La capital concentra 60 por ciento

Sólo hay 401 médicos geriatras certificados

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Se requiere un especialista por cada cinco mil personas de edad avanzada; en el país faltan unos dos mil 500

Laura Romero, 31 de agosto de 2017

México se encuentra en un proceso de envejecimiento acelerado. La pirámide poblacional de años anteriores se está invirtiendo debido a la disminución de la mortalidad y la natalidad, a la migración y al incremento de la esperanza de vida que hoy en día es de 76 años, en promedio, y para 2050 se elevará a 80 y 85 años.

Para atender a ese sector de la población se requieren desde ahora geriatras, es decir, especialistas en la prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades propias de los adultos mayores.

No obstante, en nuestro país sólo hay 401 médicos certificados o recertificados, avalados por el Consejo Mexicano de Geriatría (2017), y la Facultad de Medicina (FM) se ocupa de la formación de 75 por ciento de los expertos en el área, afirmaron Ivonne Karina Becerra Laparra y Carlos D’Hyver de las Deses, profesores de posgrado en esa entidad.

En conferencia de prensa, señalaron que en naciones europeas han calculado que debe haber un especialista por cada cinco mil personas de edad avanzada. Con 12 millones de personas mayores de 60 años, en México se requieren actualmente unos dos mil 500.

A eso se suma que la mayoría de los geriatras, cerca de 60 por ciento, se encuentra en la Ciudad de México, y en menor proporción en Monterrey, Guadalajara, San Luis Potosí o León. En la capital hay uno por cada ocho mil adultos mayores; en Jalisco, uno por cada 20 mil; y en Nuevo León, uno por cada 52 mil.

Aunque hay en otras urbes como Hermosillo, Durango, Querétaro, Puebla, Toluca y Morelia, aún falta mucho por abarcar, reconoció Carlos D’Hyver de las Deses.

Becerra Laparra señaló que la Ciudad de México es la entidad más envejecida del país; aquí, 13.2 por ciento de la población es mayor de 65 años. En 2030, más de 20 por ciento de la población será adulta mayor.

Además, prosiguió, debe resaltarse la velocidad con la que ocurre este fenómeno. Francia, una de las naciones más longevas, ha vivido esa transición en los últimos 300 años, tiempo en el que pudo desarrollar políticas públicas y de salud, formar especialistas; en México está ocurriendo en sólo 50 años.

Los padecimientos que más afectan a ese grupo poblacional son los cardiovasculares, seguidos por tumores malignos y demencias, subrayó la académica.

Frente a la fragilidad

La geriatría hace frente a la fragilidad del adulto mayor; es decir, cuando ante alguna eventualidad (problema alimenticio o enfermedad mental) se vuelve dependiente y genera costos muy altos, no sólo fisiológicos o de atención médica, sino además familiares, sociales y económicos, añadió D’Hyver de las Deses.

Para atender esta situación, entre otras acciones, la UNAM da la especialidad mediante sedes hospitalarias públicas y privadas, en donde se forman geriatras avalados por esta casa de estudios. En Guadalajara, Monterrey, San Luis Potosí y Guanajuato también se ofrecen estos estudios. Por medio de la Universidad Nacional, la Ciudad de México y zonas aledañas (Estado de México) cuentan con 70 o 75 médicos geriatras de nuevo ingreso al año, y en el resto del país suman alrededor de 20.

Además, en la FM se agregó la materia en la licenciatura, con 280 horas de un curso específico, para que todos los egresados sepan manejar mejor a las personas de edad avanzada. De ese modo, entre 800 y mil egresados por año estarán mejor capacitados para atender a esos pacientes y mandarlos con los especialistas cuando sea necesario, explicó el experto.

Asimismo, mencionó al Seminario Universitario Interdisciplinario sobre Envejecimiento y Vejez, instituido en esta Universidad, en el que se trata el fenómeno desde la parte médica, de investigación, de fisiología, de aspectos económicos, políticos, sociales y psicológicos.