Ejemplo de entrega a la Universidad

Reciben 79 académicas el Reconocimiento Sor Juana

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

La distinción subraya la sobresaliente labor que han realizado en docencia, investigación y difusión de la cultura

Mirtha Hernández, 09 de marzo de 2017

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la Universidad Nacional entregó el Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz a 79 académicas por su sobresaliente labor en la docencia, la investigación y la difusión de la cultura.

En la ceremonia, encabezada por el rector Enrique Graue Wiechers, la directora del Instituto de Fisiología Celular, Marcia Hiriart Urdanivia, señaló que cada una de las galardonadas ha dedicado su vida a la institución y lo han hecho de manera notable.

En el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario, Hiriart Urdanivia recordó que en el Siglo de Oro Juana de Asbaje se enfrentó a mentalidades inflexibles y a una sociedad patriarcal que no admitía la libertad de pensamiento, especialmente en las mujeres. Sin embargo, la poeta de Nepantla reclamó su derecho a la educación y a la labor intelectual.

En el presente, prosiguió, las mujeres que optan por el saber siguen enfrentándose al menosprecio y a la descalificación, la hostilidad abierta y la resistencia silenciosa, así como a las diferencias en oportunidades para el desarrollo.

Aunque la Universidad es uno de los ámbitos en donde las diferencias de género son menos marcadas, y el desempeño académico de cada persona es el criterio de evaluación dominante, no se pueden ignorar las estadísticas que muestran que a igual actividad los hombres alcanzan niveles más altos de reconocimiento.

Ejemplo de ello es el Sistema Nacional de Investigadores, en el que las mujeres representan 35 por ciento; de ellas, 60 por ciento se ubica en los niveles iniciales y cinco por ciento en el nivel III. Asimismo, de los investigadores nacionales eméritos nombrados de 2010 a la fecha sólo 16 por ciento son mujeres.

Igualmente, expuso que aunque en algunas carreras la matrícula femenina ha sobrepasado a la masculina, al terminar sus estudios las egresadas no lograrán obtener plazas y salarios equivalentes a los de los varones.

Fotos: Juan Antonio López, Benjamín Chaires, Erik Hubbard y Francisco Parra.

En favor de la igualdad

Ante integrantes de la Junta de Gobierno, directores de facultades, escuelas, institutos y centros, así como de familiares de las galardonadas, la directora de Fisiología Celular destacó que la UNAM se adhiriera a la plataforma HeforShe de ONU Mujeres, que promueve la igualdad de género; además de crear un Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la institución, y declarara la cero tolerancia a los malos tratos. También, resaltó la reciente creación del Centro de Investigaciones y Estudios de Género para fortalecer la investigación en la materia.

“Todos los esfuerzos en favor de la igualdad de género en cuanto a derechos y justicia son importantes. La lucha feminista se da desde diversos ángulos, desde los movimientos que claman que ni una menos, y la gran manifestación feminista en contra del actual presidente de Estados Unidos, hasta las que hacen la teoría de género y las que de facto realizan trabajos tradicionalmente masculinos, y los hacen tan bien como ellos”, aseveró.

Sin embargo, apuntó Hiriart, aún falta por avanzar.

En muchos espacios no hay lugar para la maternidad, además de que la mujer desempeña el papel de cuidadora de sus esposos, parientes enfermos y los padres o suegros que envejecen. Esta tarea se realiza en plena carrera productiva.

“Se ha dicho que somos multitarea para justificar la exigencia social de atender varias cuestiones a la vez. La verdad es que nos cuesta tanto trabajo como a los hombres, y no es motivo de realización personal”, manifestó.

Hiriart se pronunció por abrir espacios para reflexionar cómo se puede apoyar a las jóvenes para que se reproduzcan sin culpas y sin perder las oportunidades laborales o de reconocimiento.

“Es indispensable aumentar la comunicación y discutir los problemas y las diferentes formas de verlos de acuerdo con el género. Algo que es innegable es que en todos los ámbitos en los que participamos las mujeres se enriquecen; se agregan puntos de vista distintos y muchas veces la mera tolerancia necesaria para la convivencia es una virtud. Tenemos la responsabilidad de aprender a trabajar juntos en todos los ámbitos de la vida pública, sin tener que escoger un papel u otro”, dijo.

El camino de la educación

María Josefina Segura Gortares, profesora de la Preparatoria 6, Antonio Caso, habló en nombre de las universitarias galardonadas y coincidió en que la equidad de género no es un tema resuelto.

“Tenemos que trabajar para que esto no se detenga ni retroceda, porque muchas mujeres en nuestro país y en el mundo aún viven en condiciones en las que la equidad en trato y oportunidades siguen siendo un sueño lejano y, aunque hay que protestar cuando sea necesario, el camino que veo con mayor claridad es la educación de las nuevas generaciones, para que se vean y traten como lo que son: parte de una misma especie que debe crecer en equidad y respeto mutuo”, expresó.

En los 150 años de la Escuela Nacional Preparatoria se ha trabajado en ese sentido, remarcó, y comentó que las universitarias condecoradas son ejemplo de lo que las mujeres pueden lograr cuando se les abren las puertas y se procura un ambiente propicio para su crecimiento.

“Recibir el Reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz representa un nuevo motivo de agradecimiento hacia nuestra institución, pues al galardonar año con año a académicas se reconoce la importancia de las mujeres para el cumplimiento de las labores sustantivas de la Universidad y también, ¿por qué no decirlo?, para nuestro país”, concluyó.