Día del padre

Todavía extraño, asumir el papel de papás solteros

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El porcentaje de jefes de familia que desempeñan doble rol al quedarse solos aún es bajo; en su mayoría buscan el apoyo de mujeres

Leticia Olvera, 19 de junio de 2017

Si atendemos al patrón tradicional de la familia, en los hogares donde no está presente la madre los cuidados del hogar y de los hijos son otorgados por otra mujer: una hermana, la abuela o incluso una nueva pareja, afirmó Carolina Díaz Walls, profesora de la Facultad de Psicología.

En el país “el porcentaje de jefes de familia que desempeñan el rol de papá y mamá al quedarse solos es aún bajo porque por lo general buscan el apoyo de mujeres”, opinó.

Capaces de atender el hogar

En general, los hombres sí son capaces de preocuparse por cuestiones relacionadas con el cuidado del hogar y de los hijos, pero no constituyen todavía una cantidad apreciable porque las madres son quienes se ocupan más de la casa y conviven más tiempo con los hijos en el día a día y detalladamente, lo cual crea un lazo emocional estrecho entre ellos.

En el esquema tradicional de paternidad el vínculo con los hijos es un tanto periférico, al asumir su rol principal como proveedor, dejando al cuidado de su pareja el soporte a los niños, dijo.

Si el padre convive con ellos y no sólo es proveedor, si no delega las actividades cotidianas de su cuidado a otra persona, entonces su posición para el desarrollo emocional del niño adquiere tanta relevancia como la de la madre, destacó.

La psicóloga refirió que hay investigaciones que indican que hombres de la Ciudad de México entre 30 y 49 años con alta escolaridad: bachillerato, licenciatura o posgrado, participan más en las actividades domésticas y en el cuidado de los hijos.

En tanto que los mayores de 50 se acogen más al papel tradicional y para ellos las tareas del hogar y la responsabilidad de los hijos es una función propia de las mujeres, lo cual condiciona la relación periférica con sus descendientes, resaltó.

En estos casos el primer reto al que se enfrenta un padre soltero es su propia socialización de género masculino, porque los hombres han sido educados con la idea de que la cercanía emotiva a los hijos no es para ellos su rol fundamental, sino el de proveedor y defensor del hogar. Responde así a la noción tradicional de que las mujeres son las encargadas de dispensar los cuidados y los sentimientos tiernos en la familia.

Otros retos que enfrentan es el entramado legal que, por ejemplo, les limita los permisos para cuidar a sus hijos cuando se enferman, o también la reacción social generalizada que los hace sentir extraños por introducirse a escuelas, guarderías y otros lugares a los que acuden sus hijos y donde se estima que son las madres quienes deben estar ahí, comentó.

Sin embargo, aun cuando no son mayoría, hay hombres que actualmente buscan más equidad en las responsabilidades de familia, algunos motivados por la exigencia que se les impone de que para cumplir su papel masculino deben reprimir sus emociones tiernas y sus preocupaciones por cuidar de otras personas, concluyó Díaz Walls.