La binacionalidad, otro tema sugerido

Migración y remesas al TLCAN, proponen expertos

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

En 2016, el dinero enviado por los mexicanos en Estados Unidos al país ascendió a casi 27 mil millones de dólares, lo que implicó un crecimiento de 8.8% respecto del año anterior

Diana Saavedra / Guadalupe Lugo, 18 de mayo de 2017

Debe realizarse un esfuerzo desde la UNAM, con el respaldo de la sociedad civil, para que los asuntos de la migración y las remesas sean incluidos en la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), consideraron especialistas reunidos en los foros universitarios La UNAM y los Desafíos de la Nación, con el tema Migración y Repatriación.

Al participar en la sesión Políticas sobre Migración, Deportación y Retorno, investigadores de diversas instituciones de educación superior hicieron un llamado a las autoridades para priorizar el tema de la migración ante la perspectiva de renegociación del tratado con Estados Unidos y Canadá.

“El Estado mexicano se enfrenta a la disyuntiva de si para él es en realidad una prioridad la problemática del migrante, pues el tema no se ve reflejado en la agenda pública ni del Congreso, ni del Senado, ni del Gobierno Federal, ni de ningún partido político”, denunció Rodolfo García Zamora, secretario académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ).

García Zamora encabezó de 2013 a 2015 un estudio sobre el impacto de los deportados en México. Entrevistó a mil 800 personas que regresaron a la nación y se reintegraron en Michoacán, Oaxaca, Guerrero, Puebla, Chiapas y Zacatecas. El principal problema por el que el migrante llega a Estados Unidos es la falta de empleo y a su retorno enfrenta la misma situación, además de altos índices de violencia, detalló el investigador.

Estimó también que las remesas que llegan del vecino país del norte al nuestro es un asunto que debe ser incluido en las negociaciones, sobre todo ante la sugerencia de Donald Trump de crear un impuesto exclusivo para pagar con ellas parte del muro que pretende construir en su frontera con México.

Monto

Los trabajos fueron coordinados por Tamara Martínez Ruiz, directora de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENES), Unidad Morelia, quien al inicio recordó que en 2016 las remesas enviadas por los mexicanos en Estados Unidos ascendieron a casi 27 mil millones de dólares, lo que implicó un crecimiento de 8.8 por ciento respecto del año anterior, según el Banco de México.

De éstas, 31 por ciento proviene de California y 14.6 por ciento de Texas, seguidas por Illinois, Nueva York, Florida, Georgia, Arizona y Carolina del Norte.

Michoacán, Jalisco y Guanajuato son los principales estados que las concentran (43.1%); le siguen el Estado de México, Puebla, Oaxaca y la Ciudad de México.

Igualmente, apuntó que entre México y Estados Unidos hay 56 cruces fronterizos, en tres mil 200 kilómetros de frontera por la que pasa un millón de personas, 400 mil automóviles y 15 mil camiones diarios, siendo una de las más transitadas del mundo.

Carlos Heredia Zubieta, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas, precisó que del otro lado de la frontera los analistas ven un panorama desolador para los migrantes, no sólo en Estados Unidos sino también en México, pues al grueso de los connacionales le resulta indiferente el destino de sus compatriotas y el tema está lejos de ser una prioridad nacional para las autoridades, lo cual lamentó.

En Estados Unidos “se ha visto a los migrantes como amenazas potenciales a la seguridad nacional estadunidense, desde una perspectiva definida, geoestratégica, que no es negociada y compartida por nadie más. Estamos ante un riesgo mucho mayor al que se enfrentó en la administración de Obama”, alertó el investigador.

Es por ello que Miguel Moctezuma Longoria, académico de la UAZ, estimó que lo expresado en estos foros universitarios debe llegar al Congreso, al Ejecutivo y al Poder Judicial, pues tiene que ser prioritario en la negociación del TLCAN, además de ser considerado en los debates de los candidatos políticos, quienes también lo han olvidado.

“¿Por qué estamos discutiendo en la UNAM el tema de la migración internacional y no en el Congreso de la Unión?”, se preguntó el experto.

Válvula de escape

Dadas las insuficiencias de la economía mexicana, la migración ha sido una válvula de escape, “y como país estamos obligados a defender los derechos de los connacionales y a tomar todas aquellas medidas que nos lleven a asegurarles una inserción lo más eficaz y equitativa posible para aquellos que eventualmente puedan verse en una situación de retorno involuntario e intempestivo”, afirmó Leonardo Lomelí Vanegas, secretario general de la UNAM.

Al dar la bienvenida a los participantes en la novena sesión de los foros universitarios, sostuvo que “el encuentro de hoy es, quizá, el de mayor trascendencia por la actual coyuntura. Lo deseable sería que nuestros connacionales no tuvieran que migrar y que la nación pudiera ofrecerles oportunidades de crecimiento y empleos bien remunerados”.

En la mesa Empoderamiento de los Migrantes en Estados Unidos, los especialistas destacaron que el mayor empoderamiento de los migrantes mexicanos en Estados Unidos es la legalidad; la ilegalidad es sinónimo de vulnerabilidad.

En el encuentro, organizado en esta ocasión por la ENES Morelia, Silvia Núñez, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, consideró que la posibilidad de una transformación positiva frente a escenarios adversos siempre estará presente si se reúnen factores como la hegemonía del estado de derecho, garantías de transparencia y rendición de cuentas, además de una ciudadanía informada, capacitada y con voluntad de cambio.

En el Auditorio Ho Chi Minh de la Facultad de Economía (FE), Jorge Durand, de la Universidad de Guadalajara (UdG), puntualizó que ante una posible renegociación del TLC, “hoy más que nunca, México debe impulsar una reforma migratoria para proteger a los migrantes. Aunque parezca imposible, ese es el tema de hoy y la mejor manera de hacerlo es buscar su legalización. Estados Unidos requiere mano de obra y nuestro país necesita mexicanos dentro de un contexto de legalidad”.

Rodolfo Cruz, investigador de El Colegio de la Frontera Norte (Colef), planteó que entre las prioridades fundamentales orientadas al empoderamiento de los mexicanos en Estados Unidos destacan una mayor información sobre los procesos de deportación, para residentes y repatriados; contar con documentación de identidad; capacitación para el proceso de naturalización y sobre las distintas leyes locales en materia migratoria, además de asistencia jurídica.

En opinión de Miguel Moctezuma, de la UAZ, las posturas nacionalistas no contribuyen en nada. “Requerimos propuestas de carácter binacional o trasnacional que reconozcan la importancia de ambas culturas, y trabajar modelos de colaboración entre las dos naciones”.

Centroamericanos

En la mesa Deportación y Retorno de Migrantes, Jorge Bustamante, del Colef, indicó que las violaciones a los derechos humanos de migrantes centroamericanos que cruzan el país para llegar a Estados Unidos colocan a México como el campeón mundial en el número de violaciones a los derechos humanos de migrantes internacionales.

Para Marina Ariza, del Instituto de Investigaciones Sociales, México se encuentra en un contexto de emergencia migratoria ante la cual no está preparado. Más allá de los muros y la retórica de Trump, además de la xenofobia recurrente, las relaciones entre México y la Unión Americana, permanecerán. “Debemos pensar a largo plazo, cómo darle atención a esas familias que tienen los circuitos de conexión entre uno y otro lado de la frontera, más allá de los consulados”.

Laura Vázquez, académica de la FE, mencionó que aun cuando la nación avanza poco económicamente y las tasa de desempleo e informalidad también, hay algunas entidades que crecen –sobre todo en el Bajío–, en las cuales podrían reubicarse algunos mexicanos repatriados.

También participó María Eugenia Anguiano, del Colef, y estuvo Eduardo Vega López, director de la FE.