Cumple 45 años

Atiende el SUAyED a cerca de 30 mil alumnos

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Ha permitido el acceso a la educación a muchas personas que no pueden realizar estudios tradicionales

Mirtha Hernández, 02 de marzo de 2017

El Sistema Universidad Abierta y Educación a Distancia (SUAyED), que cumple 45 años de actividades, ha permitido acceder a la educación a muchas personas que no pueden ingresar al modelo presencial y al hacerlo ha cambiado sus vidas.

Así lo afirmó el secretario general, Leonardo Lomelí Vanegas, al presidir el inicio de los festejos de este sistema que actualmente atiende a cerca de 30 mil alumnos, quienes representan 15 por ciento de la matrícula de esta casa de estudios.

La conmemoración, agregó, servirá para reflexionar sobre su importancia en la educación superior nacional e internacional, así como sus expectativas.

En el Auditorio Alfonso Caso recordó que la implementación del Sistema Universidad Abierta (SUA) formó parte de una reforma universitaria impulsada por el exrector Pablo González Casanova, y que tenía el objetivo de proyectar a la UNAM hacia el futuro.

“Indudablemente fue un acierto, pues la creación de la modalidad a distancia representó una apuesta de futuro en la que la UNAM está dispuesta a perseverar. Es el esquema que tiene mayor potencial de crecimiento y será el que más transformaciones permitirá ejecutar en los métodos de enseñanza y la difusión del conocimiento a lo largo de este siglo”, aseveró.

Modelo y referencia

El secretario de Desarrollo Institucional, Alberto Ken Oyama, expuso que la universidad del siglo XXI es impensable sin la incorporación de las tecnologías de la información y de la comunicación para realizar la transmisión, generación, difusión y aplicación del conocimiento.

En la UNAM, prosiguió, ha sido y seguirá siendo una prioridad la combinación e innovación de métodos educativos, siempre preservando la calidad académica. En el Plan de Desarrollo Institucional 2015-2019 se le otorga un lugar prioritario al SUAyED para crear modalidades de enseñanza para el aprendizaje, la capacitación y la especialización a lo largo de la vida.

Se planea incrementar la oferta y calidad académica del sistema, generar nuevas opciones en el esquema abierto e impulsar la mixta en todos los niveles, entre otros.

“Se pretende colocar a la UNAM como una referencia y un modelo a seguir en la materia tanto nacional como internacional”, sostuvo Oyama.

En su oportunidad, el coordinador de Universidad Abierta y Educación a Distancia (CUAED), Francisco Cervantes, expresó que una de las características más sobresalientes del SUAyED es la inclusión social.

Por ello, en la ceremonia se presentó el video sobre la experiencia de Matías Santiago Alanís Álvarez, estudiante con capacidades diferentes, quien cursó la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública en este sistema y del que se tituló con mención honorífica.

Asimismo, Virginia Bello, alumna de la generación 1984-1988 de Ciencias de la Comunicación, y quien obtuvo la Medalla Gabino Barreda, compartió que prepararse en el SUAyED le posibilitó continuar trabajando y tener la experiencia de cursar estudios universitarios.

“Me permitió contar con título para poder hacer posgrados y dar clases en universidades privadas; afianzó mi amor por el conocimiento y el aprendizaje permanente”, dijo.

Al tiempo, confió en que la labor de excelencia de la CUAED llegue a más mexicanos, principalmente en estos tiempos en que la nación enfrenta complicados e inéditos desafíos.

Édgar Castro, Enrique Fernández, Enrique Graue, José Barbosa y Francisco Cervantes. Foto: Benjamín Chaires.

Ante la urgencia

El rector Enrique Graue Wiechers aseguró que las instituciones de educación superior nacionales podrían enfrentar una situación de emergencia ante las eventuales deportaciones de connacionales de Estados Unidos, pues se estima que en el programa de Acción Diferida para los Llegados en Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) hay cerca de 600 mil jóvenes, y 60 por ciento de ellos son de origen mexicano.

“Lo que se nos viene es muy serio, pues podrían expulsar a una cantidad considerable. Podríamos tener de repente a 400 mil aquí, en México, que requerirían alguna forma de continuar sus estudios y en las instituciones no tenemos, hay que decirlo con toda claridad, espacio para recibirlos.”

Al participar en el Diálogo entre Rectores: La Educación hacia el Futuro, apuntó: “Haremos todo el esfuerzo, lo estamos haciendo. La educación abierta podría responder de forma emergente a todos ellos, esperemos que no suceda así. El reto de tener que incrementar nuestra capacidad de educarlos puede ser en meses”.

En el evento, realizado en el marco del 45 aniversario del SUAyED, Graue Wiechers expuso que el reto se suma al problema interno de tener a cerca de siete millones de jóvenes (entre 18 y 22 años de edad) fuera de la educación superior, y de los que dos terceras partes son mujeres; ello, aunado al aumento de esa población.

La meta, prosiguió, era alcanzar 40 por ciento de cobertura en la educación superior para 2018, y actualmente se cubre 37 por ciento. Para lograr el objetivo sería necesario abrir 250 mil nuevos lugares anuales en este nivel de estudios.

“El país no tiene esta capacidad económica, y aunque la tuviera, tampoco se van a construir universidades al vapor. Que no nos quede duda, el crecimiento en la educación en los próximos 10 años deberá ser atendido mediante la educación a distancia”, enfatizó.

Oportunidad importante

También intervino el director general del Instituto Politécnico Nacional, Enrique Fernández Fassnacht, quien coincidió en que la educación a distancia puede ser una oportunidad importante para atender a los connacionales que sean deportados, con el propósito de que concluyan sus estudios de bachillerato o educación superior.

“No tendríamos posibilidad de atender a todos en el sistema presencial, ni siquiera repartiéndolos en todas las universidades”, subrayó.

Igualmente, puntualizó que para alcanzar la meta de 40 por ciento de cobertura en la educación superior la mitad de la matrícula tendría que atenderse en la educación abierta y a distancia. Por ello, también se pronunció porque México cree un sistema nacional de ésta y un marco normativo para articularla.

En el Auditorio Alfonso Caso, el rector a cargo de la Universidad Estatal a Distancia de Costa Rica, y presidente de la Asociación Iberoamericana de Educación Superior y a Distancia, Édgar Castro Monge, comentó que la educación a distancia es un elemento de inclusión social para quienes, por diversas razones, no han accedido a la presencial.

Pero, abundó, la oferta no sólo debe atender el acceso y la cobertura, sino también la equidad, la pertinencia, que los alumnos permanezcan estudiando, y la calidad académica.

Asimismo, en el conversatorio el rector de la Universidad Técnica Particular de Loja, Ecuador, José Barbosa Corbacho, destacó que hoy más que nunca se debe aprovechar que los jóvenes tienen en su vida cotidiana un amplio uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

El futuro del aprendizaje en el mundo, planteó, no está sólo en lo que se enseñe en las aulas, sino además en cursos abiertos y en los recursos educativos que se compartan en Internet.

“Los conocimientos están ahí, sólo se necesita una guía”, finalizó.