Primer informe de Georgina Torres

Investigaciones Bibliotecológicas, referente en América Latina

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Se demandan propuestas para hacer frente a problemáticas relacionadas con la información impresa y digital

Laura Romero, 27 de julio de 2017

El trabajo que se hace en el Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información (IIBI) es un referente en América Latina, al contar con una producción en la que se analizan marcos teóricos, conceptos, metodologías y fenómenos propios de la disciplina, aseguró su directora, Georgina Araceli Torres Vargas.

Al presentar el primer informe de labores al frente de la entidad, 2016-2017, mencionó que en la actualidad se demandan propuestas para hacer frente a dificultades relacionadas con la información impresa y digital, pues ambos universos coexisten “con diferentes condiciones que requieren de nuestra atención”. En el Instituto se realizan investigaciones que atienden problemáticas desde estas dos esferas, sin perder de vista los problemas teóricos, metodológicos y empíricos sobre la información.

Alberto Vital y Georgina Torres. Foto: Francisco Parra.

En el acto, Alberto Vital, coordinador de Humanidades, resaltó que esa entidad cumple funciones en las cuales arroja frutos cotidianamente. Entre ellas, ser un referente nacional e internacional en investigaciones de primer nivel en las áreas de la bibliotecología y la información, y contribuir a la impartición de docencia dentro y fuera de la UNAM.

Igualmente, destacó, cumple con la tarea de la difusión adecuada del conocimiento generado, convirtiéndolo en información digerible, manejable y amable para los no especialistas; se administra de modo pertinente y transparente, y ofrece el apoyo necesario en la prestación de servicios, comenzando por los requerimientos que tiene nuestra propia Universidad.

Al continuar con el informe, Torres Vargas expuso que en la actualidad el IIBI cuenta con 25 investigadores, todos con grado de doctorado; 23 pertenecen al SNI en sus tres niveles, y la totalidad participa en el Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo. Además, ocho son miembros regulares de la Academia Mexicana de Ciencias. A ellos se suman 25 técnicos académicos.

Distinciones

La directora señaló que en el periodo Adolfo Rodríguez Gallardo recibió el reconocimiento como miembro fundador del Consorcio Nacional de Recursos de Información Científica y Tecnológica, perteneciente al Conacyt, y que Rosa María Fernández Esquivel fue nombrada miembro del Consejo Asesor de la Secretaría de Cultura y presidenta honoraria de Memoria del Mundo.

En cuanto a investigación, se concluyeron 10 proyectos individuales, otros 10 dieron inicio y 18 están en proceso. Destaca la participación de investigadores en proyectos de instituciones de México y el extranjero.

A ellos se añadió una iniciativa colectiva que se ejecuta en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, titulada Análisis de las investigaciones sobre el fenómeno de las necesidades de información en España y México en diversas comunidades sociales y académicas.

Además, se han constituido grupos de investigación, como el de Preservación Digital, conformado por iniciativa del Instituto de Investigaciones Bibliográficas, y en el que también intervienen integrantes de los institutos de Investigaciones Estéticas, Sociales, en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas, y las direcciones generales de Bibliotecas, y Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación, entre otras entidades.

Entre los trabajos de vinculación de la investigación con la sociedad refirió la asesoría a la Comisión Bicamaral del Sistema de Bibliotecas del Congreso de la Unión para establecer las bases de su reglamento.

Durante el año que se reporta, dijo Georgina Araceli Torres, se concluyó un total de 171 productos académicos, 70 de los cuales fueron publicados en 11 libros, 29 capítulos de libro y 12 artículos, entre otros medios.

En el Auditorio Mario de la Cueva de la Torre II de Humanidades, la directora agregó que el IIBI continuó laborando con el Programa de Posgrado de Bibliotecología y Estudios de la Información, del cual es corresponsable junto con la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL).

En el lapso se impartieron 31 cursos y seminarios curriculares, y se asesoraron 119 tesis de maestría y 50 de doctorado. En la licenciatura del Colegio de Bibliotecología de la FFyL se impartieron 25 cursos y se dirigieron 31 tesis, a lo cual se sumaron cursos en otras instituciones.

Por último, señaló que la movilidad que realizaron los investigadores del IIBI en otras instituciones reportó un total de 61 participaciones, de las cuales 20 fueron en el país y 41 en el extranjero.