Requiere antídotos seguros y eficaces

Alianza tripartita para dotar de antivenenos a África

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El Instituto de Biotecnología, la Sociedad Africana de Venenología y el Instituto VIPER de la Universidad de Arizona se asociaron para enfrentar la actual crisis en ese continente

23 de marzo de 2017

En África hay una severa escasez de antivenenos a precio justo y de personal capacitado para utilizar los tratamientos diseñados para salvar a las víctimas de mordeduras de serpientes venenosas. Esta situación causa la pérdida de unas 150 mil vidas en todo el mundo, cada año.

Para afrontar el problema anterior recientemente se constituyó una alianza internacional de expertos de México, Estados Unidos y África para analizar el tema, generando un proyecto para mejorar el acceso a antivenenos de calidad y salvar vidas en regiones con alta incidencia de mordeduras de serpiente.

La unión está integrada por el Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM, la Sociedad Africana de Venenología (SAV–ASV por sus siglas en francés) y el Instituto de Inmunología, Farmacología y Respuesta a Emergencias (VIPER por sus siglas en inglés) de la Universidad de Arizona (UA).

La mordedura de la cobra Naja melanoleuca puede inducir un severo envenenamiento neurotóxico.

Videos educativos

Los socios de la alianza se encuentran desarrollando una serie de videos educativos, con subtítulos en inglés, francés y español, para capacitar a los profesionales de la salud de ese continente acerca del uso adecuado de los antivenenos y las mejores prácticas para el cuidado de pacientes.

Un módulo preliminar está disponible en línea en francés (https://vimeo.com/channels/venimologie), inglés (https://vimeo.com/channels/venimology) y español (https://vimeo.com/channels/venenologia).

También se trabaja con gobiernos africanos, la industria y otros colaboradores para diseñar e introducir tratamientos con antivenenos de alta calidad y precio justo en el África subsahariana.

“En resumen, el mundo carece de suficientes antivenenos para aquellos que más lo necesitan; la mayoría de los médicos carecen de entrenamiento para utilizarlos y su costo es extremadamente alto”, dijo Leslie Boyer, directora del Instituto VIPER de la UA. “La solución al problema requiere del esfuerzo simultáneo de médicos, pacientes, ministerios de salud y compañías farmacéuticas”, añadió.

Garantizar que la región subsahariana cuente con suficiente antiveneno de precio justo también beneficiará a Estados Unidos y otras naciones occidentales. “Estados Unidos necesita una forma legal y asequible para obtener antivenenos eficientes y efectivos para tratar los raros casos en que nuestros ciudadanos sean mordidos por serpientes exóticas”, explicó Boyer.

Achille Massougbodji, presidente de la Sociedad Africana de Venenología, indicó que unos cinco millones de personas son mordidas por serpientes venenosas cada año en todo el planeta, de las cuales mueren cerca de 150 mil; 20 mil fallecimientos ocurren en el África subsaharina, con cien mil discapacitados por pérdida funcional del miembro afectado.

La situación, recalcó, “es especialmente grave en el África subsahariana, donde hemos tenido escasez de antiveneno de buena calidad durante muchos años. Los miembros de la SAV están trabajando para reducir el número de personas que mueren o quedan discapacitadas, pero necesitamos antivenenos seguros y eficaces”, alertó.

Fotos: Universidad de Arizona.

Hechos en México

Alejandro Alagón, investigador del IBt de la UNAM, mencionó que desarrollar y fabricar un buen antiveneno para una región como la referida depende de una excelente colaboración y comunicación.

“Debemos saber exactamente qué venenos de serpientes utilizar, qué tan grande es la dosis que se requiere y cuáles son las condiciones de almacenamiento para su conservación. Para ser efectivos, el grupo que conforma la alianza de biotecnología necesita tener la mejor información posible de los expertos en África.”

Los antivenenos desarrollados por Alagón y sus colegas (como parte de la alianza establecida) son usados actualmente para tratar a mil pacientes por día en todo el planeta.

“La tecnología moderna hace posible fabricar cantidades suficientes de antivenenos termoestables de alta calidad, pero las condiciones del mercado en aquel continente pueden ser muy difíciles. La certificación de buenos productos por autoridades confiables y las compras a gran escala por parte de los gobiernos han ayudado a mejorar la calidad y los costos”, señaló Juan López de Silanes, presidente de Inosan Biopharma, fabricante de antivenenos para África, Europa y América del Norte, incluyendo un antiveneno para serpiente coralillo actualmente en ensayos clínicos en los Estados Unidos.

“Incluso un antiveneno certificado de alta calidad no salvará vidas a menos que se use adecuadamente”, agregó Boyer.

“La buena capacitación de los médicos, enfermeras, profesionales de la salud y el público tiene que ocurrir con anticipación, porque una mordedura de serpiente mal manejada puede matar al paciente en cuestión de horas. La posibilidad de que los médicos traten una mordida de cobra o mamba de manera efectiva es doblemente difícil en Norteamérica, donde por tener un número muy limitado de casos, los equipos médicos están menos preparados que en África”, sostuvo.

Documentales

Para ayudar a resolver estos desafíos, la alianza internacional para el tratamiento de mordedura de serpientes se ha asociado con Ray Morgan, productor de la serie de documentales The venom interviewsLas entrevistas venenosas–, en las que se detallan las actividades de herpetólogos de Estados Unidos involucrados en la investigación y en la obtención de venenos.

Conjuntamente, el grupo está produciendo una serie de videos cortos de capacitación que estarán disponibles a lo largo de los siguientes meses. “La tecnología de comunicación de hoy en día permite a los expertos internacionales compartir información rápidamente, en cualquier parte del orbe. Médicos, científicos, representantes gubernamentales y empresas de África, México y Estados Unidos pueden trabajar juntos como nunca antes, y publicar sus conocimientos en línea, donde colegas y estudiantes pueden encontrarlos rápidamente tanto en inglés, francés como en español”, explicó Morgan.

El médico y epidemiólogo Jean- Philippe Chippaux, fundador de la SAV-ASV, apuntó que “trabajando juntos y aplicando las tecnologías modernas de comunicaciones y fabricación, podemos superar el círculo vicioso de la escasez de antivenenos que ha plagado al África subsahariana durante décadas”.

Concluyó que “una de las mayores necesidades es la capacitación del personal de salud en todos los niveles. La SAV–ASV está entusiasmada por compartir su saber con el Instituto de Biotecnología de la UNAM y el Instituto VIPER de la UA y crear un conjunto de módulos para el beneficio de los profesionales médicos en ese continente y en todo el mundo”.