Las universidades, fuente de saber

Fueron investidos 11 doctores Honoris Causa

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Reconoce la UNAM la búsqueda incesante de la verdad, la defensa de la libertad y de la diversidad

Mirtha Hernández, 13 de noviembre de 2017

Al presidir la entrega de doctorados Honoris Causa a 11 personalidades nacionales y del extranjero, en solemne ceremonia realizada en el patio central del Palacio de Minería, el rector Enrique Graue Wiechers afirmó que este acto rebasa los muros de una universidad: se trata de un aliento de esperanza al reconocer el estudio, la búsqueda incesante de la verdad, la defensa de la libertad y la diversidad como valores que deben regir cualquier sociedad.

Aseguró el rector que en una sociedad global en donde permea la intolerancia y la incomprensión, las universidades son fuente de saber, difusoras de la cultura y defensoras irrestrictas de la libertad y la diversidad.

Josefina Zoraida Vázquez, Ranulfo Romo, Eduardo Matos, Enrique González Pedrero, Luis Esteva, Atlántida Coll, Enrique Graue, Víctor García de la Concha, Jaime Labastida, Leonardo Padura, Silvia Torres, Mercedes de la Garza y Leonardo Lomelí Vanegas. Fotos: Benjamín Chaires, Juan Antonio López, Erik Hubbard y Francisco Parra.

Por sus méritos excepcionales en áreas como pedagogía, artes, letras y ciencias, María Francisca Atlántida Coll Oliva, María de las Mercedes Guadalupe de la Garza y Camino, Luis Esteva Maraboto, Víctor García de la Concha, Enrique González Pedrero, Jaime Mario Labastida Ochoa, Eduardo Matos Moctezuma, Leonardo Padura Fuentes, Ranulfo Romo Trujillo, Silvia Torres Castilleja y Josefina Zoraida Vázquez y Vera recibieron el máximo reconocimiento que otorga esta casa de estudios.

Los profesores e investigadores galardonados, agregó Graue, han dedicado su vida a enaltecer los valores de la libertad, la diversidad y el estudio de forma excepcional. “No importa su origen académico o nacionalidad, sino la avidez por el conocimiento, la generosidad para diseminar saberes, su creatividad y la independencia de su pensamiento. Por ello, son causa de honor de nuestra institución y símbolos de la Universidad y de la universalidad”.

Graue Wiechers explicó que hace 107 años, durante la ceremonia de refundación de esta casa de estudios como Universidad Nacional, se entregaron por vez primera los Honoris Causa, que a la fecha suman 200 personalidades.

Esto demuestra que las universidades tienen una larga tradición, un riquísimo presente y un futuro de posibilidades incalculables. “En esta ceremonia y con estos símbolos reconocemos la importancia histórica de la excelencia académica, del respeto por el saber, la difusión del conocimiento y el amor por la libertad”, dijo.

Esperanza y confianza

En representación de los Honoris Causa nacionales, Josefina Zoraida Vázquez y Vera sostuvo: “Hoy tenemos que combatir la frustración que sentimos y empeñarnos en poner orden en nuestra casa y en aspectos que requieren reforma y corrección. Tenemos que crear un ambiente de esperanza y confianza en nosotros mismos, y para ello es bueno recordar la hazaña de la Universidad, hoy presente en todo el territorio nacional”.

Las instituciones enfrentan problemas, “pero todos estamos orgullosos de los esfuerzos de la UNAM y de los resultados que ha conquistado. Ejemplos como éste deben servirnos de inspiración para enfrentar los retos del presente”, afirmó la doctora en Historia.

En nombre de los galardonados extranjeros, Víctor García de la Concha, director honorario de la Real Academia Española, agradeció que la UNAM reconociera a miembros de países hispanos y con ello rindiera homenaje a la lengua española, la lengua que, a decir de Carlos Fuentes, es la de la rebelión y la esperanza; y es ejemplo de las diversidades extendidas desde Alaska hasta la Patagonia.

Por ello cuestionó qué tan válido es que en Estados Unidos, en donde esta lengua es hablada en tres cuartas partes de su territorio, se le considere un idioma extranjero y se quieran levantar muros. “¿Cómo es posible levantar soberbios muros que nos separen de unas tierras cuya toponimia está marcada de modo indeleble con el sello y la sangre de lo hispano?”