Biomarcadores tempranos y nuevos blancos terapéuticos

Estrategias de la Universidad contra el cáncer de mama

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Conocer más a fondo ese mal y mejorar la asistencia médica, el objetivo

Patricia López, 23 de octubre de 2017

En México mueren 10 mujeres al día a causa del cáncer de mama. Esta dramática cifra se debe a que la mayoría de las veces las detecciones son tardías, cuando la enfermedad está muy avanzada y hace metástasis en órganos vitales como pulmón, hígado y cerebro, así como en huesos.

La falta de detección temprana es el principal problema de este padecimiento en nuestra nación. También influye la ausencia de marcadores para distinguir a las pacientes que responden a los tratamientos convencionales y a las que no lo hacen.

Para desarrollar biomarcadores tempranos e identificar nuevos blancos terapéuticos, Alejandro Zentella Dehesa y Alfonso León del Río, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm), laboran en una nueva estrategia denominada investigación traslacional, en la que científicos básicos y médicos clínicos comparten métodos aplicados a pacientes. El objetivo es conocer más a fondo ese padecimiento y mejorar la asistencia médica.

Imagen: American Society of Clinical Oncology y Robert Morreale/Visual Explanations. LLC

Programa propio de investigación

En conferencia de medios, realizada en el Auditorio Alfonso Escobar Izquierdo del IIBm, a propósito del Día Mundial contra el Cáncer de Mama que se conmemoró el 19 de octubre, Zentella explicó que en México hay dos grupos que necesitan atención especial: las mujeres con esta enfermedad antes de los 45 años y otro creciente de pacientes crónicas.

El Programa de Investigación de Cáncer de Mama del IIBm, con cuatro años en funciones, ha logrado avances relevantes, como la caracterización molecular y funcional de nuevos marcadores tumorales para el pronóstico y selección del tratamiento. También, la identificación de los mecanismos responsables del efecto antiapoptótico, es decir, aquel que previene la apoptosis o muerte celular programada, y por tanto induce el desarrollo de tumores.

Otra aportación de este equipo –al que pertenecen Zentella y León del Río– es la utilización de un inmunofármaco llamado Ipilimumab (antagonista del receptor CTLA-4) como terapia alternativa en tumores de cáncer de mama triple negativo.

También han identificado los mecanismos responsables de la resistencia tumoral al tratamiento con tamoxifeno, un modulador selectivo de los receptores de estrógeno, que es el más antiguo y utilizado en la clínica.

Falta de detección temprana, el principal problema de esta afección en México

Riesgos por edad y obesidad

León del Río destacó que la edad, obesidad y sobrepeso aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad. Asimismo, resaltó que la detección primaria es fundamental, aunque reconoció que en el país hay una cobertura médica real de sólo 35 por ciento y apenas hay 300 científicos especialistas en imagen para hacer mamografía, una imagen de la mama tomada con rayos X, que examina a las pacientes para detectar un cáncer incipiente, cuando es más probable curarlo.

Por lo anterior, la autoexploración y la vigilancia constante son muy importantes.