Exposiciones en el MUAC y el Chopo

El arte, un desafío

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Vagabundear dentro de la propia mente entre formas imprecisas

Jorge Luis Tercero y Kevin Aragón (servicio social ), 20 de febrero de 2017

Dos museos de arte han inaugurado recorridos desafiantes que invitan a la comunidad a repensar el mundo y la política de nuestros días. En el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) desde los cuartos kafkianos del constructo Kindergarten de Gregor Schneider; mediante correspondencias filosóficas interrumpidas en la instalación del Camel Collective, o desde la revisión de archivo en Juan Acha: Despertar revolucionario, o en el montaje Memorándum y en la exposición Distopías, del Museo Universitario del Chopo.

Playground.

En el MUAC

Gregor Schneider. Kindergarten es un recorrido-instalación que comienza en un túnel para acceder a la Sala 1 del MUAC. Después de cruzar un típico cuarto de niños nos encontramos en un paraje sombrío rodeado de otras habitaciones, aparentemente comunes, a las que se puede ingresar, y formas humanas franqueando el camino. “Es como vagabundear dentro de tu propia mente entre formas imprecisas”, dijo el autor.

Para exponer específicamente en el MUAC, el artista alemán elaboró la instalación Parque (Playground, 2017), que según su curadora Virginia Roy, puede entenderse como un antiparque de juegos, que Schneider ha querido donar a México; aunque todavía no se define el lugar en que se montará permanentemente. Además, podrán verse los videos Comer (Essen) y Dormir (Schlafen), que son el registro de Schneider habitando la vivienda del nazi Joseph Goebbels, ubicada en su ciudad natal, Rheydt, a unos metros de la suya, según explicó. Allí convirtió el sitio en un laboratorio artístico hasta destruir el interior del inmueble con un martillo, y a partir de esto creó la pieza Dead letter box (Buzón muerto, 2014), en la que legó al futuro la responsabilidad por este polémico espacio.

La primera muestra en América Latina de Schneider, ganador del León de Oro, estará en el MUAC hasta el 23 de julio, en las salas 1 y 2.

Los filósofos Theodor Adorno y Herbert Marcuse, interpretados por unos actores invidentes, deambulan entre el bordo de Xochiaca y un mercado del Centro Histórico, mientras recuperan el diálogo de unas cartas casi olvidadas.

Se trata de La distancia entre Pontresina y Zermatt es la misma que la de Zermatt a Pontresina, una videoinstalación en dos canales, que el Camel Collective trae al MUAC para reflexionar sobre la importancia de los movimientos estudiantiles en diferentes latitudes, sean estadunidenses, alemanes o el de México en 1968.

Carla Herrera-Prats y Anthony Graves, integrantes del grupo, comentaron que como complemento a la videoinstalación se realizó la primera traducción del alemán al español de la correspondencia entre los dos teóricos alemanes, la cual está disponible como folio del museo y de manera gratuita en la página del propio recinto. La muestra, curada por Alejandra Labastida, estará vigente en la Sala 3 hasta el 23 de julio.

Como tercera posibilidad, con el fin de reactivar el archivo Juan Acha podrá verse en el espacio de Arkheia Despertar revolucionario, curada por el catedrático de la Universidad de Columbia, Joaquín Barriendos, y que toma su título de un texto del teórico peruano nacido en 1916. Estará vigente hasta el 28 de mayo, para cerrar el ciclo de actividades organizadas en México y en el extranjero por los cien años de este pensador.

Despertar revolucionario.

En el Chopo

Sobre una altísima estructura metálica de varios niveles en la Galería Principal del Museo Universitario del Chopo, se escucharon los golpes coordinados de las manos de alrededor de 50 mujeres usando máquinas de escribir. “¿Qué es lo que escriben?”, se preguntó el público al observarlas.

Esto sucedió el 11 de febrero durante la activación de la obra/acción Memorándum, del mexicano Héctor Zamora, que es como una “intervención de sitio específico” sobre el rol que ha ocupado a lo largo de los años la fuerza de trabajo femenina –las secretarias en particular– quienes escribieron sus biografías durante la presentación. La exposición estará abierta al público hasta junio.

En la Galería Arnold Belkin del Chopo encontramos Distopías, de Gabriel Garcilazo, en donde imágenes provenientes de distintas culturas y épocas fueron adaptadas para dialogar en el contexto contemporáneo. Piezas precolombinas, jarrones, estructuras o códices nos hablarán del narco, del tráfico de personas, la venta ilegal de armas, las desapariciones de civiles e incluso de la arquitectura improvisada, nacida de la extrema pobreza en zonas olvidadas.

Esta muestra de entrada libre podrá verse hasta abril. Para más información sobre las actividades del Chopo visitar: www.chopo.unam.mx.

Memorándum y Distopías. Fotos: Juan Antonio López. Patrick Castrejón y Orson Esquivel (servicio social).