Libro basado en códices prehispánicos

Nezahualcóyotl en la visión de León-Portilla

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La obra, un mosaico que reúne imágenes de varios documentos sobre el arquitecto, filósofo y poeta

09 de marzo de 2017

En la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería se presentó Nezahualcóyotl. Arquitecto, filósofo y poeta, el más reciente libro de Miguel León- Portilla, el nahuatlato más importante del país, que reúne una biografía del poeta y gobernador de Texcoco desde la visión de los códices prehispánicos.

Un Nezahualcóyotl enamorado que envió a la muerte al gobernador Cuacuauhtzin para casarse con su esposa Azcalxóchitl. Un Nezahualcóyotl que puso el destino de su hijo en manos de los tlatoanis de la Triple Alianza y la corrección de que Nezahualcóyotl no significa el coyote hambriento sino el coyote de la penitencia, son algunos de los temas que analiza en su texto.

Aunque la presentación del ejemplar en la feria del Palacio de Minería no contó con la presencia del también historiador emérito de la Universidad Nacional, estuvieron presentes dos de sus discípulos: Patrick Johansson y Juan Carlos Torres. El primero, encargado del Seminario de Cultura Náhuatl en la UNAM, y el segundo, asistente de investigación de León-Portilla desde hace 10 años.

El poeta texcocano.

Códices

El volumen es un mosaico de muchos códices, reúne imágenes del códice Xólotl esencialmente, aunque también hay del Tlotzin Ouinantzin y del Tepechpan, en el cual aparece la imagen de Nezahualcóyotl.

También hay una cantidad de información histórica, mitológica alrededor de la figura de este poeta emblemático y misterioso que, como todos los grandes personajes de la historia, tienen una mitificación.

En este texto, León-Portilla maneja bien la información para establecer lo cierto de lo que pudo haber sido imaginación, indicó Patrick Johansson.

En palabras del también estudioso de la lengua náhuatl es la primera vez que se edita un volumen que habla de Nezahualcóyotl y de León-Portilla, en una especie de paralelismo porque “reconozco al leer este libro a mi maestro en cada línea escrita, porque tanto mi maestro como Nezahualcóyotl son filósofos, y hay abstracciones filosóficas sobre la muerte y sobre el estar en la tierra”.

Al hablar de Nezahualcóyotl, añadió, León-Portilla habla de sí mismo, de su pasión por el mundo precolombino, por la lengua náhuatl y por el gran Nezahualcóyotl gobernador de la ciudad de Texcoco, es decir, el lugar donde se hablaba el náhuatl más puro y bello, según lo escrito por los propios frailes.

Es por ello que hay en el último capítulo 23 líricas del texcocano, que Patrick Johansson describió como “uno de los poetas de ese tiempo cuyo nombre conocemos y que manejó la lengua náhuatl con la más grande pureza y con un gran impacto en el contexto oral. Quisiera recordar que en el mundo indígena saber es sentir, un indígena considera que sabe, cuando siente”.

Nezahualcóyotl. Arquitecto, filósofo y poeta, editado por el Fondo Editorial del Estado de México, reúne en cuatro capítulos la vida, mitología y momentos desafortunados que vivió el príncipe de Texcoco.

“Para la biografía que se incluye en un capítulo consultamos 15 códices, sobre todo el Xólotl, pero lo interesante es que en este apartado León-Portilla refiere etapas complicadas de la vida de Nezahualcóyotl”, apuntó el investigador Juan Carlos Torres.

Por ejemplo, explicó, Miguel León- Portilla cuenta cómo Nezahualcóyotl de niño vio el asesinato de su padre por guerreros de Azcapotzalco, desde su escondite en unos matorrales. “Esa primera parte es narrada sólo con imágenes del códice Xólotl y es interesante ver cómo desde ese momento, desde tiempos prehispánicos, este gobernador se va mitificando”.

Otro aspecto de la vida del filósofo de Texcoco es cuando éste planea la muerte de Cuacuauhtzin, gobernador de Tepechpan, porque Nezahualcóyotl se enamoró de su prometida. “El poeta a edad madura conoció el amor verdadero y supo que la única manera de casarse con Azcalxóchitl era deshaciéndose de Cuacuauhtzin, y lo manda a una batalla con órdenes de que lo pusieran en la parte más difícil del combate. Entonces León-Portilla plasma las dudas y angustias que tuvo Nezahualcóyotl al tomar esa decisión y también cuenta la versión de Cuacuauhtzin cuando supo el plan del poeta y entonces, sabedor de su muerte, escribió cantos de su angustia”.

Por último, comentó otro episodio de la vida del filósofo que el autor refiere en el texto: la muerte de su hijo Tetzauhpiltzin. “Cuando éste crece tiene la afición por las armas y la guerra, lo cual le da miedo a Nezahualcóyotl porque dice que será mejor que su padre. Pero no sabemos qué pasó por la mente del gobernador pues no quiso resolver ese asunto sino dejárselo a los tlatoanis de la Triple Alianza: Motecuhzoma Illhuicamina y Totoquihuatzin, quienes decidieron darle la muerte”.