Cuenta con patente internacional

Desarrollan bioinsecticida contra el gusano cogollero

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Es un insecto plaga que causa pérdidas cercanas a los mil millones de dólares anuales en el mundo

Patricia López, 02 de marzo de 2017

Científicos del Instituto de Biotecnología (IBt) crearon un bioinsecticida contra el gusano cogollero del maíz (Spodoptera frugiperda), la plaga más destructiva de ese cultivo, con el que se siembra 40 por ciento de las tierras de México. Gracias a este desarrollo lograron en 2014 una patente por parte de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI, con sede en Suiza), en la dependencia receptora que esta institución tiene en la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos.

A 30 meses del trámite realizado, se eligieron los países que cubre la patente: México, Estados Unidos y el bloque europeo, amparado por la Oficina Europea de Patentes.

Actualmente, la patente conseguida por el equipo de la UNAM se encuentra licenciada a una empresa estadunidense que podrá explotarla comercialmente de dos formas: como planta transgénica o como bioinsecticida tipo espray. Este último es biodegradable, no contamina el ambiente ni el agua; por ello, es muy atractivo y tiene un futuro prometedor en todo el orbe.

La plaga causada por ese insecto es mundial, por eso desde el inicio se pensó en una protección internacional de la investigación. “Se encuentra en muchos territorios, sobre todo tropicales, en diversos tipos de maíz, arroz, soya y algodón”, subrayó Alejandra Bravo, quien encabeza al equipo universitario a cargo de este estudio, junto con Mario Soberón e Isabel Gómez.

Mutantes cien veces más potentes

En la agricultura, Spodoptera frugiperda es un insecto plaga con gran impacto comercial, pues causa pérdidas cercanas a los mil millones de dólares anuales en maíz en todo el planeta.

Para su combate “trabajamos con una bacteria llamada Bacillus thuringiensis, caracterizada por sintetizar unas proteínas tóxicas para los insectos que se ocupan en la agricultura desde hace más de 60 años para tener control de las plagas; sin embargo, no son lo suficientemente potentes”, reconoció Bravo.

Ante el panorama anterior, los biotecnólogos de la Universidad Nacional estudiaron cómo esas toxinas interaccionan con las membranas del insecto. Hallaron, a nivel molecular, cuáles son las regiones de la proteína que se relacionan con las proteínas del animal. “Esta labor básica nos sirvió de base para proponer estrategias de cómo mejorar la interacción”, señaló.

Objetivo y resultado de la investigación

El primer objetivo fue comprender cómo esta toxina mata al insecto y, ya que lo supieron, generaron una estrategia para mejorar su mecanismo de acción.

“Encontramos cuál es la región exacta de la toxina que se relaciona con el receptor. Hicimos mutantes en esa parte. Localizamos mutantes que mejoraban la interacción y se volvieron mucho más tóxicos, pues incrementan la toxicidad cien veces o más”, comentó.

Aunque las toxinas Cry1C y Cry1Ab de Bacillus thuringiensis son útiles en el control de estas plagas, son necesarias nuevas variantes más potentes y eficientes.

Esas nuevas variantes, más efectivas que cualquier otra toxina, tienen la capacidad de exterminar mejor el gusano, que se mete en el cogollo (planta que nace del grano cuando es pequeña y está formada de hasta seis hojas) y ahí crece, inhibiendo la producción de maíz. Es polífago (come muchas cosas) y por eso sus daños se extienden a los cultivos de arroz, soya y algodón.

“Es una plaga abundante y resistente a los insecticidas químicos. Por ello, con los mutantes se busca hacer un bioinsecticida a base de una proteína que, cuando el insecto se la coma, se una a las células del intestino y las destruya al hacer agujeros en éste. Es una toxina, pero específica para estos insectos. A los humanos, plantas y otros organismos no los afecta”, aclaró.

Finalmente, Bravo expresó que su interés principal sigue en el laboratorio y en las aulas del IBt. “A partir de entender procesos y generar conocimiento salen cosas, patentes y aplicaciones, pero lo que más nos interesa es el desarrollo de nuevos saberes y entrenar a estudiantes de alto nivel”.