Reto de 33 días

Arriban universitarios al Niágara en bicicleta

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Santiago Izeta Kelly, Santiago Guzmán y Pablo Argüelles llegaron a las cataratas tras pedalear tres mil 520 kilómetros

Leonardo Frias, 24 de julio de 2017

Las robustas crines de agua blanca de más de 60 metros y la brisa incontrolable de su fuerza, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, rubricaron el exitoso desenlace del reto Al Niágara en Bicicleta, emprendido por tres estudiantes-deportistas de la Universidad Nacional.

Los Santi, como son conocidos Santiago Izeta Kelly, alumno de Geografía, y Santiago Guzmán de la maestría en Matemáticas, en Ciencias, lograron cumplir tras 33 días y 3 mil 520 kilómetros de pedaleo el reto que nació con la motivación de realizar una aventura ciclista, pero que más allá de la travesía buscó promover un estilo de vida saludable, así como impulsar un sentimiento de comunidad y solidaridad entre las personas de Norteamérica y el mundo.

El tercer integrante del equipo es Pablo Argüelles, alumno de Historia, quien se responsabilizó de documentar el trayecto a lo largo de tres países.

Al Niágara en Bicicleta arrancó el 11 de junio en Nuevo Laredo, Tamaulipas, cruzó la frontera con Estados Unidos, y recorrió Texas, Louisiana, Arkansas, Missuri, Illinois, Indiana, Ohio, Pensilvania y Nueva York. De ahí, pasaron a Canadá por Búfalo para llegar a las cataratas del Niágara. La travesía culminó en Toronto.

Vida itinerante

Los universitarios dejaron registro del recorrido en su página web www. alniagara.com, así como en redes sociales; además, contaron con un seguimiento en el sitio de noticias www.unamglobal.unam.mx.

“Aún no nos cae el veinte. Todo ha pasado tan rápido y a la vez tan lento. En este mes se condensan muchas anécdotas que sentimos que ha pasado un año desde el ataque de las abejas en El Chaparral. Ahora que todo ha terminado nos preguntamos qué será de Al Niágara una vez que regresemos a México. Por un lado se quedará en un recuerdo inolvidable y que, conforme pase el tiempo, adquirirá aún más significado”, postearon en dichas plataformas.

Los estudiantes universitarios rodaron unos 140 kilómetros diarios, entre seis y ocho horas. Se prepararon lo mismo en Ciudad Universitaria y sus pendientes, que en el Desierto de los Leones, así como en rutas que fueron del Estadio Olímpico Universitario a Amecameca, Estado de México, y en diversos sitios del estado de Morelos. Los Santi han tenido participación durante varios años en circuitos de triatlón y de ciclismo.

El geógrafo, el matemático y el historiador vivieron pasajes inolvidables: fueron de los campos estadunidenses del medio oeste a los interminables sembradíos de maíz, soya y arroz, perdidos en el horizonte entre silos gigantescos y granjas solitarias.

Transitaron por pueblos fantasma, y en un solo recorrido se les ponchó una y otra vez el neumático, hasta coleccionar ocho cámaras rotas. Durmieron casi sobre hormigas y pedalearon en la oscuridad en Texas.

Aunque no aparecen en el mapa de identidad de la UNAM, las Cataratas del Niágara fueron un reto invisible, no imposible, de lo que cualquier integrante de la comunidad universitaria puede lograr con la hoja de ruta que da el lema identitario de José Vasconcelos.