Un mexicano universal

Celebra la Universidad los 100 años de Rulfo

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Cuatro jornadas con evocaciones de especialistas de América, Asia y Europa, conferencias magistrales y presentaciones editoriales

Leonardo Frías, 18 de mayo de 2017

El llano sigue ardiendo: se aviva el fuego tras el cumplimiento de los primeros 36 mil 500 días de existencia de Juan Rulfo, “el escritor más leído en español en el mundo con traducciones de entre 40 y 50 idiomas de sus obras, la más reciente el tamil de la India”, afirmó Víctor Jiménez, presidente de la fundación que lleva el nombre del autor.

Una magna conmemoración se ha hospedado en la Universidad Nacional Autónoma de México, donde durante toda esta semana las jornadas tendrán mesas de análisis, conferencias magistrales y la presentación editorial de los libros El fotógrafo Juan Rulfo, de Paulina Millán y Jorge Zepeda; Ladridos, astros, agonías. Rilke y Broch en el lector Rulfo, de Víctor Jiménez, y Pedro Páramo, edición bilingüe español-náhuatl de Victoriano de la Cruz.

“Hace exactamente cien años, a las cinco de la mañana en Sayula, Jalisco, los padres de Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo no hubieran podido imaginar lo que sucedería”, mencionó Alberto Vital, coordinador de Humanidades y anfitrión del encuentro.

Nos preocupan los acontecimientos del país; pero este es un día de fiesta, continuó. “La obra de Rulfo nos invita de muchas maneras a pensar en torno a la violencia que ocurre en México”. Precisó que esta reflexión del legado es transgeneracional.

Víctor Jiménez habló de la faceta montañista del jalisciense, quien se hacía llamar en ocasiones Matlacuache Rulfo. Asimismo, apuntó que su cercanía con el autor de ¡Diles que no me maten! se acentuó en el Movimiento Estudiantil de 1968, y presentó una fotografía de Rulfo a un costado de la Biblioteca Central, con gafas y traje oscuros, y sentado en el pasto junto a la entonces estatua de Miguel Alemán que ya se encontraba cubierta.

La primera presentación editorial fue Noticias sobre Juan Rulfo. La Biografía, de Alberto Vital, una reedición de la conocida en 2004, formato que amplía datos y aspectos sobre la vida del autor, producto de 30 años de investigación. Se trata, apuntó Antonio Garrido Domínguez, de la Universidad Complutense de Madrid, de una biografía intelectual, de un escritor “al que se le escapó el Premio Nobel, pero así le pasa a los grandes escritores”.

En su calidad de autor, Alberto Vital aseguró que toda la información contenida en dicha obra está avalada. Rulfo no fue un creador testimonial continuó, pudo haber narrado el asesinato de su padre y no lo hizo.

“¿Hasta qué punto la fotografía está en su literatura? Mucho está en la ubicación donde ocurren sus relatos, en la iluminación, en sus técnicas narrativas, en la manera de manejar la luz y la sombra, en la imagen y en lo escrito. Es tan gran narrador como fotógrafo; es más, había gente que lo conocía hace tiempo por su trabajo con la cámara y no como escritor. Hoy sucede lo contrario.”

Víctor Jiménez, Mario Rueda, Jorge Linares, Alberto Vital y Pablo Mora. Fotos: Fernando Velázquez.

Aportes

En la primera jornada de Conmemoración del Centenario de Juan Rulfo, realizado en el Auditorio Jorge Carpizo de la Coordinación de Humanidades, Francoise Perus, del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe, habló sobre Ángel Rama como lector de Pedro Páramo. Hizo reinterpretaciones del libro y destacó la relación padre-hijo y la ruptura de la filiación en la máxima obra de Rulfo.

Rafael Olea Franco, de El Colegio de México, se refirió a la relación entre el autor de El llano en llamas y José Emilio Pacheco, de esos estilistas de la lengua y las recreaciones que hizo el segundo sobre la obra rulfiana.

“Pacheco aseguró en su momento que el prestigio de Rulfo crecía por cada libro que no publicaba. Para un gran escritor se necesitaba de un gran lector, con esas frases octosilábicas perfectas, por eso Juan se ha convertido en un clásico”, mencionó.

También estuvieron Rosa Amparo Contreras y José Carlos González Boixo, de la Universidad de León (España), así como Juan Francisco Rulfo, hijo del autor, quien “dio un golpe seco contra la tierra y se fue desmoronando como si fuera un montón de piedras…”.

Para verificar actividades y horarios se puede consultar: rulfo100.humanidades.unam.mx.