Anclan al país en el subdesarrollo

Corrupción e impunidad impiden progresar: el rector

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Entre nueve y 10 por ciento del producto interno bruto se pierde por prácticas corruptas, según estimaciones del Banco Mundial y de la OEA

Mirtha Hernández, 19 de junio de 2017

El rector Enrique Graue Wiechers afirmó que la corrupción es motivo de oprobio nacional y, junto con la impunidad, nos anclan en el subdesarrollo y nos impiden progresar.

Al participar en la conferencia sobre el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), aseveró que éste es el mejor de los esfuerzos que han hecho los mexicanos por erradicar esas prácticas en el país.

“A la sociedad mexicana le urge recuperar la confianza en las instituciones impartidoras de justicia. Luchar contra la corrupción fortalecerá nuestra democracia y confianza ciudadana y con esos fundamentos podremos solucionar los múltiples retos que enfrentamos como nación”, subrayó ante Miguel Ángel Mancera Espinosa, jefe del gobierno de la Ciudad de México y presidente en turno de la Conferencia Nacional de Gobernadores; Juan Manuel Portal Martínez, auditor Superior de la Federación; David Manuel Vega Vera, auditor Superior de la Ciudad de México, y representantes de la Asamblea Legislativa.

En el Palacio de la Autonomía. Foto: Erik Hubbard

Altas expectativas

En el Palacio de la Autonomía, Graue Wiechers se pronunció porque ese sistema, del que se tienen las expectativas más altas, nos conduzca a una nueva cultura de justicia y honestidad.

Estimaciones del Banco Mundial y de la Organización de los Estados Americanos (OEA), prosiguió, revelan que la corrupción nos cuesta entre nueve y 10 por ciento del producto interno bruto (PIB). Es decir, 10 de cada cien pesos generados se pierden en este tipo de prácticas.

“Por generaciones, escándalos han inundado las primeras planas de nuestros periódicos y generado una indignación colectiva que ha hecho perder la confianza de los ciudadanos en sus gobernantes”, expresó el rector.

Según el Índice de Percepción de la Corrupción, que analiza a 176 países, México ocupó el lugar 95 en el año 2014 y el 123 en 2016.

“La corrupción no sólo implica la transferencia de recursos públicos a las cuentas de unos cuantos particulares, va más allá: se manifiesta también de diversas maneras, merma nuestra seguridad y calidad de vida, y atenta contra la dignidad de los ciudadanos. La carencia de la cultura de la honestidad y legalidad ha permeado en nuestra población y, a veces, parece que nos hemos, cínicamente, acostumbrado a ella”, expuso.

De acuerdo con el Barómetro Global de la Corrupción, 61 por ciento de los mexicanos acepta haber pagado algún soborno a la policía y más de 50 por ciento reconoce haberlo hecho ante alguna autoridad del sistema judicial.

Otro ejemplo es el de la piratería. Aunque la mayoría de los mexicanos reconoce que es negativa para la nación, siete de cada 10 dicen haber comprado algún producto pirata, y seis de cada 10 están convencidos de que no es grave. No obstante, lo es tanto que su consumo alcanza hasta 43 mil millones de pesos anuales –poco más del presupuesto anual de la UNAM– y genera la pérdida de 480 mil empleos formales al año.

“La corrupción, en cualquiera de sus expresiones, es una lacra que debe eliminarse si queremos progresar, así como la impunidad ante ella”, enfatizó.

Miguel Ángel Mancera indicó que la lucha contra la corrupción es una tarea que debe llevarse día a día, no sólo por las autoridades, sino también por la sociedad y las instituciones educativas.

Destacó que la reforma para implementar el SNA es de gran calado, pues es necesario modificar instituciones, procedimientos y armonizar leyes. “Debe alentarnos la posibilidad de cambio y la seguridad de que México tiene que llegar a un mejor sitio”.

Hay que acabar con la corrupción y lo lograremos si todos trabajamos en una misma sintonía, “se requiere la suma de todos, del esfuerzo conjunto”, remarcó ante diputados locales, federales, auditores externos y otros funcionarios.