Reconocimiento de la Asamblea Legislativa del DF a los universitarios Manuel Perló y Alicia Ziccardi

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El galardón, distinción a trayectorias individuales e institucionales

   
 

Manuel Perló

Correspondencia añeja entre la Universidad y la Ciudad de México

Leonardo Frías, 24 de abril de 2017

Foto: Fernando Velázquez.

El tono esmeralda en su mirada se reforesta cuando evoca un par de sitios favoritos en la Ciudad de México, aquellos a los que denomina patria chica, “donde crecí, donde aprendí a andar en bicicleta, a degustar frituras, jícamas”. Uno es la colonia Hipódromo Condesa, y el otro el Centro Histórico, “tan lleno de historia profunda, que he disfrutado y padecido”, dijo Manuel Perló Cohen, director del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS).

Justo en ese corazón urbano, en el recinto ubicado en la esquina de Donceles y Allende, mañana el investigador universitario recibirá la Medalla al Mérito Ciudadano 2017 otorgada por la Asamblea Legislativa (ALDF), “por sus aportaciones que han dado beneficios en las diversas áreas del conocimiento humano y acciones de trascendencia social para los habitantes de la Ciudad de México”.

Es un reconocimiento a trayectorias individuales, manifestó Manuel Perló, pero también a las instituciones que han permitido, a lo largo de muchos años, que podamos desarrollar investigaciones y soluciones sobre temas que atañen a esta urbe, con conocimiento, docencia y formación de recursos.

Añeja relación

La relación entre la hoy Universidad Nacional y la Ciudad de México, comentó el titular del IIS, se remonta a 1553, cuando empieza a funcionar la Real Universidad de México y se inicia, refirió, una amistad de siglos, que tendrá momentos muy importantes, por lo que no puede entenderse la historia de la Universidad sin la Ciudad de México y viceversa.

Desde 1901, añadió, es mucho más intensa y a partir de 1920 es un vínculo de intercambio bajo el rectorado de José Vasconcelos. Más adelante se desarrolla el conocimiento de la ciudad, de la producción de investigaciones y el aporte para resolver los problemas de ésta. No hay un solo aspecto de la capital del país que no haya sido examinado desde hace muchas décadas por la UNAM y estas contribuciones han sido fundamentales para enfrentar situaciones.

Estudios sobre la Ciudad

Uno de los brazos de conocimiento e investigación con los que cuenta la UNAM para el estudio y aporte de soluciones a la CdMx, resaltó Perló Cohen, es el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad (PUEC), el cual fue creado en 1994 y que encabezó de 2000 a 2009.

“También es un reconocimiento al programa que desde su creación tuvo la misión de ayudar a resolver problemas de la urbe. Pero igualmente es una distinción a la institución en general, a la UNAM, porque como investigadores nos nutrimos de otras disciplinas, de lo que realizan historiadores, filólogos, ingenieros, geofísicos, sismólogos: no hay nada de la vida de esta ciudad que no haya sido analizado en forma detallada por nuestros académicos”, destacó.

Además, apuntó Perló, hay otros investigadores universitarios que es pertinente mencionar, que han participado en el área de estudios urbanos regionales del IIS y que han hecho contribuciones relevantes, como Guillermo Boils, Margarita Camarena, Héctor Castillo Berthier y Antonio Azuela, entre otros.

Retos

Al plantear las múltiples problemáticas y los retos que tiene la Ciudad de México, el director del IIS los agrupó en tres grandes segmentos: 1) Recursos e infraestructura, la conservación de nuestro entorno; 2) Economía sólida, con la cual los capitalinos puedan tener una forma de subsistencia digna, que permita incorporar a los jóvenes y paliar la inequidad y la desigualdad; y 3) Reto social y político, es decir mejores formas de organización política y administrativa, con reglas muy bien establecidas y equitativas que pueden estar ya incluidas en la Constitución de la CdMx.

 
   

Alicia Ziccardi

La capital del país, entre desventuras y alegrías constantes

Diana Saavedra, 24 de abril de 2017

Foto: archivo Gaceta UNAM.

Como una amiga que está siempre en los buenos y malos momentos, Alicia Ziccardi Contigiani ha compartido sus alegrías y desventuras con la Ciudad de México, por lo que la Asamblea Legislativa le entregará la Medalla al Mérito Ciudadano.

El motivo son los múltiples aportes que la especialista del Instituto de Investigaciones Sociales ha realizado desde que llegó a México en 1979.

Al realizar sus estudios de maestría y doctorado en la UNAM, decidió formar una familia con un mexicano; y vivió uno de los mayores sustos de su vida al enfrentar, como todos los capitalinos, el sismo de 1985 que marcó a todo México para siempre.

Ella puede recordar perfectamente el ambiente de desolación y muerte que se vivió entonces, por lo que sus primeros trabajos en el país se centraron en la protección de la ciudadanía que se vio afectada.

Así lo prueban trabajos como Política de vivienda para un espacio destruido (1986) o Casa a los damnificados, dos años de política habitacional en la reconstrucción (1988), entre muchos otros en los que narra las experiencias vividas.

Fue una de las especialistas universitarias que acudió a los sitios para elaborar censos y buscar que los afectados recibieran un nuevo hogar luego de la tragedia.

Con el tiempo, la exdirectora del Programa Universitario de Estudios de la Ciudad (PUEC) ha continuado revisando de cerca los problemas que aquejan a la Ciudad de México y ofrecido recomendaciones a las autoridades para mejorar las condiciones de la sociedad mexicana.

Hoy, Ziccardi sabe que la ciudad ha cambiado demasiado, pero que aún falta mucho por hacer, por lo que durante los últimos ocho años trabajó al frente del PUEC realizando estudios y sugerencias a las autoridades para garantizar al ciudadano el derecho al espacio público, así como revalorar las historias de las mujeres trabajadoras en la capital, por ejemplo.

Un rasgo persistente en la CdMx, reflexionó, es la desigualdad; la situación de vida de quienes habitan lo que fue el Distrito Federal enfrenta grandes contrastes.

De la tragedia del 85 a la actualidad, Ziccardi Contigiani ha sido testigo de transformaciones muy importantes en la imagen urbana con los grandes edificios, los arquitectos famosos, garantizar un consumo para las élites.

Pero no se han podido erradicar los altos niveles de pobreza que tiene la ciudad, reconoció la investigadora universitaria.

“Ese proceso de integración entre un proyecto neoliberal, de modernización de toda su infraestructura para adecuarla a los requerimientos de una economía global, no tuvo como correlato, necesariamente, mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos en los sectores populares”, afirmó.

Se han hecho múltiples esfuerzos y es algo que hay que reconocer, pues la metrópoli ha sido innovadora en materia de recursos sociales, pero garantizar inclusión por el trabajo o los servicios no es suficiente, añadió.

Situaciones de conflicto

La falta de una política de desarrollo urbano dirigida a disminuir las desigualdades es el principal problema en la CdMx, pues éstas generan situaciones de conflicto confrontando diariamente las condiciones en las que viven algunos versus las dificultades de los sectores populares para conseguir un trabajo, trasladarse a él, para que los jóvenes tengan oportunidades, etcétera.

Se necesitan, consideró, políticas mucho más dirigidas a generar empleos, lo que determina cuál es la calidad de vida de la gente.

“La UNAM siempre es merecedora de recibir reconocimientos, hay muchos investigadores que hacen una gran labor. Éste es para la UNAM, el Instituto de Investigaciones Sociales y el PUEC.”