A cien años del nacimiento de Leo Matiz

San Ildefonso presenta al muralista de la lente

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Mina Santiago, 19 de junio de 2017

“Me voy de México y sólo me llevo lo que es inajenable: el paisaje, la luz, los hombres, los monumentos, la vida misma, captados con la lente maravillosa de mi cámara y grabados en mi mente porque soy un enamorado y agradecido de México y porque esta tierra ha sido para mí una gran escuela”, afirmaba el genio detrás de la lente Leo Matiz, quien se vio obligado a dejar el país luego de una pelea que tuvo con el muralista David Alfaro Siqueiros.

El fotógrafo oriundo de Aracataca, Colombia, vivió en México de 1941 a 1947, periodo que le sirvió para agudizar su visión para la fotografía, como solía relatar. Durante su estancia se relacionó con la comunidad artística e intelectual, la cual influyó directamente en su trabajo. Para conmemorar el centenario de su nacimiento, el Antiguo Colegio de San Ildefonso inauguró la exposición Leo Matiz: El muralista de la lente. A cien años de su nacimiento 1917-2017.

Pavo real del mar, una de sus primeras fotos. Foto: cortesía Alejandra Matiz. Acervo de la Fundación Leo Matiz.

La exhibición está conformada por 81 fotografías en las que se evidencia el influjo que tuvo en sus imágenes el dibujo, la caricatura y la pintura, disciplinas que Matiz practicaba. Se presenta Pavo real del mar, en Ciénaga Grande de Santa Marta, Colombia, una de las primeras fotos que capturó con una cámara pequeña que le regaló Enrique Santos Molano Calibán, periodista de El tiempo, de Colombia.

“Era la que más quería. La tomó con una cámara pequeña que le obsequió el abuelo del presidente Santos que no quería que mi padre siguiera siendo caricaturista, sino que se dedicara a la fotografía. Antes de tomar la imagen sólo le quedaban dos tomas en su rollo, vio al pescador lanzar su atarraya, se metió al agua, la tomó y se sentó a desayunar con él. Cuando llegó a su casa lo reveló debajo de su cama, donde solía realizar el proceso pues no tenía laboratorio, salió ésa y se volvió loco”, relató Alejandra Matiz, hija del artista, sobre la mítica foto que se encuentra en el MOMA de Nueva York.

El curador de la exposición, Ery Cámara, dijo que el interés del colombiano por las artes plásticas durante su estancia en México entra en un proceso interesante. “Leo entiende que hay que forjarse un vocabulario propio y cuando ve al niño, en lugar de tomar la imagen parado, para que salga la toma vertical, se agacha y la toma en escorzo. El resultado es una foto en la que se prolonga la figura del niño y se ve como un gigante”, explicó sobre Carcajada (1958) que está en la muestra.

El denominado ángulo Leo Matiz fue un precedente en la disciplina que propicia que la imagen se vuelva interesante, elocuente, refirió el curador, quien aseguró que el fotógrafo mexicano Gabriel Figueroa decía que nunca se le habría ocurrido tomar una foto cortando las rodillas porque se veía fea.

Bajo la lente de Matiz quedaron registrados memorables retratos de personajes que formaban parte de la vida artística mexicana y que influyeron en su trabajo. María Félix, José Clemente Orozco, Agustín Lara, Frida Kahlo, Jorge Negrete, Gabriel Figueroa, Miguel Covarrubias, Diego Rivera y Joaquín Pardavé son algunos dotados de intimidad y fascinación que se exhiben en San Ildefonso.

Orozco sonriente

José Clemente Orozco y Leo Matiz compartieron afinidades debido a su formación como caricaturistas y dibujantes. Durante su estancia en la nación, el colombiano forjó una gran amistad con el muralista mexicano, lo cual está presente en la exposición en la que Matiz logró retratar el lado humano y sonriente del muralista. “Al Orozco sonriente a la cámara de su cómplice, colega y amigo”, mencionó Ery Cámara.

Finaliza con una secuencia en la que Matiz retrata el nacimiento del Paricutín, y logra capturar este suceso de forma poética gracias al contraste. “Podemos entender la fuerza del chorro de lava gracias a la debilidad del árbol. El contraste es fantástico”, concluyó el curador, quien contó con la asesoría de Miguel Ángel Flores Góngora, biógrafo de Leo Matiz y gestor cultural de la Fundación que lleva su nombre.

Leo Matiz: El muralista de la lente… estará abierta hasta el domingo 17 de septiembre. La exhibición forma parte de un corpus donde participa el Museo del Palacio de Bellas Artes con una muestra dedicada a las aportaciones de Matiz a la pintura mexicana.