Homenaje al poeta Nezahualcóyotl

Culminó el Festival Internacional de Coros Universitarios

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Más de 450 voces en la clausura con un repertorio que abarcó desde el folclor mexicano hasta la música cubana y venezolana

Jorge Luis Tercero, 16 de febrero de 2017

Una enorme multitud de jóvenes mexicanos, estadunidenses y latinoamericanos hizo fila para entrar a la Sala Nezahualcóyotl. Reían, platicaban o entonaban con sus voces las piezas que se escucharían por la noche para el cierre del primer Festival Internacional de Coros Universitarios (Ficoru), convocado por el Programa Coral Universitario.

Foto: Patrick Castrejón (servicio social).

Sobre la iniciativa del programa, su coordinadora, Ana Patricia Carbajal, quien se formó en España, Cuba y otros países, explicó que las puertas están abiertas para toda la comunidad: alumnos, profesores y trabajadores. Agrupaciones como el Coro de la Facultad de Ciencias Políticas, de la Escuela Nacional de Trabajo Social, de la Facultad de Filosofía y Letras, así como de las facultades de estudios superiores, entre otras, dan vida a un esfuerzo que renació hace 18 años.

En los coros de la UNAM muchas veces se trabaja con gente que se acerca a la música por primera vez. La cuestión es recordar que todas las voces son perfectibles, todos podemos cantar, comentó Ana Carbajal. “Cuando personas que no saben nada de música llegan conmigo, los ayudo a que aprendan a respirar, a que coloquen correctamente su cuerpo, que escuchen e imiten. Posteriormente viene la parte de cantar en un coro, pero eso es cuando ya han desarrollado un oído armónico”, compartió.

El día a día de un joven en algunos de estos ensambles requiere mucha disciplina y entrega. Para Ana Patricia, quien lleva 15 años en el proyecto coral universitario, lo más importante es darles la seguridad de que su voz está lista para salir a comunicar algo, apuntó.

Más de 450 voces de coros universitarios se reunieron en la Sala Nezahualcóyotl para la clausura del festival. El repertorio transitó de la música folclórica mexicana a la cubana, venezolana e incluso hubo cantos de Góspel afroamericano, entre otras sorpresas.

No sólo participaron agrupaciones del programa sino de universidades invitadas, nacionales e internacionales como el Coro de Cámara UDLAP, de la Universidad de las Américas de Puebla, Vox Populi Project, de la Universidad Veracruzana, el Coro de la Universidad Panamericana, el Coro de Cámara de la Universidad de las Artes, de la Habana, y el Coro Pembroke Singers de la Universidad de Carolina del Norte.

Al iniciar el programa algunos cantaron con sus respectivas universidades, después vino una dinámica donde sus integrantes se mezclaron para unir sus voces en talleres formados previamente para el concierto de clausura.

Al final todos los grupos se sumaron al canto colectivo para estrenar No acabarán mis flores, pieza inspirada en la poesía del príncipe Nezahualcóyotl, que fue dirigida por Samuel Pascoe. Compuesta por el joven compositor poblano Aquiles Lázaro para la clausura de este primer Ficoru, ésta fue concebida pensando en la percusión del huehuetl, tambor americano que parece un tubo y que fue usado por los mexicas y otras culturas mesoamericanas.

Aquiles Lázaro, gran apasionado de la literatura de las culturas prehispánicas, mencionó que se retoman algunos elementos de la estética, que según los musicólogos, tenía la música prehispánica mexicana. “Estoy familiarizado con la cultura mexica, porque soy de Zacapoaxtla, Puebla, un municipio con raíces náhuatles”, dijo.

Para más información sobre el Programa Coral Universitario escribir al correo procoral@unam.mx.