Manufactura Aditiva y Digitalización 3D

Laboratorio nacional de vanguardia en la UNAM

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Se impulsa la investigación científica en las áreas de ingeniería, biodiversidad terrestre y acuática y paleontología, entre otras

Laura Romero, 02 de mayo de 2017

El rector Enrique Graue Wiechers inauguró formalmente el Laboratorio Nacional de Manufactura Aditiva, Digitalización 3D y Tomografía Computarizada (MADiT), con sede en el Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET).

Se trata de un espacio único en el país donde se impulsa la investigación científica de vanguardia en áreas como ingeniería, biodiversidad (terrestre y acuática), paleontología y de desarrollo de equipo y procesos biomédicos y médicos por medio de la investigación, el avance tecnológico y el acceso a infraestructura de manufactura aditiva de polímeros, cera y metales, así como de sistemas de moldeo por vacío, digitalización de superficies con escáneres láser y tomografía computarizada por rayos X.

Foto: Benjamín Chaires.

En la apertura, el director del CCADET, Rodolfo Zanella Specia, recordó que aquél tiene como antecedente histórico al Laboratorio Universitario de Ingeniería de Diseño y Manufactura Aditiva.

En 2014 se sometió la propuesta de creación del Laboratorio Nacional que fue respaldada por el Conacyt; posteriormente, en 2016 y 2017, también se recibió apoyo de ese consejo, así como de la Secretaría Administrativa y la Coordinación de la Investigación Científica de la UNAM.

Después de un proceso de readecuación de espacios, refirió, se inauguró este laboratorio que ha apoyado la investigación y el desarrollo tecnológico de la UNAM y de instituciones públicas y privadas de México.

Capa por capa

En las instalaciones del MADiT, su coordinador, Leopoldo Ruiz Huerta, explicó que la manufactura aditiva es un proceso de unión de materiales, típicamente capa por capa, para fabricar objetos a partir de un archivo digital y de manera automatizada; también se le conoce como impresión 3D.

Ahí, además se aborda el tema de tomografía computarizada que proviene del área médica, con equipos que captan diferencias de densidad. “La tenemos porque nos interesa analizar cómo en estos procesos de unión de material las interfaces generan o no continuidad, con manufactura aditiva”.

Es un lugar de investigación donde interesa conocer la interacción que ocurre entre los materiales, los procesos y la geometría, con la finalidad de ofrecer soluciones científicas y a la sociedad en general, precisó el especialista.

El MADiT se convirtió en un laboratorio nacional en 2014 y su objetivo no ha variado desde su creación: promover la indagación científica y la formación de recursos humanos. Su quehacer se centra en determinar cuál es el desempeño que puede tener cualquier componente elaborado por manufactura aditiva.

Se colabora con otras entidades universitarias o instituciones, entre ellas el Tecnológico de Monterrey (campus Monterrey), la Universidad Autónoma de Yucatán, el Hospital General de México e, incluso, con instancias del extranjero, de Estados Unidos, Sudáfrica, y, en especial, con el centro tecnológico Prodintec, en España, donde como laboratorio invitado participó en la definición del mapa de ruta de lo que será la manufactura aditiva en el mundo durante los siguientes 15 años.

Además de la formación de recursos humanos, el MADiT ofrece servicios, expresó Leopoldo Ruiz, ayudando a los solicitantes a determinar si el proceso y el material que han seleccionado es el adecuado para lo que se requiere.

RESULTADOS RELEVANTES

El laboratorio ya tiene resultados relevantes: en colaboración con el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología se ha trabajado en la digitalización de una pared con huellas fósiles, en Puebla; con Fisiología Celular se realizó un pequeño dispositivo para instalarlo sobre la cabeza de ratas, y con farmacéuticas alemanas se desarrolló un simulador de esófago y de estómago.

En 2014, con el Hospital General de México, se modificó el proceso de manufactura de implantes de polimetilmetacrilato, con lo que se redujo el tiempo para su obtención, de 35 días a 15 horas. La tecnología se transfirió a una empresa en Guadalajara.

Durante su visita al CCADET, el rector conoció el Aula del Futuro, un proyecto interdisciplinario que propone y estudia el diseño de espacios educativos enriquecidos con tecnología, y caracterizado porque se responde a la pregunta de qué nuevas dinámicas se quieren propiciar en los alumnos y con qué fin.

Igualmente, un desarrollo tecnológico: TOCO-UNAM, el topógrafo corneal portátil para la medición de la superficie anterior de la córnea.