Diseñado por egresado de Física

Radiofármaco identifica procesos infecciosos

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Trata de resolver un problema sanitario de la nación

Patricia López, 10 de agosto 2017

Jhonatan Carrasco Hernández, egresado de la maestría en Física Médica del Instituto de Física, diseñó un radiofármaco original y de última generación (68Ga-Dota UBI 29-41), para identificar procesos infecciosos mediante la tomografía por emisión de positrones (PET), una técnica no invasiva de medicina nuclear.

La idea original que motivó ese desarrollo fue resolver un problema infeccioso propio de México, que afecta especialmente a personas inmunodeprimidas o recién salidas de una cirugía. “Inició desde la producción del radiofármaco, siguió con pruebas en animales y después se implementó en humanos. Es algo de lo que se carecía en el país”, detalló Carrasco Hernández.

¿En qué consiste este tipo de medicamentos?

Un radiofármaco es un producto radiactivo. Está marcado con un radionúclido emisor de positrones, antipartículas del electrón de carga positiva que cuando se encuentran se aniquilan y toda su materia se convierte en energía que se libera en forma de dos fotones emitidos simultáneamente en direcciones opuestas y con la misma energía.

Al detectarlos es posible identificar la línea de la que se emitieron y seguir la ruta en donde el radiofármaco se acumuló para generar imágenes. Así se detectan los procesos infecciosos.

El fármaco no se encuentra en otras latitudes, sólo hay variantes. “Se utiliza alguna molécula de las que usamos, pero en su composición completa no hay en otro sitio. Es un diseño especial para la problemática de la nación”, aclaró.

El 68Ga-Dota UBI 29-41 es novedoso. “Se le llama de tercera generación porque utiliza una estructura muy específica con dos moléculas: una es un agente vector que se pega directamente al sitio de la infección, y otra es una molécula que sirve de puente de unión entre el péptido que usamos y el átomo radiactivo”, ahondó.

Detecta infecciones bacterianas frecuentes en los hospitales, en donde los pacientes inmunodeprimidos, o luego de una cirugía, se enferman con bacterias, algunas resistentes a los antibióticos. “Como es radiactivo, hicimos un estudio avanzado con software de última generación proporcionado por la Facultad de Medicina, para hacer cálculos del nivel de radiación, que es muy controlado y no causa daño”.

Una vez que terminaron las pruebas vieron que era altamente específico, lo probaron en pacientes y funcionó bien. Actualmente, tras seguir un protocolo riguroso, está integrado a los radiofármacos que dan en la Unidad PET-CT de la UNAM.

Con su tesis de maestría, Jhonatan Carrasco obtuvo uno de los premios Fundación UNAM a la Innovación Farmacéutica 2017, al lograr el segundo lugar en el nivel de posgrado. Con una idea de Miguel Ángel Ávila Rodríguez, investigador de la Unidad PET-CT de esta casa de estudios, Carrasco desarrolló el nuevo radiofármaco 68Ga-Dota UBI 29-41, útil para combatir infecciones bacterianas, entre ellas las intrahospitalarias.

“Estoy muy contento con este reconocimiento; es maravilloso que no haya quedado únicamente en una tesis, me da gusto que el producto esté en la Unidad PET-CT de la Facultad de Medicina, pues siempre soñé con hacer algo que sirviera”, dijo el joven oriundo de Xalapa y que cursó la licenciatura en Física en la Universidad Veracruzana y la maestría en Física Médica en la UNAM, bajo la asesoría de Ávila Rodríguez.

El galardón, que otorgan Fundación UNAM, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y el Consejo Farmacéutico Mexicano, le fue entregado recientemente por el rector Enrique Graue, en ceremonia realizada en la Unidad de Seminarios Doctor Ignacio Chávez de Ciudad Universitaria.