Aceleran planes para reintroducirla

Avistan una zorra gris en el Pedregal

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Los científicos manejan tres hipótesis en torno a su reaparición; hay que conservar este ecosistema

Patricia López, 31 de agosto de 2017

Esta especie es considerada sombrilla, pues su existencia
significa una larga cadena de vida animal y vegetal.

Luego de que en 2004 se vio un ejemplar por última vez en libertad, encontraron una zorra gris viva y adulta en Ciudad Universitaria. El hallazgo ocurrió dentro de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA), un espacio único con 237 hectáreas. Sucedió mientras universitarios realizaban muestreo de sus proyectos de investigación.

“Biológicamente abre más preguntas que respuestas y significa que el ecosistema de la reserva ecológica puede estar mucho mejor de lo que esperábamos”, dijo Luis Zambrano González, investigador del Instituto de Biología (IB) y secretario ejecutivo de la REPSA.

¿Por qué?

Los científicos manejan tres hipótesis acerca de la aparición de la zorra gris dentro de la reserva. La primera sostiene que estaba ahí desde hace tiempo pero nadie la había visto porque estaba escondida y deprimida por la presencia de perros ferales (salvajes). Al bajar un poco la población de estos canes “tal vez se expandió y entonces la pudimos ver de nuevo”, señaló Zambrano.

La segunda indica que quizá llegó sola del sur de la Ciudad de México, de zonas como Tlalpan o el Ajusco, donde todavía viven estos animales. “Las zorras, aunque son de campo, son capaces de sortear obstáculos urbanos, como las calles. En tal caso, ésta tuvo que cruzar el Periférico o Insurgentes. Pudo hacerlo de noche, pues son nocturnas, y evitar que la atropellaran. Luego encontró la reserva y se quedó aquí”.

La tercera, que alguien la introdujo. “Es posible que alguien la haya metido, alguien que no sabía qué hacer con ella y en vez de reportarla a las autoridades la trajo aquí”.

El proyecto de reintroducción de la zorra gris en la reserva tiene varios años y ya han realizado un análisis de riesgo para saber si pueden introducirla o no. “Antes de hacer la reintroducción apareció aquélla, así que se aceleró el proceso”.

Actualmente, el científico está armando una iniciativa con académicos expertos en el tema, tanto del IB como de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. “Queremos saber de dónde llegó, qué come, por dónde se mueve, si está sana o se va a enfermar, señaló el especialista.

Para saberlo, se reúne un equipo para hacer un seguimiento del animal, un mamífero carnívoro de la familia Canidae, que está distribuida en el continente americano, desde el suroeste de Canadá hasta Venezuela. En México se distribuye en todo el país.

El monitoreo del ejemplar servirá para saber si es hembra o macho y si está solo o con otros. “Se sabe que vive en familia”. En este caso se hará un seguimiento con fototrampas, que son cámaras que se encienden cuando pasa algo o alguien frente a ella.

La zorra gris, añadió, es considerada por los expertos una especie sombrilla, pues su existencia significa una larga cadena de vida animal y vegetal. Si vive en la reserva, quiere decir que hay 15 o 20 especies en la región, comenzando por sus presas (desde pequeños mamíferos hasta insectos).

“Es una especie clave porque es un depredador punta, es decir, capaz de modificar el sistema en que vive de arriba para abajo”, explicó.

La zorra demuestra que CU puede ir por delante en conservación urbana. ”Para ello, los universitarios tenemos que respetar al animal y al ecosistema”, finalizó.

Foto: Juan Antonio López.