Foro internacional en Chile

Responsabilidad del Estado, la educación superior: el rector

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Con autonomía de decisiones, sin injerencias externas y con financiamiento público enfrentamos el presente y nos proyectamos hacia el futuro

24 de abril de 2017

Santiago de Chile.- El financiamiento de la educación superior es responsabilidad del Estado, que también debe entender que la educación pública de calidad tiene que ser gratuita mientras las desigualdades sociales persistan, dijo el rector Enrique Graue Wiechers, en la Universidad de Chile.

“Con autonomía de decisiones, sin injerencias externas y con financiamiento público nos enfrentamos al presente y nos proyectamos hacia el futuro”, señaló ante rectores de instituciones de educación superior de América Latina y el Caribe.

Los ingresos de las universidades públicas, prosiguió, deben estar sujetos a la transparencia y la rendición de cuentas, al tiempo que reconoció que no son tiempos fáciles para estas entidades, pues las condiciones económicas no son propicias para su crecimiento.

Sin embargo, es indispensable la formación que dan para que sus sociedades participen en el mundo actual, el cual resulta dinámico y competitivo. “El Estado debe entender que la educación pública de calidad debe ser gratuita mientras las desigualdades sociales persistan”, remarcó.

Al intervenir en el Foro Internacional Impacto y Trascendencia de la Universidad Pública en América Latina: hacia un Modelo de Universidad Pública Regional de Cara a los Procesos Sociales Emergentes, hizo un recuento de la historia de la UNAM y su proceso evolutivo para consolidarse como una institución autónoma, pública y laica.

Foto: Benjamín Chaires.

Lecciones históricas

En su ponencia, La Autonomía Universitaria: Lecciones Históricas y Proyección Social, expuso que como otras instituciones latinoamericanas la Universidad Nacional albergó en su seno movimientos estudiantiles que buscaron su autonomía: para gobernarse a sí misma, lograr la libertad de cátedra, mantener diferencias frente a acciones totalitarias del Estado y pugnar por la gratuidad, lucha que permanece vigente.

La autonomía en las universidades públicas, añadió, no es un concepto único, pero es la historia de su relación con el Estado en diferentes contextos sociales.

Graue Wiechers reconoció que entre los problemas que enfrenta la educación superior están el desempleo, subempleo y la precariedad laboral de los jóvenes, que en algunas regiones han tenido como respuesta el chauvinismo. Además, el crecimiento de la información hace necesaria una educación permanente y complementaria.

Finalmente, insistió en que la educación como motor de desarrollo es una obligación del Estado, porque a mayor nivel educativo hay mayores ingresos, más capacidad de desarrollo social, mayor posibilidad de entender y tolerar las diferencias y las diversidades, así como de vivir en un mundo sustentable.

APOYO A ESTUDIANTES EN EU

Santiago de Chile.– A propuesta del rector Enrique Graue Wiechers, la Red de Macrouniversidades de América Latina y el Caribe –que reúne a los rectores y representantes de las 37 instituciones públicas más emblemáticas de la región– manifestó su total repudio a las políticas xenófobas y discriminatorias promovidas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, las cuales atentan contra los derechos humanos y la dignidad de las personas.

Durante la VIII Asamblea de Rectores, celebrada en la Universidad de Chile, la Red expresó su solidaridad y apoyo a los más de 800 mil alumnos latinoamericanos y caribeños que cursan estudios en universidades de la Unión Americana, y quienes con el tiempo pudieran resultar perjudicados con las medidas inmigrantes impulsadas por el gobierno estadunidense.

“De estos 800 mil muchachos que están bajo el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, cerca de 520 mil son mexicanos y los otros latinoamericanos. Los rectores expresaron su solidaridad con los estudiantes mexicanos y latinoamericanos que se encuentran en esta situación”, comentó Graue.

Entre las instituciones que participan en la Red se encuentran las universidades de Sao Paulo y la Estatal de Campiñas, de Brasil; la de Chile; de Buenos Aires, Argentina, así como la de La Habana, Cuba.

La UNAM obtuvo la sede de la IX Asamblea de la Red a celebrarse en 2018.