21 de febrero, Día Internacional de la Lengua Materna

Cuenta México con 368 idiomas originarios

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

En el país se debe abrir el horizonte del plurilingüismo, señala José del Val Blanco

Rafael López, 20 de febrero de 2017

El Día Internacional de la Lengua Materna fue instituido por la Unesco el 21 de febrero de 2000 con el propósito de promover la diversidad lingüística, cultural y el plurilingüismo.

En esta fecha cabe reflexionar en torno al estado en que se encuentran las más de 60 agrupaciones lingüísticas y las 368 lenguas maternas que se hablan en México.

Son más de 60 agrupaciones.

Ley general

Sobre todo, analizar el hecho de que el Estado mexicano ha creado una ley general de derechos lingüísticos de los pueblos indígenas, sancionada en marzo de 2003, lo cual hace una estructura jurídica que los legitima, planteó José del Val Blanco, director del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC).

En su opinión, el problema radica en que una ley de esta naturaleza debería tener como objetivo que el Estado, en todas sus áreas, reconociera esta realidad, es decir, que México es plurilingüe. Este no es el caso, aseguró, “ni siquiera en la estructura educativa se observa la dinámica del plurilingüismo. De manera que en este aspecto debe abrirse el horizonte”.

La coyuntura es favorable para hacer efectiva esta propuesta, sobre todo ahora que se nombró en la dirección del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INLI) a Juan Gregorio Regino; un poeta mazateco con la preparación suficiente para concretar esta idea.

Un punto a atender, por ejemplo, es que si se reconocen 368 lenguas, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos debe ser traducida a éstas, lo cual está en veremos. En ese mismo sentido el propio INLI y todas las instituciones relacionadas con este tema deberían analizar cuál es el proyecto social del desarrollo lingüístico y de las lenguas maternas en el país para determinar los espacios para su progreso y florecimiento, comentó Del Val Blanco.

Más adelante el etnólogo consideró que en México se advierte una especie de ofensiva contra el multilingüismo. “El proyecto actual es hablar español e inglés, lo cual significa que desde la óptica neoliberal se debe achicar la posición mexicana, situación que contradice la riqueza lingüística nacional”.

Cuando se tiene una estructura educativa para el plurilingüismo, las habilidades se desarrollan normalmente. Todos los pueblos indígenas en la nación son bilingües o trilingües, salvo un pequeño sector monolingüe.

El punto es generar un modelo educativo orientado por el plurilingüismo. Un idioma no es sólo las palabras sino el conjunto de ideas y de formas de concebir, de mirar la realidad que son diferentes, y eso enriquece.

Respecto a la defensa de la cultura mediante el lenguaje en una nación multidiversa, Del Val Blanco aclaró que el papel del Estado no debería ser el de tener atribuciones con la cultura, pues es un asunto de los portadores.

Recitales de poesía

Actualmente, en la UNAM se alientan los recitales de poesía en lenguas indígenas; además, el PUIC, el Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras y el Instituto de Investigaciones Filológicas evalúan los sitios de enseñanza de lenguas indígenas para impactar la formación de profesores, debido a que esa actividad requiere de formación pedagógica y didáctica.

Por otra parte, en la Escuela Nacional de Trabajo Social se imparten cursos en lenguas indígenas para alumnos y docentes con el propósito de que se amplíe este proceso hasta que los estudiantes puedan titularse con textos escritos en su lengua.

Finalmente, Del Val Blanco recordó que un porcentaje importante de los habitantes del Valle de México utiliza el náhuatl sin saberlo. “¿No sería elemental que en las escuelas primarias hubiera cartillas de lenguas indígenas para saber el significado de las palabras que utilizan cotidianamente?”, preguntó. Eso permitiría que el idioma floreciera. “Para celebrar el día de la lengua materna hay que hablarla y poner atención a los fenómenos culturales que genera”, concluyó.