Comarca Minera de Hidalgo y Mixteca Alta de Oaxaca

La Unesco da calidad mundial a dos geoparques mexicanos

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Se ubican dentro de los cuatro primeros de Latinoamérica, junto a dos sitios en Brasil y Uruguay

08 de mayo de 2017

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró geoparques mundiales a la Comarca Minera, en Hidalgo, y a la Mixteca Alta, en Oaxaca, ubicándolos entre los primeros cuatro de Latinoamérica, junto a dos sitios de Brasil y Uruguay.

Lo anterior fue respuesta a la recomendación que hizo el Consejo de la Red Mundial de Geoparques de ese organismo internacional (que hoy en día, sólo en el viejo continente, cuenta con 69 geoparques en 23 países) para que el Consejo Ejecutivo otorgara su aprobación final y la declaratoria respectiva. La nominación tendrá vigencia por cuatro años, tiempo en el cual deberán consolidarse ambas iniciativas para mantenerse dentro de la red global.

Así, estos proyectos –asesorados e impulsados por los institutos de Geofísica y Geografía de esta casa de estudios, respectivamente– se sumaron a la lista de Geoparques Mundiales del Programa Internacional de Ciencias de la Tierra y Geoparques, que incluye 120 sitios distribuidos en 32 naciones.

A pesar de ser la primera vez que México participa en esta evaluación, es un éxito que los dos proyectos sometidos hayan sido dictaminados favorablemente, con lo que el país se pone en la vanguardia en América Latina.

Se presentaron muchas solicitudes, de las cuales sólo 18 recibieron una evaluación in situ. De esas, 10 fueron aprobadas: cuatro de China, dos de México y una de Irán, Corea del Sur, Francia y España.

Riqueza geológica y cultural

Los geoparques son una iniciativa reciente en el mundo. Iniciaron a finales del siglo pasado y se formalizaron con la creación de la primera red en Europa, en el año 2000, con cuatro integrantes: España, Francia, Alemania y Grecia.

Su objetivo es promover y dar a conocer el patrimonio geológico y su importancia, y al mismo tiempo, su relación con la sociedad, pues contribuyen al crecimiento de la economía local y al impulso de la ciencia y la educación.

Para que el proceso anterior concluyera de manera propicia para nuestra nación, en colaboración con autoridades municipales y estatales, la Comarca Minera y la Mixteca Alta fueron sometidas a evaluación en noviembre de 2015. Luego de pasar ese primer filtro se avanzó a la etapa de visita de expertos internacionales, en junio de 2016 en Hidalgo, y en julio en Oaxaca.

Los especialistas hicieron una valoración extensa que incluyó entrevistas con los actores involucrados, y elaboraron un informe que fue sometido al Consejo de la Red Mundial de Geoparques. De ese modo, en septiembre pasado, en Torquay, Reino Unido, se hizo una estimación completa de los dos sitios y se emitió una recomendación al Consejo Ejecutivo de la Unesco, que ratificó la decisión técnica.

HIDALGO

El geoparque, que incluye una red de 31 geositios articulados en georrutas, permite dar a conocer a los visitantes un geopatrimonio excepcional, cuyo eje temático es la minería de la plata en el distrito minero de Pachuca–Real del Monte, que abarca un área de mil 848 kilómetros cuadrados.

Se localiza en la parte centro-sur del estado y comprende nueve municipios: Atotonilco el Grande, Epazoyucan, Huasca de Ocampo, Mineral de la Reforma, Mineral del Chico, Mineral del Monte, Omitlán de Juárez, Singuilucan y Pachuca de Soto. La población total del territorio es de cerca de 500 mil habitantes, distribuidos en 454 núcleos de población.

La Comarca Minera se caracteriza por un geopatrimonio sobresaliente, que incluye los cuatro aspectos considerados de relevancia internacional: el sistema epitermal (Ag–Au) de Pachuca–Real del Monte, uno de los más grandes de mundo; la localidad tipo (en el Cerro San Cristóbal de Pachuca) de la tridimita y la cristobalita; los basaltos con disyunción columnar de Huasca de Ocampo, así como obras mineras diversas.

OAXACA

El geoparque comprende nueve municipios ubicados en el occidente del Estado de Oaxaca en una de las regiones culturales más importantes de Mesoamérica y de México, con una población predominantemente indígena. Tiene una extensión de 415 kilómetros cuadrados, siendo el municipio sede Santo Domingo Yanhuitlán.

Su paisaje es el resultado de una interacción entre la naturaleza, en particular de los aspectos geológicos, y la sociedad. El uso milenario del suelo y el desarrollo agrícola relacionado con el crecimiento demográfico en la época prehispánica ha resultado en un impresionante paisaje en donde diversas formas de erosión permiten comprender procesos que modelan la superficie terrestre y han dado lugar a relieves espectaculares de particular interés.

La herencia cultural y natural es evidente: zonas arqueológicas, iglesias y conventos virreinales del siglo XVI, así como extensas superficies de vegetación natural se conjugan con la geología y las formas del relieve que constituyen paisajes únicos.

Fotos: cortesía de la Secretaría de Turismo y Cultura de Hidalgo y Felipe D. Guzmán.