha ascendido de forma constante a los niveles más altos, lo cual señala la madurez lograda. A final de 2016, 92 por ciento de los investigadores –porcentaje que se elevó a 95 por ciento a inicios de este año– pertenece al sistema, lo mismo que 23 por ciento de los técnicos.

El director subrayó que en los últimos 20 años se incrementó 70 por ciento el número de artículos que cada investigador produce, en promedio, por año, hasta alcanzar en el último cuatrienio 1.56.

En docencia sigue en crecimiento el número de alumnos de licenciatura y doctorado aunque, reconoció, hubo una sensible disminución de los inscritos y egresados activos de maestría, por lo que se han emprendido acciones para revertir la tendencia.

Al hablar de la vinculación con el sector productivo, remarcó que las solicitudes de patente fueron 31, y aumentaron las patentes conseguidas a 27, así como los convenios de colaboración a 31. Las transferencias de tecnología sumaron nueve.

Tonatiuh Ramírez dijo que el presupuesto total de la entidad ha crecido constantemente, lo mismo que los ingresos extraordinarios que, al día de hoy, representan casi cinco veces el presupuesto operativo que la Universidad otorga; en los últimos cuatro años, 18 por ciento del presupuesto operativo provino de empresas.

Distinciones

Al mencionar las distinciones obtenidas por el personal del IBt, destacó los tres premios nacionales de Ciencias y Artes: para Carlos Arias, en 2014; Enrique Galindo, en 2015, y Lourival Possani, en 2016.

Por último, el director resaltó la creación de la Secretaría de Vinculación, del Comité de Ética e Integridad Científica y de la Coordinación de Infraestructura.

Al acto, efectuado en el Aula Magna del Edificio Sur, asistieron integrantes de la Junta de Gobierno, directores del campus Cuernavaca de la UNAM, autoridades universitarias, académicos, alumnos y trabajadores del IBt.