Presentaron 13 primeros proyectos

Avanza consorcio de medicina traslacional

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Incluye el desarrollo de vacunas contra la influenza, tratamientos para la esclerosis múltiple y nuevos materiales para prótesis

Mirtha Hernández, 27 de julio de 2017

Con 13 proyectos relacionados con el desarrollo de vacunas contra la influenza, tratamientos para la esclerosis múltiple y nuevos materiales para prótesis y regeneración ósea, entre otros, avanza el Consorcio Nacional de Investigación en Medicina Traslacional e Innovación.

Esa estrategia –impulsada por la UNAM, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Secretaría de Salud federal– que vincula la investigación médica con la generación de patentes y nuevos tratamientos, es un esfuerzo inédito que promueve el diálogo entre quienes atienden los problemas de salud en la nación y quienes investigan, con el propósito de darles solución, señaló el rector Enrique Graue Wiechers.

“A lo que se aspira es a producir investigación original, aplicable para avanzar en la solución de los problemas nacionales y crear innovación importante para la industria nacional”, agregó Graue durante una sesión de trabajo en la que se presentaron los primeros 13 proyectos del consorcio.

Ante el secretario de salud, José Narro Robles, así como el director general del Conacyt, Enrique Cabrero Mendoza, indicó que este consorcio reúne al “músculo de la ciencia de la salud” del país y la Universidad Nacional estará siempre abierta a que en su interior se discutan las posibles soluciones a los problemas nacionales.

Suma de capacidades

En la Unidad de Seminarios Doctor Ignacio Chávez de la UNAM, José Narro subrayó que México tiene grandes problemas de salud como la obesidad, diabetes, insuficiencia renal y cáncer. Tan sólo por este último padecimiento, aseguró, se registraron 80 mil defunciones en 2015 y cada año se suman 200 mil nuevos casos.

“Con la suma de las capacidades podemos avanzar más rápido, apoyarnos, buscar mecanismos para fortalecernos”. Al final, añadió, “lo que queremos es que con este saber encontremos la fórmula para traducirlo en beneficios para la sociedad. Que lo que se está investigando, además de una publicación científica pueda llegar también (como una posibilidad de atención) hasta la cama de un enfermo o a la casa de una familia para tener mejores condiciones de salud”, dijo.

Enrique Cabrero expuso que en el país se han desarrollado diversos eslabones de la cadena para impulsar la economía del conocimiento, pero falta articularlos. El consorcio, mencionó, busca vincularlos y más en el área de la medicina que es altamente productiva en la nación.

“Doce por ciento de miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) está en el sector de la medicina y es ésta la disciplina más citada y productiva en este momento en el país y en el desarrollo científico”, refirió.

Ejemplo de ello, agregó, es que en los últimos siete años el Conacyt ha destinado cuatro mil 700 millones de pesos en el sector salud, mediante el Programa de Estímulos a la Innovación.

”En la medida en que seamos capaces de conectar esta masa crítica de investigadores y que la academia sea más capaz de difundir estos conocimientos y vincularlos con los desarrolladores de tecnología y las empresas, avanzaremos más rápido. Así nuestro territorio formará parte de esta nueva dinámica de la generación de conocimiento”, sostuvo.

A la sesión de trabajo acudieron Guillermo Ruiz-Palacios, titular de la Comisión Coordinadora de los Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad de la Secretaría de Salud; José Clemente Ibarra Ponce de León, director general del Instituto Nacional de Rehabilitación, así como directores e investigadores de diferentes centros e institutos de investigación nacionales y de la UNAM.