Persona de la élite maya

Analizan osamenta de mujer en Tlailotlacan, Teotihuacan

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Investigadores del Servicio Arqueomagnético Nacional determinaron que vivió entre los años 570 y 660 d.C; presenta una gran cantidad de modificaciones corporales

Isela Alvarado, 16 de marzo de 2017

La osamenta encontrada en 2014 en el sitio arqueológico de Tlailotlacan, en Teotihuacan, probablemente pertenezca a una persona de la élite maya que vivió entre los años 570 y 660 d.C; tenía entre 35 y 40 años de edad al momento de su deceso y presenta la mayor cantidad de deformaciones y modificaciones corporales intencionales, así como elementos únicos de prestigio, localizados hasta ahora en esa antigua urbe.

Hallados en el piso del Cuarto 2 del Entierro 13, en posición estirada boca arriba (decúbito dorsal extendido) los restos de la mujer estaban acompañados de una ofrenda de 19 piezas de cerámica, las cuales fueron estudiadas recientemente por investigadores del Servicio Arqueomagnético Nacional (SAN) del Instituto de Geofísica –con sede en Morelia, Michoacán–, a cargo de Avto Gogichaishvili, Juan Morales y Ana Maria Soler.

Los universitarios analizaron las magnetizaciones termorremanentes adquiridas por los minerales magnéticos, magnetita y hematita presentes en la cerámica, durante el enfriamiento de las vasijas posterior a su fabricación o última utilización para determinar su temporalidad.

Con esta técnica arqueomagnética es posible establecer la intensidad absoluta del campo magnético de la Tierra al momento de fabricar las vasijas, pues éstas se elaboran con arcillas que contienen partículas de óxidos de fierro y de titanio. Así, los investigadores precisan la capacidad de su magnetización y la comparan contra un registro ya fijado para estimar la época en la que vivió el individuo que las poseía.

Basados en consideraciones arqueológicas y el estilo de la cerámica, los arqueólogos reportaron una temporalidad temprana, entre los años 350 a 400 d.C; sin embargo, destacó Avto Gogichaishvili, “nuestro procedimiento permitió definir una temporalidad más tardía, entre los años 570 y 660 d.C”.

Por el lugar donde se localizó, “inferimos que pudo ser una persona de élite proveniente del sur de Mesoamérica (Oaxaca o la zona maya)”, agregaron Verónica Ortega y Jorge Archer, arqueóloga y antropólogo físico de la zona arqueológica de Teotihuacan.

La datación de la osamenta de la mujer de Tlailotlacan apunta a la misma temporalidad de Álvaro, los restos de un hombre encontrados en la zona de Cuitzeo, Michoacán, con tratamiento dental complejo y datados también por los académicos de esta casa de estudios.

Avto Gogichaishvili sugirió que “esta conexión da la pauta para suponer que ambos vivieron durante una época de desarrollo en tratamientos terapéuticos dentales en la región mesoamericana”, pues ella tenía una protesis dental de jadeíta en uno de los incisivos centrales inferiores.

“Esto es un hallazgo único”, apuntó Ortega, quien informó que también se identificaron otras modificaciones dentales en los incisivos centrales superiores, con incrustaciones de pirita, para lo cual –según los arqueólogos– se requirió de un taladrado en el esmalte, una técnica reportada principalmente en la zona maya de Petén en Guatemala.

Además, presenta una deformación intencional del cráneo (modificación cefálica intencional de tipo tabular con compresión frontal-occipital, nuca) que no es común en la población teotihuacana.

En cuanto a las vasijas de la ofrenda, colocadas del cráneo a la pelvis, se determinó que 17 fueron elaboradas en Teotihuacan y eran del tipo de piezas utilizadas en actividades cotidianas, mientras que las otras dos fueron llevadas del sur de Mesoamérica (en el área que ahora comprende la costa del Golfo de México –a la altura de Veracruz– y los valles centrales de Oaxaca).

Tlailotlacan es un vecindario teotihuacano localizado a tres kilómetros al poniente de la Calzada de los Muertos; ahí se han encontrado, desde hace más de cinco décadas, vestigios prehispánicos que indican la residencia de personas con costumbres y tradiciones originarias de otras urbes como Monte Albán, en Oaxaca; Kaminaljuyú, en Guatemala, y Matacapan, Veracruz. Desde 2008 se han excavado ocho conjuntos arquitectónicos que formaban un vecindario en el que convivían diferentes familias que compartían el espacio doméstico. En el subsuelo de la mayoría de las habitaciones había tumbas y en una de ellas se ubicó el Entierro 13.