Joven honra sus raíces nahuas y se gradúa con honores

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Alejandra Sánchez Galicia es originaria de Milpa Alta

Diana Saavedra, 13 de marzo de 2017

Foto: Francisco Cruz.

Las historias que su abuela le contó de pequeña sobre nahuales, brujas y aparecidos fueron la inspiración para que la joven nahua Alejandra Sánchez Galicia obtuviera el título de licenciada en Lengua y Literaturas Hispánicas con mención honorífica.

Graduada de la Facultad de Filosofía y Letras, fue apoyada por el Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC).

Proveniente de una familia originaria de Milpa Alta, donde su abuela y su padre aún hablan el náhuatl, realizó su tesis sobre la figura de los nahuales y las narraciones tradicionales tanto en su lugar de origen como en Xochimilco.

“Fue mi abuela paterna la que me delegó esa responsabilidad tan grande. Recuerdo que tenía ocho o nueve años cuando me dijo: te cuento esto porque tú, cuando seas más grande, se lo vas a contar a más personas para que sepan y conozcan sobre su cultura y su comunidad”, recordó.

Aunque ella ya no aprendió a hablar la lengua, dice que su padre, sus tíos y su abuela acostumbran contar chistes en náhuatl que los nietos no comprenden.

A su padre, reflexionó, le tocó crecer en una época en la que vestían calzón de manta, calzaban huaraches y antes de ir a estudiar debían ayudar a su madre a ganarse el pan de cada día.

Para ellos era un trauma muy fuerte tener que soportar las burlas de los capitalinos por su condición humilde. Esta es la razón, afirmó, de que a ella no le enseñaran su lengua nativa, aunque esto no le impidió sentir un gran orgullo por ser nahua, como lo muestran los nombres que puso a sus tres hijos: Chimal (14 años), Ehécatl (12 años) y Xocoyotzin (10 años).

Luego de terminar la preparatoria, Alejandra dejó de estudiar y formó una familia, pero después pensó que era importante terminar una carrera universitaria, por lo que al encontrar la convocatoria del PUIC en los pasillos de Filosofía y Letras decidió pedir el estímulo para seguir adelante.

“Me apoyaron muchísimo porque ser mamá, trabajar, estudiar, hacer tareas, llevar todos los quehaceres que corresponden a la escuela de los chicos, no solamente lo de una… Fue difícil, pero la beca me sirvió muchísimo”, comentó.

Relatos

Los nahuales en las narraciones orales de los pueblos originarios del sur de la Ciudad de México son el tema de su tesis, en la que reunió una serie de relatos que permiten al lector adentrarse en un mundo donde la cultura prehispánica se mezcla con la española.

Sus sinodales la felicitaron y la invitaron a seguir con los estudios de maestría, además de publicar las historias que obtuvo de los pobladores.

Orgullosos, Mario Sánchez Silva y Elia Galicia Torres acompañaron a su hija y nietos en su examen profesional y, tras la ceremonia, Mario le dijo en náhuatl: “Mi corazón está contigo”.