El rector recibió a la comisaria de Comercio de la UE

Posible incremento de la movilidad con Europa

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Mirtha Hernández, 11 de mayo de 2017

El rector Enrique Graue Wiechers recibió la visita de la comisaria de Comercio de la Unión Europea (UE), Cecilia Malmström, con quien dialogó sobre la posibilidad de incrementar la movilidad de académicos y estudiantes entre ambas regiones.

En la reunión, Alberto Ken Oyama, titular de la Secretaría de Desarrollo Institucional, destacó que Europa es muy importante para la UNAM. Por ejemplo, únicamente con Alemania se tienen cerca de 50 convenios de colaboración con universidades y entidades de educación superior. Esta casa de estudios, agregó, está interesada en avanzar en el establecimiento de licenciaturas y posgrados de doble titulación, como ya sucede con otras instituciones del mundo.

El rector planteó que podrían instaurarse nodos de innovación binacional como los que la Universidad Nacional ya ha establecido con otras universidades estadunidenses, a fin de atender las necesidades de determinadas industrias.

Malmström, también exministra de Asuntos Europeos del gobierno sueco, añadió que podría analizarse el programa de movilidad Erasmus, para que más alumnos mexicanos puedan viajar a Europa.

Por otra parte, el rector afirmó que “en la era Trump, México requiere afianzar relaciones con muchos lugares del orbe, y la Unión Europea es indiscutiblemente un sitio en donde tenemos que estar”.

Malmström expuso que Europa y México son amigos desde hace mucho tiempo y hoy más que nunca hay motivos para profundizar este vínculo. Establecer un acuerdo económico entre la UE y el país es una de las razones más poderosas, subrayó.

Se espera que ese acuerdo esté listo para finales de año. “Creemos que será muy bueno para la economía, las empresas y las relaciones europeo-mexicanas en general. Es un modo de mandar una señal importante al mundo de que hay amigos que quieren avanzar. Nosotros queremos construir puentes, no muros”, aseveró la comisaria de Comercio de la UE.

Foto: Benjamín Chaires.

MÉXICO, SOCIO ESTRATÉGICO DE LA UE: MALMSTRÖM

Leslie Amezcua (servicio social), 11 de mayo de 2017

Entre México y Europa existe desde hace 20 años una fuerte consolidación comercial, de intercambio académico y programas para investigadores financiados por la Unión Europea (UE); sin embargo, los patrones de comercio han dejado amplias oportunidades de exploración.

Al ofrecer la conferencia Salvaguardando Valores Comunes en la Era de la Globalización, en la Facultad de Economía, Cecilia Malmström, comisaria de Comercio de la UE, señaló que “los muros no ayudaron a las personas ni resolverán ningún problema, por el contrario, limitan las posibilidades económicas y culturales”, explicó.

Objetivos principales

Los principales objetivos de la Unión Europea en cuanto a comercio son eliminar aranceles y dificultades, crear nuevas oportunidades y dar forma a la globalización; “en este trabajo México es un amigo y un socio estratégico”.

La reducción de aranceles es uno de los mayores retos para la UE, pues representan obstáculos para los exportadores y precios más altos para los consumidores.

Por otro lado, la creación de un sistema de tribunales transparente proporcionará estabilidad entre los empresarios, del que resultará una mayor inversión, construcción de fábricas y aumento de empleos.

Malmström expuso que las inversiones mexicanas de telecomunicaciones y cemento en la Unión Europea benefician a ambas partes, porque un empleo de cada siete depende de las exportaciones fuera de la UE, y suman 31 millones de plazas.

El comercio, además, reduce precios, lo que beneficia a las personas de escasos recursos. Su interrupción causaría que el 10 por ciento más pobre de la población europea perdiera 60 por ciento de sus ingresos.

La Unión Europea es el tercer mayor socio comercial de México, después de Estados Unidos y China. Representa uno de cada ocho pesos del comercio mexicano, y las filiales de empresas europeas que invierten aquí emplean medio millón de personas, prosiguió.

Los acuerdos de libre comercio no deben interferir en decisiones democráticas, y se busca que los nuevos tratados sean transparentes y no se obtengan ventajas comerciales a costa de los individuos o el medio ambiente.

“Nuestro deseo es establecer una alianza moderna que configure las futuras normas del comercio mundial”, con el fin de crear un comercio más justo.

Las negociaciones para el nuevo y moderno acuerdo comercial con México, basado en el del año 2000, tiene por objetivo las economías abiertas, concluyó.