Homenaje al escritor y luchador social

Carlos Montemayor, poeta y humanista trascendental

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Su legado, para reconstruir una sociedad plural y justa: el rector Enrique Graue

15 de junio de 2017

Carlos Montemayor, el poeta, nos mostró una vida distinta, una existencia diferente y versátil: de guerrillero a tenor de ópera, de filólogo a activista, pero siempre con ojos de poeta, afirmó el rector Enrique Graue Wiechers, al encabezar el homenaje al escritor, investigador, analista político y luchador social.

Como poeta nos enseñó a observar la realidad y comprometernos en la necesidad de modificarla, así se refirió el rector en memoria de quien obtuvo los premios literarios Juan Rulfo y Xavier Villaurrutia, además de ser miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y de la Asociación de Escritores en Lenguas Indígenas.

“¿Para qué el poeta? Para que desde las letras o la militancia, la academia o la música, su ejemplo nos sirva para construir y reconstruir una sociedad plural y justa. Recordemos a Montemayor como corresponde a su proyecto literario, académico y político.”

En la excapilla del Palacio de Minería, Graue Wiechers rememoró que la vida del escritor transcurrió desde el campo y las minas de Chihuahua hasta la complejidad de la metrópoli. Su permanente incapacidad de mantenerse estático lo llevó a viajar, a entender diferentes contextos sociales y espaciales, a escribir, analizar y debatir.

Obra cumbre

Se adentró en la sierra de Guerrero para entender la guerrilla encabezada por Lucio Cabañas e hizo su obra cumbre, Guerra en el paraíso, novela que demuestra cómo la literatura puede dar voz a quienes son ignorados o reprimidos.

Ante la hija del poeta, Alejandra Montemayor, y demás familiares, el rector destacó que con su vasto conocimiento de las letras grecolatinas comprendió los ritmos y matices de la poesía oral, y con ese bagaje viajó a Oaxaca, a lo inescrutable de la sierra tarahumara, y se mezcló con los pueblos de la península de Yucatán.

Diversidad y profundidad

En su oportunidad, el director del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad, José del Val, expresó que Montemayor fue uno de los humanistas mexicanos más trascendentes de este cambio de siglo. Su labor refleja la diversidad y profundidad de sus preocupaciones y aportes, y es imprescindible para comprender nuestra compleja realidad.

Por ello, anunció, la UNAM realizará a lo largo de un año las Jornadas Carlos Montemayor 2017-2018, que refrendarán la vigencia de sus ideas y sus trabajos, que buscaron que la sociedad mexicana reconociera su carácter multicultural y plurilingüe.

El titular de la Coordinación de Humanidades, Alberto Vital Díaz, dijo que Montemayor fue un escritor consistente, un clásico de la literatura mexicana, cuyos textos destacaron después del medio siglo de oro mexicano y latinoamericano, que tuvo sobresalientes personajes como Juan Rulfo, Octavio Paz, Carlos Fuentes y Gabriel García Márquez, entre otros.

Alejandra Montemayor. Fotos: Erik Hubbard.

Igualmente, Jorge Volpi, coordinador de Cultura UNAM, señaló que la palabra perfecta para describir a Montemayor es la de humanista. Compartió su experiencia como su alumno en el Centro Mexicano de Escritores, donde fue testigo de su curiosidad sin límite y su carácter multifacético.

Finalmente, Alejandra Montemayor compartió que su inesperada partida generó una sensación de pérdida y orfandad más allá de su familia y amigos, quienes han tenido consuelo al ver que él sigue vivo en expresiones y proyectos plantados en todo el país, desde distintas disciplinas.

Las jornadas incluyen mesas redondas, lecturas, recitales poéticos y musicales, puestas en escena y conciertos, en los que participarán más de 10 entidades como las facultades de Ciencias Políticas y Sociales, Economía y el Instituto de Investigaciones Filológicas.